Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

El descenso de la cifra de pacientes críticos deja libre el 42% de las camas de las UCI

La ocupación en las unidades de infectados más graves se sitúa a niveles del 29 de marzo, con 112 enfermos ingresados en los hospitales alicantinos

Imagen tomada ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General de Alicante.

Imagen tomada ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General de Alicante. informaciÓn

Las Unidades de Cuidados Intensivos de la provincia de Alicante siguen tomando aire gracias al lento pero continuo descenso de pacientes en estado crítico por coronavirus. Según los datos facilitados ayer por la Conselleria de Sanidad, las personas ingresadas en estas unidades en la provincia eran 112. Son tres personas menos que el día anterior y supone la cifra más baja desde el pasado 29 de marzo.

En la provincia de Alicante hay 195 camas de ingreso en las Unidades de Cuidados Intensivos, 129 públicas y 66 en clínicas. Esto supone que la ocupación en el día de ayer era del 57,4%, muy lejos del 74% en que llegaron a estar estas unidades de críticos en la provincia, en concreto el pasado 3 de abril.

Las Unidades de Cuidados Intensivos de la provincia se han transformado con la pandemia en unidades exclusivas para atender a pacientes de Covid-19. El resto de enfermos, y también pacientes Covid cuando las UCI se llenaban, han sido asumidos por los servicios de Anestesiología, que gracias a la bajada de operaciones programadas, han adaptado las zonas de despertar y quirófano para atender enfermos críticos. De momento esta reorganización de los espacios para atender a los pacientes graves se mantendrá en los grandes hospitales de la provincia por si hubiera un repunte de casos. No así la distribución de las plantas de hospitalización destinadas a coronavirus. El Hospital General de Alicante devolvió ayer dos plantas que estaban siendo usadas para Covid a sus servicios habituales.

Las últimas 24 horas han dejado diez fallecidos más por la pandemia de Covid-19 en la provincia de Alicante, que suma en total 357 decesos. Las cifras podrían ser más elevadas si se sumaran aquellos casos de personas que mueren en sus casas con sospecha de Covid-19 sin que se les haya hecho la prueba. Estos casos no figuran en el cómputo que a diario ofrece la Conselleria de Sanidad.

En este sentido, la consellera Ana Barceló señaló ayer que ha pedido a los registros civiles que proporcionen esta información, ya que habitualmente éstos la facilitan al Instituto Nacional e Estadística y puede tardar meses en llegar a la administración autonómica. La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha señalado, que «no es lógico que estén en estos momentos dándose datos de los posibles fallecidos en sus domicilios con COVID-19 y no los tenga la Administración a la que le corresponde tenerlos».

Cartografía que delimita los barrios «limpios» para adelantar la desescalada

Delimitar los barrios y calles donde el Covid-19 deja de ser activo es posible con el uso de las plataformas cartográficas de los geógrafos, una herramienta útil para que las autoridades puedan adelantar por zonas la desescalada del confinamiento. El presidente de la Asociación Española de Geografía, el catedrático de la Universidad de Alicante Jorge Olcina, y la geógrafa de la Universidad de Málaga María Jesús Perles, sostienen que a partir del número anónimo de afectados por edificio y la fecha de diagnóstico se pueden discernir las áreas de la ciudad libres del virus. Por otra parte, el Institut Cartogràfic Valencià ha creado un cuadro de mando con datos oficiales que permite consultar la información de cada departamento sanitario.

El Ayuntamiento de Alicante encarga 3.000 test rápidos para los funcionarios municipales

El Ayuntamiento de Alicante ha aprobado contratar, mediante una tramitación excepcional de emergencia, la realización de test rápidos de diagnóstico de coronavirus entre el personal municipal. Según la propuesta de acuerdo aprobada por la Junta de Gobierno, el servicio de prevención de riesgos y medicina laboral municipal remitió la documentación para llevar a cabo el contrato el pasado domingo. El importe de cada test, a cargo del Hospital IMED de Elche, es de 25 euros, y la cantidad estimada de gasto asciende a 75.000 euros para las 3.000 unidades necesarias, a cargo del presupuesto municipal. El plazo de vigencia del contrato dependerá del estado de alarma y de las indicaciones de la autoridad sanitaria.

Compartir el artículo

stats