Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casanova: «Los equipos no están preparados anatómicamente para usarlos tantas horas»

Enfermero y doctor por la UA

Pablo López Casanova, enfermero en el área de Alcoy. información

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 en China, Pablo López ha seguido la evolución del coronavirus y las lesiones provocadas por los equipos de protección individual (EPI). Ahora, desde el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP), del cual es miembro del comité director, trabajan en la elaboración de una guía sobre estas heridas.

P Es ya habitual ver imágenes de profesionales sanitarios mostrando las lesiones que les provocan los EPI, ¿a qué se debe? ¿Cómo se causan?

R Son lesiones por presión o fricción de los equipos de protección individual sobre la piel al llevarlos durante mucho tiempo. Se les llama lesiones por dispositivos clínicos, y hasta ahora sólo estaban tipificadas en pacientes.

P ¿Es la primera vez que se da en personal sanitario?

R Es la primera vez que todo el mundo se está dando cuenta que los profesionales sanitarios también pueden sufrir este tipo de lesiones, lo cual también corrobora que los dispositivos de protección que se están utilizando no están hechos anatómicamente para llevarlos puestos tantas horas.

P ¿Cuál de los dispositivos provoca más problemas?

R Las gafas es de lo más problemático. La mayoría son de tipo esquí, pero sin protección, o en el caso de tener protección es de mala calidad. Pero también las mascarillas provocan lesiones en pómulos, tabique nasal y parte trasera de las orejas, ya que éstas deben ajustarse lo máximo posible a la cara. Ahora con las pantallas para proteger la cara también estamos detectando lesiones en la frente de los profesionales sanitarios que las utilizan.

P ¿Cómo se pueden prevenir este tiempo de heridas?

R Para prevenir, el primer paso es hidratar bien todas las zonas en las que apoyan los equipos de protección entre 20 minutos y una hora antes de su utilización. También se pueden utilizar diferentes apósitos, incluso algunos laboratorios han empezado a adaptarlos con zonas de corte para que se acoplen mejor en cada caso. Otro paso importante es intentar movilizar las gafas y las mascarillas cada 4 horas aproximadamente. Es importante recolocar todo el equipo para evitar la presión que ejerce sobre la piel.

P Y, una vez se finaliza la jornada laboral, ¿qué es lo más recomendable?

R Al finalizar el turno de trabajo hay que retirar todo el EPI, lavar bien con agua y jabón e hidratar de nuevo todas las zonas en las que el equipo provoca presión o fricción.

P Ha explicado cómo evitar que se produzcan las lesiones, pero en el caso de que ya hayan aparecido, ¿cómo hay que tratarlas?

R En realidad, lo que utilizamos para prevenir a veces también sirve para tratar. Pero en el caso de que la piel ya se haya roto hay que hacer curas con apósitos especiales.

P ¿Qué medidas está adoptando la administración?

R La administración ahora está aplicando un programa de contingencia para evitar la exposición del personal sanitario. En nuestro caso, en los centros de salud, se está redistribuyendo al personal para que siempre hayan sanitarios disponibles. En cuanto a las lesiones producidas por los EPIs, estamos utilizando el material que hay para los pacientes, porque ahora nosotros también somos pacientes y tenemos que seguir trabajando.

P Al parecer, los dermatólogos también han detectado problemas en las manos...

R En las manos el principal problema es la dermatitis provocada por el exceso de lavado y los productos que aplicamos, como los hidrogeles, o falta de transpiración por el uso continuo de guantes.

P ¿Cuál es la recomendación es estos casos?

R Lo más importante es hidratar continuamente la piel, pero también hay quien utiliza guantes de algodón debajo de los de látex o vinilo para evitar el exceso de sudoración.

P Pese a que todavía no está haciendo una climatología propia de primavera, el aumento de las temperaturas ¿será perjudicial? ¿Supondrá un incremento de las lesiones provocadas por los EPI?

R Por su puesto, el calor puede agudizar el problema, porque aumenta la humedad en la piel y se desestabiliza la capa cornea. Si la piel pierde su protección y los dispositivos ejercen presión sobre ella, es más fácil que aparezcan lesiones.

P Desde el GNEAUPP se está difundiendo una infografía con los pasos a seguir por los profesionales sanitario para evitar este tipo de heridas, ¿qué otras actuaciones están realizando?

R En el grupo hemos seguido este tipo de lesiones desde el inicio de la pandemia en China, cuando empezaron los primeros sanitarios a denunciar las heridas que les provocaban los EPI. Ahora estamos difundiendo una infografía con los pasos básicos a seguir, y ya llevamos más de 6.800 descargas. Pero también estamos trabajando en la elaboración de una guía sobre este tipo de heridas, ya que hasta el momento se daban en pacientes que llevaban dispositivos clínicos, como por ejemplo una escayola.

Toda la información sobre el coronavirus en Alicante

Una familia con un menor de edad con discapacidad pide un techo donde vivir

Sánchez pedirá otra prórroga del estado de alarma pero con salidas limitadas para los niños desde el 27 de abril

Barcala recurre la prohibición del Gobierno para que salga la Santa Faz

Mascarillas gratis en las farmacias: ¿Quién tiene derecho a recibirlas?

#INFplus | Pedro Duque: «Esta pandemia nos ha desbordado a todos. Debimos prestar más atención a los científicos»

#INFplus | De la peste negra al Covid-19, historia trágica de la provincia

Cómo hacer una mascarilla segura con un salvaslip

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats