Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

«Tras muchas horas en el camión, pude ducharme cuando llegué a Francia»

Transportistas alicantinos encuentran serias dificultades en su ruta en España para comer o entrar a un baño

Un camionero, con mascarilla, descargando su mercancía.

Un camionero, con mascarilla, descargando su mercancía. Europa Press

Los transportistas se han convertido en este tiempo de confinamiento por el estado de alarma en otro de los colectivos indispensables para el abastecimiento de productos de alimentación a tiendas y supermercados de España y de Europa, pero están encontrando muchos problemas, sobre todo, en sus rutas nacionales para comer o entrar a un baño. En la provincia, hay empresas que realizan itinerarios por España, pero también internacionales. Y conduciendo uno de esos vehículos que hacen el trayecto por territorio comunitario se encuentra Francisco, un camionero de la provincia que hace apenas unos días ha llegado a Alicante, después de llevar a Francia y Bélgica su mercancía, en este caso, para el sector industrial.

Han sido 21 horas de ida y otras tantas de vuelta y, en su periplo por España, ha tenido serias dificultades para estacionar a la hora de la comida o para asearse al estar cerrados los restaurantes en áreas de servicio o tiendas de gasolineras, según asegura Francisco. De hecho, este profesional alicantino cuenta que, haciendo su ruta por Europa, «me pude duchar al llegar a Francia, porque en España no encontré nada abierto». Eso fue hace unos días, pero cree que ahora se han podido endurecer más las restricciones en otros países de la UE.

¿La solución? Pues llevarse comida desde Alicante. «Yo suelo hacerlo. Sobre todo, meto en la neverita algo de pan, yogures o fruta por si lo necesito», señala este profesional. Y como las dificultades son similares para todos los transportistas, lo que hacen es comunicarse unos a otros los sitios donde pueden tomar un café o sobre unas instalaciones donde puedan asearse. «Así sorteamos los problemas», cuenta Francisco, a quien su empresa le ha equipado con mascarilla, guantes y gel desinfectante durante su ruta.

Equipos de protección individual

Estos equipos de protección individual (EPI) los están suministrando las empresas de transporte a sus conductores y trabajadores en general, pero están teniendo problemas para renovarlos. Una de las grandes quejas del sector provincial es que, «pese a las promesas, no se sabe cuándo, cómo y quién va a suministrar los cuatro millones de mascarillas que el Ministerio anunció hace unos días que destinaría a los transportistas», subraya Francisco Ortiz, secretario general de la Federación Provincial de Transportes de Mercancías (Fetrama). El representante sectorial añade que, «sobre el papel, hay muchas cosas. Se han publicado protocolos, pero la realidad en la carretera es otra». Ortiz contrapone la paradoja que supone que los camioneros estén realizando todos los días el suministro de productos a supermercados y a farmacias, «pero nuestras necesidades perentorias en el equipamiento de protección individual no nos las cubre la Administración. Las empresas compraron al principio de la crisis sanitaria, pero algunas no pueden reponerlas porque no hay en el mercado», se quejan desde Fetrama, cuyos asociados conforman una flota de 6.000 vehículos y las empresas dan empleo a 9.000 trabajadores en la provincia. Grupo Perea, compañía alicantina de transporte, con sede en Orihuela (en San Bartolomé) y con una larga trayectoria de rutas internacionales -11 en Europa-, también hace hincapié en los problemas que encuentran los camioneros para comer o asearse en los trayectos que realizan en España. No obstante, en el equipamiento de protección individual ha tenido menos dificultades. «Ya el día 5 de marzo compramos mascarillas, guantes y geles o soluciones hidroalcohólicas para nuestros trabajadores. Fue cuando empezamos a ver los problemas que había en China», explica Juan José Perea, director general de esta compañía.

Frutas y hortalizas

Al igual que otras empresas, los productos que se transportan más en estas fechas son las frutas, sobre todo cítricos y hortalizas. De hecho, Perea asegura que, al comienzo de esta crisis sanitaria, la demanda en Europa se triplicó. «Ahora se está estabilizando», avanza el ejecutivo de Grupo Perea, que cuenta con una flota de 200 camiones que cargan hacia destinos europeos desde Alicante, Valencia, Almería y Murcia.

El transporte de alimentos y el internacional, el más activo en estas fechas, supone el 60% del sector en la provincia, según Fetrama. El resto, por contra, ha disminuido su operatividad. Otros subsectores que dan servicio a la industria están al 25%, «porque las fábricas están a medio gas y otros transportistas trabajan lo mínimo al estar el comercio y hostelería cerrados», añade Ortiz.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats