Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un San Pedro muy condecorado

La imagen procesiona con el fajín de almirante de la Armada y el bastón de mando del Ejército del Aire

Un San Pedro muy condecorado

Un San Pedro muy condecorado

Cuando el escultor talló la imagen de San Pedro que participa en la Semana Santa de Alicante intentó transmitir a su rostro la angustia que experimentó el apóstol en las horas postreras de Cristo, al que, según cuentan los evangelios, negó tres veces una vez que fue arrestado, cumpliéndose la profecía de Jesús cuando predijo: «me negarás tres veces antes de que cante el gallo». Este San Pedro está durante el año en el domicilio de un particular de la cofradía, aunque ahora se encuentra en un taller imaginero de Murcia, donde se le arregla la «encarnadura», es decir, se somete a limpieza el busto y las extremidades. Es una talla de vestir, de candelero: el interior es un armazón.

La devoción alicantina al discípulo que se convirtió en el primer vicario de Cristo está muy arraigada en Alicante desde época medieval. Ya en el Libro Antiguo de Beneficios de la Iglesia de Santa María, se tienen noticias referentes a la construcción, a principios del siglo XIV, de un altar próximo al de Santa María, bajo la advocación del apóstol San Pedro. La existencia de la cofradía se remonta al siglo XVII cuando los pescadores del Raval Roig la crearon en el antiguo convento de San Francisco, regentado por los padres franciscanos.

La cofradía cayó en el olvido en el siglo XX hasta que en la década de los noventa, un grupo de hermanos cofrades de Nuestra Señora de la Soledad de Santa María la reconstituyeron por iniciativa de su fundadora y primera presidenta Balbina Oncina Alemañ. Su primera salida procesional se celebró el Domingo de Ramos, 5 de abril de 1998. El 27 de febrero de 1999, las cofradías de Nuestra Señora de la Soledad y San Pedro Apóstol firmaron el acta de hermanamiento perpetuo en el altar mayor del convento de las Capuchinas.

La talla de San Pedro fue esculpida en 1997 por el imaginero murciano José Antonio Hernández Navarro en madera policromada, en pino de Suecia y de tamaño algo menor que el natural para un equilibrio perfecto. «Es una imagen que destaca por la belleza de su rostro y la expresividad de sus manos», señala José Iborra, secretario general de la hermandad. Acompaña a la imagen un gallo, elemento simbólico-alegórico que remite a la profecía bíblica. Desde su fundación, la corporación religiosa alicantina es reconocida con el sobrenombre del «Paso del Gallo».

En los últimos años, la imagen ha visto crecer notablemente su guardarropía. En la tarde del Domingo de Ramos, custodiado el trono por la escolta de Gala de la Policía Local, la imagen lucirá una túnica bordada a mano en hilo de oro sobre terciopelo de algodón, en colores azul y blanco, símbolo de la ciudad, una verdadera joya de la artesanía del bordado. En la zona delantera, aparece el anagrama de la cofradía; y en la parte posterior, el escudo de Alicante bordado en hilo de seda.

San Pedro llevará el fajín de almirante con el que la Armada Española le condecoró en 2012 y el bastón de mando del Ejército del Aire que en 2014 le ofreció la Academia General de San Javier. En 2019, los Reyes de España fueron nombrados Hermanos Mayores Honorarios. Las damas de mantilla y de fila de la cofradía María Rosario Zamarra, Ana Esteve, Ana Paredes, Mª Ángeles Lloret y Esther Patricio atienden el numeroso patrimonio textil y orfebre.

Preside esta agrupación la camarera mayor María de la Concepción Torregrosa, auxiliada por la dama camarista Carmen Iborra, recientemente elegida hermana mayor presidenta y nombrada mediante decreto por el obispo. La renovada junta de gobierno potenciará la obra social y el 28 de febrero, festividad del Santísimo Nombre de Jesús, la cofradía ha organizado una campaña solidaria por los más desfavorecidos. Otro de sus objetivos es abrir la Semana Santa a la sociedad, «hay que conjugar la tradición con la innovación si aspiramos a tener vocación de futuro en el siglo XXI», afirma la presidenta.

Año de fundación: 1997. Sus orígenes se remontan al siglo XVII. La cofradía fue reconstituida bajo los auspicios de la Cofradía de la Soledad

Indumentaria: Nazarenos: Vesta marfil; capirote y cíngulo de terciopelo de color azul marino; zapatos negros; guantes y calcetines blancos

Imágenes: San Pedro Apóstol, de José Antonio Hernández Navarro (1997)

Paso: Orfebres Hermanos Martínez Vicente (Redován), 2000

Participantes: 350 hermanos de fila, porteadores, damas de mantilla, bellezas y damas infantiles de las Hogueras

Hora y lugar de salida: Domingo de Ramos 5 de abril a las 17.30 horas desde Santa María

Recorrido: Basílica de Santa María, Villavieja, Mayor, Santísima Faz, Mayor, Muñoz, Abad Penalva, Labradores, San Cristóbal, Mestre Martínez,General Primo de Rivera, Rambla, Carrera Oficial, Mayor, Santísima Faz, Mayor, Villavieja, Basílica

Hora de llegada: Sobre las 21 horas

Duración: En torno a tres horas

Dónde verla: Muy interesante es la salida procesional desde la Basílica, la bajada por la calle Villavieja y el recorrido por el Casco Antiguo

Singularidades: Escenificación de la pieza poético-musical «Las lágrimas de San Pedro», escrita por José Iborra (2017) y representada en las plazas de Santa María, Santa Faz y Abad Penalva

Compartir el artículo

stats