Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un investigador usa Big Data para probar el impacto del cambio climático en la Prehistoria

Javier Fernández trasladó su proyecto europeo desde Cataluña a la Universidad de Alicante gracias al plan GenT y ha desarrollado una metodología nueva con la que estudia hallazgos de yacimientos en Villena

Excavaciones en Villena.

Excavaciones en Villena. héctor fuentes

El arqueólogo Javier Fernández y su equipo están utilizando el Big Data para desarrollar una metodología de trabajo más fiable y que ofrece mejores resultados dentro de un proyecto europeo que estudia el impacto del cambio climático en la población de la Prehistoria. Los datos que están analizando provienen de dos yacimientos poco conocidos ubicados en Villena, el Arenal de la Virgen y Casa Corona, que datan entre el 18.000 y el 8.000 a.C.

Fernández es un investigador alicantino que tras obtener su doctorado se marchó a Estados Unidos y posteriormente trabajó en el IPHES, Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social. Cuando estaba allí consiguió el sueño de cualquier investigador, un proyecto del European Research Council (ERC) con un presupuesto de 1,5 millones de euros. Gracias a ello estudia cómo impactaron los cambios climáticos en la población y en la relación entre los distintos asentamientos de la península ibérica en el periodo comprendido entre la última glaciación y principios del Oloceno, donde se produjeron, según explica, cambios abruptos en el clima. Este proyecto se denomina Paleodem y está formado por un equipo multidisciplinar. Este equipo, compuesto por ocho personas en total, trabaja con Fernández en la UA y a ellos se suman colaboradores externos como una investigadora de la Universidad de Cincinatti. «Habíamos estado excavando en Villena en la primera parte del proyecto y yo soy de Benidorm, así que me puse en contacto con la vicerrectora de Investigación, Amparo Navarro, que precisamente estaba realizando un esfuerzo por captar talento y cuando estábamos en ello surgió el programa GenT de retorno de talento y nos pudimos trasladar».

El arqueólogo señala que la elección de Villena se debe a que aparte de su riqueza desde el Paleolítico hasta Edad de Bronce con el Cabezo Redondo, cuenta con yacimientos de periodos anteriores que eran campamentos residenciales al aire libre en un espacio muy productivo, con caza y agua donde vivían pequeños grupos de cazadores recolectores. «La laguna de Villena se desecó en 1803, pero realizamos sondeos y al extraer sedimentos hemos podido estudiar su geoquímica y el polen, gracias a lo que hemos podido reconstruir cómo era el clima en ese momento. Y comparar los datos con las dataciones de carbono 14 que sacamos de las excavaciones», indica Fernández.

Así, están en fase de análisis de datos y gracias a la metodología con modelos computacionales propios han logrado construir series temporales que describen cambios a lo largo de un periodo que comparan con modelos simulados. En la parte de modelización prueban distintos escenarios a partir de conjuntos simulados para conocer cómo afectaban los cambios poblacionales en las relaciones entre núcleos cercanos en cuanto a la información que circulaba entre ellos, por ejemplo entre los asentamientos en el Vinalopó, l' Alacantí y Pego-Oliva. Esta forma de trabajo es muy novedosa, en la frontera del conocimiento, y está ya a disposición de la comunidad científica.

En cuanto a las relaciones, Fernández cuenta algo muy curioso. Han encontrado caracolas marinas que servían como adorno en los yacimientos de Villena, lo que prueba un intercambio o alianzas con bandas -grupos de al menos 25 personas- de la costa.

Su grupo ya ha conseguido probar que el conocido como dryas reciente, un evento climático extremo, impactó de lleno en el Mediterráneo peninsular. La temperatura bajó unos seis grados partiendo de una temperatura media 15 grados -hoy es de 18- y se produjo un descenso drástico de población que luego se estabilizó y no creció hasta que mejoró el clima. Ya han presentado 21 trabajos en congresos internacionales y para Fernández es muy importante arrojar luz sobre estos cambios para sensibilizar sobre el cambio climático actual.

Compartir el artículo

stats