Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Psiquiatras alertan de un 70% de estrés y un 50% de depresión por el confinamiento

Especialistas del Hospital de Sant Joan y de Medicina Clínica de la UMH cuantifican las consecuencias del encierro obligado para planificar soluciones

El confinamiento obligado por la pandemia va acompañado del riesgo de trastornos mentales. INFORMACIÓN

El servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Sant Joan, con el apoyo del departamento de Medicina Clínica de la Universidad Miguel Hernández de Elche, ha puesto en marcha un proyecto para detectar el riesgo de trastornos que genera el confinamiento obligado por la pandemia y poder planificar posibles soluciones.

De entrada advierten de que la tendencia apunta a unos índices que bien pudieran asimilarse a los cuantificados el mes pasado en China, donde se registraron tasas de estrés en la población del 70% y de depresión del 50%, así como un 44% de ansiedad y un 34% de insomnio.

La doctora Lorena García hace referencia a su vez a las conocidas consecuencias de otras graves epidemias como fueron la H5N1 de Hong Kong en 1997, el brote de Ébola de Sierra Leona en 2014 o el brote de SARS en 2003. «Todas ellas se acompañaron de un aumento de la patología psiquiátrica, sobre todo de ansiedad, depresión y estrés postraumático»,afirma la experta psiquiatra.

En previsión de estos desencadenantes, especialistas del centro hospitalario de Sant Joan junto a expertos de la UMH han decidido medir lo que sucede en las urgencias psiquiátricas, y han diseñado una «sencilla encuesta» abierta a toda la población.

Prevén detectar y cuantificar tanto síntomas de estrés agudo como de ansiedad y de depresión, los trastornos que son más proclives a consecuencia del confinamiento por el coronavirus en las circunstancias actuales.

Abordaje

«Nuestro objetivo es cuantificarlo para poder diseñar posteriormente un plan de abordaje adecuado», apunta la doctora. A la citada encuesta se accede a partir del enlace https://is.gd/psycovid

El estudio que propusieron desde el pasado mes de marzo residentes del Hospital de Sant Joan en el servicio de Psiquiatría que tutoriza la psiquiatra Lorena García, con el departamento de Medicina Clínica de la UMH, trata a su vez de prevenir los riesgos que genera la pandemia en las personas más vulnerables, porque de antemano padecen algún trastorno mental y a consecuencia del confinamiento no pueden seguir su tratamiento adecuadamente.

Estiman que aproximadamente el 12,5% de todos los problemas de salud están representados por los trastornos mentales, y que entre ellos hay personas psicóticas, por ejemplo, para quienes la actual pandemia no existe. Llegan a percibir esta situación de encierro obligado como si fuera una tomadura de pelo, hasta el punto de que se exponen saliendo a la calle y arriesgándose a su vez a ser detenidos.

También las personas con trastorno autista son proclives a descompensarse, y a un tiempo se ven insultados y vejados por quienes les ven por la calle y no se percatan de su estado de desequilibrio a consecuencia del encierro obligado.

Por otra parte, y tal y como advertía recientemente la presidenta de la asociación de los médicos de familia, María Ángeles Medina, la ansiedad y la angustia empiezan a hacer mella incluso en personas sin trastornos previos y, por descontado, entre los sanitarios, sobre los que recae en estos momentos el mayor peso de la responsabilidad por mantener con vida a los afectados.

«Vamos a evaluar lo que pasa y una vez que dispongamos de la foto fija de la situación propondremos la puesta en marcha de un plan para abordar las nuevas patologías de acompañamiento, porque las demandas van a cambiar», corrobora la doctora García.

Tras la primera frenada observada en las consultas, los expertos psiquiatras vaticinan que conforme pase el tiempo se va a producir una avalancha de gente que nunca antes había sido tratada pero que se van a ver impotentes para manejar la situación, de ahí el interés por cuantificar la situación y prevenir con tiempo soluciones efectivas para abordarla.

Una de cada cuatro personas, en riesgo de trastorno mental

Una de cada cuatro personas, en riesgo de trastorno mentalEl interés inicial del proyecto, que nació con el foco puesto en los riesgos del confinamiento sobre personas con enfermedades mentales, se ha ampliado significativamente hacia los profesionales sanitarios, ahora entre la población más vulnerable a sufrir trastornos mentales por la presión que sufren a diario, junto al resto de la población en general. El propósito es mantener las mediciones seis meses «porque es el tiempo necesario para que se convierta en postraumático», señalan los expertos, al tiempo que advierten de que aproximadamente una de cada cuatro personas tendrá una enfermedad mental a lo largo de su vida.

Compartir el artículo

stats