Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Momentos de Alicante

La primera hotelera alicantina

Tarjeta del Gran Hotel de Roma.

Tarjeta del Gran Hotel de Roma. información

A finales del siglo XIX algunas de las fondas más prestigiosas de la ciudad de Alicante se convirtieron en los primeros hoteles. Dos de ellos fueron regentados por una mujer, Asunción Zaragoza Antón.

Asunción no fue la primera mujer que regentó un establecimiento de hospedaje en Alicante, puesto que ya en 1836 Vicenta Bosch, viuda de José Guerra Baeza, regentaba una posada situada en Socorro 17 y Carmen Bosch Villanueva tenía en 1842 otra posada en la calle del Portalet. Pero Asunción no solo fue la primera mujer que dirigió un hotel (uno de los primeros de la ciudad), sino que llegó a dirigir tres al mismo tiempo, dos en Alicante y un tercero, con ayuda de uno de sus hijos, en el balneario de Busot.

En la Fonda de la Marina

Asunción nació en Elche en 1840 o 1841. Tenía unos 20 años cuando vino a vivir a Alicante. Cuando en 1863 entró a trabajar como sirvienta en la Fonda de la Marina, estaba casada y tenía 3 hijos. La Fonda de la Marina, situada en el Malecón, con entrada por San Fernando 17, estaba regentada por Joaquín Hernández Ripoll. El edificio era propiedad del médico Juan Gallostra Taña.

Asunción se convirtió en el principal apoyo de Joaquín Hernández. Le concedió un préstamo de 7000 reales y en 1883 le sustituía ocasionalmente al frente de la fonda. Lo sabemos por una noticia aparecida el 27 de mayo de 1883 en El Graduador: «? Ignacio Monpean, alcalde del vecino pueblo de Catral, el martes último se dejó olvidado sobre la cama de uno de los cuartos que había ocupado en la acreditada fonda de la Marina, cuatro mil reales en oro, que no echó de menos, hasta que se halló próximo á su citado pueblo. De regreso a ésta, no hizo más que penetrar en la fonda, cuando la dueña de la misma, salió á su encuentro, devolviéndole los cuatro mil reales en la misma forma que los había dejado, y á quien se los había entregado el camarero Antonio Sanz, tan pronto como se apercibió de lo que era».

En el Hotel de la Marina

En 1886, tras la muerte de Joaquín Hernández, Asunción se hizo cargo de la dirección de la fonda, que pronto pasó a conocerse como Hotel de la Marina.

Al año siguiente, emprendió obras para aprovechar la importancia que estaba tomando la Explanada, costeando el asfaltado de la parte que correspondía al hotel y ampliando el toldo que cubría la acera con madera y cubierta de zinc. El Graduador informaba el 24 de mayo de 1887 de las reformas que se estaban llevando a cabo en el Hotel de la Marina: «Además del espacioso y bonito comedor, situado en la planta baja, se están construyendo dos reservados. Además, su inteligente y amable propietaria, D.ª Asunción Zaragoza tiene el proyecto de establecer el «Restaurant», durante la época del verano, en la terraza baja, cuyo punto, por su situacion frente al mar y al paseo de los Mártires, resultará el más delicioso y pintoresco de Alicante».

En abril de 1887 se hizo cargo, junto con su hijo Juan Pomares Zaragoza, de la Fonda-Restaurant-Caino del balneario de Busot, conocida también como Hotel Indostán.

En el Gran Hotel Roma

En 1892 arrendó la Fonda del Vapor, cambiándole el nombre por Gran Hotel Roma. Estaba situado en la antigua casa solariega de los condes de Soto Ameno, en la Plaza del Mar.

En el contrato de arrendamiento firmado con Rafaela Llaudes Puig, con duración de diez años y un coste de 6500 pesetas durante los primeros cinco años y 8750 durante los otros cinco, Asunción se comprometió a tener reservada permanentemente la habitación principal del hotel (número 3), para que dispusiera gratuitamente de ella la condesa y acompañantes (con pensión completa), así como la estancia de sus carruajes y caballería.

En la reforma de transformación del establecimiento de fonda a hotel, el mobiliario de las habitaciones que eligió Asunción procedía de Alemania, Francia, Barcelona y Valencia.

La inauguración del hotel se celebró el 23 de junio de 1892. Entre los invitados estuvieron el alcalde, el presidente de la Diputación, el gobernador militar y el comandante de Marina. El menú, redactado en francés, consistía en 13 platos y vinos de Alicante, Rioja, Clarete, Podensac y Champagne. Varios periódicos reportaron la noticia, como El Alicantino, en cuya crónica halagó el buen gusto de Asunción y las ventajas que la ubicación del hotel ofrecía «á las personas de negocios», por su proximidad al comercio, Telégrafos, Gobierno Civil, Ayuntamiento y Audiencia.

El gerente del hotel fue su hijo Juan, que estaba casado con Peregrina Ayela Rovira.

En el Gran Hotel Roma y Marina

Asunción y su hijo renunciaron a seguir dirigiendo el Hotel Indostán del balneario de Busot antes del comienzo de la temporada de baños de 1896. El 1 de diciembre de este mismo año también anunciaron que abandonaban la dirección del Hotel de la Marina.

Así, pues, se quedaron solo con el Gran Hotel Roma, cuyo nombre cambiaron en enero de 1897 por el de Gran Hotel de Roma y la Marina.

Asunción contrató una campaña de publicidad en la prensa local inédita hasta entonces en la hostelería alicantina. Tal como hemos podido comprobar gracias a la hemeroteca, los anuncios del Gran Hotel Roma y Marina (de tamaño considerable) aparecieron a diario en La Correspondencia Alicantina, La Correspondencia de Alicante y El Liberal durante todo el año 1897, y siguieron publicándose en La Correspondencia Alicantina hasta julio de 1898. Otro anuncio del hotel salió muchos días en las páginas de El Liberal desde diciembre de 1898 hasta noviembre de 1899.

En agosto de 1897 el ayuntamiento concedió permiso a Asunción para que cercarse con una verja la marquesina del hotel que había en la fachada que daba a la playa del Postiguet, y en 1899 obtuvo autorización municipal para ampliar la acera en esa misma fachada, que utilizó como terraza adornada con parterres.

Asunción y su hijo dejaron la dirección del Gran Hotel Roma y Marina en noviembre de 1901. Ella falleció en Alicante el sábado 20 de febrero de 1904, a los 63 años de edad.

En su artículo «La mujer en el turismo alicantino. Ayer y Hoy» (INFORMACIÓN, 8-3-2018), Caridad Valdés Chápuli mencionaba a Asunción Zaragoza Antón. Pero es en su libro «Posadas, fondas y hoteles. Alicante siglo XIX y primera mitad del siglo XX» (Inst. Gil-Albert, 2016) donde Caridad facilita muchos datos sobre esta primera hotelera alicantina.

www.gerardomunoz.com

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats