Tras casi una semana de respuesta a la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19, desde que el martes pasado fuera detectado en la C. Valenciana el primer caso de contagio, la Conselleria de Sanidad Universal cerró ayer la jornada sin detectar ningún caso nuevo de esta enfermedad.

Así las cosas, en estos momentos, son 15 los afectados por el SARS-CoV-2, varios de ellos en aislamiento en sus domiciliosy el resto en hospitales valencianos, ninguno de ellos en Alicante. Según la información facilitada ayer por la Conselleria de Sanidad, el estado de los pacientes sigue manteniéndose con síntomas leves. Además, hasta el momento se han diagnosticado como negativas 240 pruebas realizadas.

Sanidad ha habilitado el número 900 300 555 para atender a todaslas personas que hayan viajado a las zonas de riesgo y tengan alguna duda. Hasta ayer, el teléfono había atendido unas 2.100 llamadas, de las cuales un poco más de la mitad han sido consultas requiriendo información general. La tercera parte han sido consultas de población con síntomas, pero que no atendían a criterios epidemiológicos. La Conselleria ha puesto a disposiciónde la ciudadanía toda la información en la web «san.gva.es/coronavirus».

La consellera de Sanidad Universal, Ana Barceló, participó ayer al mediodía en la reunión por videoconferencia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, presidida por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para analizar la situación yevolución del coronavirus.

Gobierno y Comunidades Autónomas han subrayado la «imprescindible colaboración y coordinación» de todas las administraciones en la gestión del coronavirus en España. En la reunión, que se ha prolongado durante algo más de dos horas, se ha mostrado unanimidad en que España mantenga el actual escenario que sigue estando en la fase 1, es decir, la fase de contención, explicó posteriormente la Generalitat. Asimismo, para hoy se han programado varias reuniones técnicas en las que se analizará el efecto de las medidas adoptadas hasta la fecha.

Aún en Fase 1

El goteo de nuevos casos de infectados por coronavirus en el resto de España no está cambiando la manera de afrontar la crisis por parte del Ministerio de Sanidad. En la mayoría de afectados se ha establecido la trazabilidad del contagio con lo que se mantiene la gestión en un nivel de «contención», ratificó ayer Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Otros países donde ya se ha perdido el control de la transmisión están tomando medidas para mitigar el impacto, como la cancelación de actos públicos con grandes concentraciones. Es lo que lleva haciendo Italia desde hace días, con competiciones deportivas a puerta cerrada o la cancelación de festivales como el Carnaval de Venecia.

Francia se acaba de sumar a estas medidas: prohibición de acontecimientos en recintos cerrados con más de 5.000 personas, y también en abierto cuando puedan congregar a mucha gente procedente de zonas de riesgo.

En España, sin embargo, no se ha llegado a esa fase -se mantiene la 1-, pero sí se ha empezado a cuestionar la llegada a España de grandes bolsas de población procedente de zonas de riesgo, como es el caso del norte de Italia, a donde se recomienda no viajar. «Si en Italia no se permite celebrar eventos masivos, nos suena extraño que se permita que 5.000 o 10.000 personas de las zonas de riego vengan a reunirse a España. Tenemos que valorar qué es lo que no tiene sentido hacer», deslizó ayer Fernando Simón.

Cancelar eventos en España «ahora mismo no es una medida generalizada», pero se podría plantear en el futuro. Simón reconoció que hay algunos eventos «peculiares» con los que «hay que tener muchísimo cuidado». «Puede haber confusión entre no recomendar que se cancelen eventos y que a un evento puedan venir personas de zonas donde no se permiten eventos masivos», aseguró.