Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro interinos más para la Concejalía Transporte tras 33 peticiones en seis años

Intervención rechazó dos veces en dos años el refuerzo de personal pese a reclamarse para la tramitación del nuevo contrato del autobús urbano

Un autobús del servicio municipal, por una calle de Alicante

Un autobús del servicio municipal, por una calle de Alicante Féctor fuentes

Treinta y tres peticiones han realizado los técnicos municipales en los últimos seis años para conseguir un refuerzo de personal en la Concejalía de Transporte. Y así hasta que ayer la Junta de Gobierno aprobó la contratación de cuatro funcionarios interinos (un técnico, un ingeniero, un administrativo y un auxiliar administrativo), que serán destinados a trabajar en el nuevo contrato del servicio público de autobuses, que fue prorrogado recientemente dos años más ante la incapacidad del Ayuntamiento de sacar a tiempo el nuevo contrato a licitación.

El acuerdo aprobado ayer recoge que los técnicos advirtieron de la falta de personal en 33 ocasiones durante los últimos seis años (desde 2013). Respecto a las necesidades derivadas de la tramitación del nuevo contrato de transporte público, el documento subraya que las peticiones realizadas entre junio de 2017 y mayo de 2019 «no fueron atendidas». Y no sólo eso, sino que añade que el interventor ha rechazado en dos ocasiones la contratación de más personal interino para el área que ahora dirige Manuel Villar y que previamente estuvo en manos del popular José Ramón González y del socialista Fernando Marcos. Intervención, según el acuerdo aprobado, informó desfavorablemente en noviembre de 2018 y el pasado octubre, alegando que las «necesidades de personal planteadas pueden cubrirse con cargo a las vacantes actualmente existentes en la plantilla de personal mediante redistribución de efectivos o creación de las correspondientes plazas para su posterior provisión». Y al final, así ha sido.

El bipartito subraya que la contratación es «excepcional e inaplazable» ante la premura de tiempo para sacar adelante el pliego de condiciones para el próximo contrato del autobús urbano. El concejal de Transporte, Manuel Villar (PP), que no quiso ayer señalar al interventor como responsable del retraso en la contratación -el bipartito está a la espera de que Intervención dé el visto bueno a los Presupuestos- sí defendió que su futuro modelo pasa por una gestión indirecta, como la que se ha prestado durante la actual concesión, que se prolonga desde hace medio siglo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats