«Hasta el momento, los recursos son suficientes para atender la demanda pero es preciso tener planificados todos los escenarios para anticiparnos a las necesidades», sostiene Ximo Puig. Pero el presidente de la Generalitat quiere dar pasos sobre seguro y disponer de todos los medios posibles ante un posible aumento de contagiados por la pandemia en los próximos días.

Si primero fueron las 166 plazas de camas hospitalarias que se van a generar entre el centro Doctor Esquerdo del psiquiátrico de la Diputación -los últimos trámites para la cesión temporal se están perfilando a marchas forzadas- y dos residencias en Torrevieja y Alcoy, ayer se anunció que la Generalitat ha contratado la construcción por urgencia de tres hospitales de campaña en València, Alicante y Castellón con una capacidad total de 1.100 camas entre las tres provincias de cara al repunte de casos que se espera en próximos días.

De este millar amplio de plazas, 400 corresponden a la provincia de Alicante, aunque se ubicarán en la capital con servicio para todas las comarcas. Las nuevas instalaciones sanitarias se ubicarán en una parcela de 2.000 metros cuadrados junto al Hospital General, centro sanitario considerado de referencia, al igual que ocurrirá con las ciudades de València, con 500 plazas más, y Castellón, donde se instalarán otras 200 camas.

La medida anunciada a última hora de la tarde por Ximo Puig, tras una videoconferencia con la consellera de Sanidad, Ana Barceló, y otros altos cargos del gobierno, implica, a su vez, que la mitad de las plazas, algo más de medio millar aproximadamente, estén listas en un plazo máximo de quince días para poder garantizar un aumento de afectados por la epidemia de coronavirus.

Máxima seguridad

En todo caso, ahí no acaba el refuerzo de nuevas instalaciones sanitarias, ya que, con el objetivo de «dotar de la máxima seguridad a todo el sistema sanitario valenciano», según señaló ayer el jefe del Consell, se está negociando con el sector hotelero y ya se han cerrado los dos primeros acuerdos para contar con sendos hoteles en Alicante y València, para atender a pacientes afectados por el coronavirus. La intención del Consell es que se utilice la porción de la planta hotelera «que sea necesaria» para afrontar la emergencia.

Los hospitales de campaña que la Generalitat va a poner en marcha serán centros asistenciales dotados de operatividad conjunta con el hospital central de referencia gracias un sistema de comunicaciones, además de modulables de acuerdo con las necesidades operativas y completamente climatizados. Cada uno de los hospitales de campaña estará dotado de los elementos clínicos y logísticos necesarios y dispondrá de servicios tales como unidades de aislamiento, zonas independientes de recepción, triaje, áreas de baños y servicios y de descanso para el personal sanitario que desarrolle su labor en estas instalaciones.

Estas infraestructuras sanitarias, cuyo proceso constructivo y diseño se va a adaptar a las necesidades producidas por la emergencia de la epidemia de coronavirus, tendrán las mismas prestaciones que un hospital de construcción, ya que, para su puesta en funcionamiento, se emplearán materiales que permiten un aislamiento completo del exterior. Se trata, además, de hospitales de campaña diseñados para su funcionamiento durante grandes periodos de tiempo, formados por contenedores desplegables conectados entre sí mediante túneles. Respecto al personal que trabajará en estos hospitales de campaña, cabe recordar que Ximo Puig anunció hace unos días en las Cortes Valencianas la contratación de 846 profesionales sanitarios de todos los ámbitos y categorías profesionales para reforzar las necesidades asistenciales.