Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Avalancha solidaria contra el Covid-19

Vecinos, trabajadores particulares y entidades sociales se organizan para confeccionar y donar mascarillas y material de seguridad en la provincia

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

En situaciones difíciles, la solidaridad entre personas que ni siquiera se conocen aumenta. Con la crisis que está provocando el coronavirus, las cadenas de favores están a la orden del día y los ciudadanos se han unido, dentro de lo que les permiten las restricciones, para poner su granito de arena y ayudar a los que se están dejando la piel durante el estado de alarma. Si las mascarillas escasean, vecinos de Benidorm ponen en marcha sus máquinas de coser. Bajo el lema #yocosoencasa, la Asociación de Vecinos de Els Tolls han lanzado una campaña para intentar dotar de más material sanitario tanto a los hospitales o centros de salud como a las fuerzas de seguridad.

Solo llevan unas horas con ella en marcha y están desbordados por el apoyo. El presidente de la asociación vecinal, Juan Antonio Lizancos, explicó a este diario que «tenemos ya cerca de 250 voluntarios que se han puesto en contacto con nosotros». Su iniciativa consiste en coser mascarillas para protegerse del COVID-19. Por ahora, ya cuentan con las primeras telas además de las que han llegado de manos de la Concejalía de Bienestar Social de Benidorm. «Son sábanas que ellos tenían para situaciones de emergencia», indicó. Con ellas, algunas vecinas ya se han puesto a coser desde casa y esperan más donaciones: «hemos pedido a los hoteles que nos den más sábanas».

La entidad ha creado tres prototipos que han sido «testados» por el Departamento de Salud y la idea es que sirvan para aquellos colectivos que más lo necesites, entre ellos, los cuerpos de seguridad o operarios de la basura. El proceso para crear las mascarillas está totalmente controlado y cumple con las medidas de seguridad, tanto de los que las hacen como para poder entregarlas. La asociación ha organizado grupos de trabajo que se encargarán de recoger el material, coser, planchar y repartir. «Hemos contactado con una empresa que se encargará del planchado que ayuda a la desinfección» y después, el proceso de embalado se hará con protección y las mascarillas se dejarán 72 horas en cuarentena antes de repartirlas. Así, el último paso será el reparto también con furgonetas de voluntarios que «ahora tienen cerrados sus negocios». Aunque se está trabajando ya, la asociación ha hecho un llamamiento: «necesitamos cintas y goma para las mascarillas porque se está haciendo con la misma tela y es más complicado». Algo que tendría que llegar de las mercerías o tiendas especializadas.

La entidad vecinal asegura que la idea no es de ellos, «la hemos visto en otros lugares» y «pensamos en hacerla en Benidorm».

Movimiento social

La iniciativa de los vecinos de Benidorm no es la única. En los últimos días, algunos colectivos de la provincia también se han movilizado para intentar coser y fabricar material que palie la falta de mascarillas. En Elche, diferentes asociaciones vecinales han lanzado una iniciativa, promovida por la Asociación Vecinal Carrús-Vinalopó, para realizar mascarillas de forma casera.

A ellos se suman fabricantes de calzado de Elche que han comenzado una cadena solidaria de producción de mascarillas para los hospitales de la provincia ante la crisis del coronavirus. Y en el mismo caso están las aparadoras, modistas, empresas y mujeres anónimas de las comarcas del Alto y Medio Vinalopó que contestaron al llamamiento del Departamento de Salud de Elda. En menos de tres días elaboraron 4.000 unidades que, una vez sometidas al proceso de esterilización, se destinarán tanto a los profesionales del Hospital General Universitario de Elda y los centros de salud como a los enfermos que las necesiten.

Y entre las ideas para fabricar mascarillas caseras, en las residencias de personas con discapacidad intelectual han agudizado el ingenio. Desde la Unión Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad intelectual de Alicante, Upapsa, explican que a partir de plásticos duros de los que se emplean para encuadernar, similares al hule, han creado mascarillas que se pueden lavar y desinfectar cuantas veces sea necesario. «Es plástico al que se hacen agujeros en las esquinas superiores con una taladradora y que se enlazan por detrás de la nuca con una cinta», explican.

Miles de donaciones

Las cadenas de favores se extienden por la provincia pero también las donaciones de material por parte de particulares, empresas y organizaciones a los cuerpos de seguridad y a los hospitales, se han convertido en algo constantes. Los primeros que comenzaron a entregar a los diferentes cuerpos de Seguridad mascarillas, guantes y gel desinfectante fueron miembros de la comunidad china que han dado cajas y cajas de material a la Policía y otros agentes.

A ellas se suman, por ejemplo, el Campus de Alcoy de la UPV que ayer donó material sanitario de sus laboratorios al Hospital de la ciudad. La institución entregó 7.500 guantes, 240 batas, 30 mascarillas, 30 gafas y 15 litros de alcohol. A este centro se suman la UA y la UMH han donado 4.500 mascarillas, más de 2.000 batas, 38.000 pares de guantes, 6.750 hisopos, más de 200 protectores oculares y 600 pares de calzas desechables a hospitales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats