Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Las peluquerías afrontan su apertura con incertidumbre

Se muestran inseguros por la falta de materiales y protocolos sanitarios

Las peluquerías afrontan su apertura con incertidumbre

Las peluquerías de la provincia se preparan para reabrir el próximo lunes, tal y como anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su comparecencia del pasado martes cuando presentó las cuatro fases de desescalada. No obstante, a pesar de haber pasado dos días desde entonces, en el Boletín Oficial del Estado (BOE), a día de ayer, no se habían publicado las medidas anunciadas por el ejecutivo central, lo que ha creado una gran incertidumbre en el sector que recuerda cómo el 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, el Gobierno incluyó a las peluquerías dentro de las actividades esenciales y rectificó pocos días después tras las quejas de este colectivo y de algunas comunidades autónomas. «Todo son especulaciones y hay cosas de las que se hablan que no podremos cumplir al 100%, pero no tenemos nada oficial aún y no sabemos con qué condiciones podemos reabrir el lunes, la incertidumbre es tremenda y tenemos falta de productos, de materiales y de protocolos de seguridad», señala Fernando Pérez, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Peluquerías de Caballeros de Alicante (Apepca).

Lo único que está claro es que esa reapertura no será total. Solo podrán abrir con cita previa a partir del próximo lunes y bajo unas estrictas medidas de higiene y seguridad como son el mantener la distancia de dos metros de separación de los sillones donde se sientan los clientes, el uso de mascarillas y guantes y el desinfectar cada herramienta y la zona de trabajo antes de atender al siguiente cliente, así como disponer de un horario preferente para atender a los mayores de 65 años.

El plan de desescalada del Gobierno establece que las peluquerías podrán abrir en la Fase 0, es decir, a partir del 4 de mayo, solo con cita previa para atender individualmente a cada cliente. Deberán contar, además, con mostrador y mampara y, cuando esto no sea posible (en la mayoría de los casos), garantizar la protección individual.

También se permitirá abrir el 4 de mayo a los restaurantes y bares, pero solo para que los clientes recojan en el local la comida para llevar que hayan encargado. Desde el 11 de mayo, las peluquerías podrán abrir sin necesidad de cita previa pero con un aforo máximo del 30%. Cuando se llegue a la Fase 3, no antes del 8 de junio, el aforo se ampliará al 50% de la capacidad del local.

Algunos peluqueros critican lo precipitado del anuncio del ejecutivo central. «Sin la publicación aún en el BOE y con un puente por delante no estamos preparados como deberíamos estar. En plan chapucero podremos abrir, pero no con las condiciones óptimas y haciendo las cosas bien. No se puede decir con tres días de antelación que tenemos que abrir y menos con algo tan grave como el Covid-19, ya que llevamos 50 días confinados y de golpe nos dicen que tenemos que abrir sin tener los medios y las medidas necesarias», critica Fernando Pérez, cuya asociación cuenta con unas 130 peluquerías asociadas en la provincia. Pide al Gobierno que posponga la reapertura de las peluquerías para el 11 de mayo, cuando abrirán otros pequeños comercios.

En el gremio la incertidumbre se extiende también a la recuperación de los trabajadores afectados por un ERTE. «Si un peluquero tiene un salón de 60 metros cuadrados con cuatro empleados, con la limitación de espacio que se va a imponer, dejando de cada cuatro sillones dos, solo podrá readmitir a la mitad de la plantilla», señala Roberto Canales, presidente de la Agrupación de Peluqueros de Elche. Los peluqueros de la provincia estiman que perderán más del 50% de los ingresos que tenían antes de la pandemia al limitar el número de clientes, y su aforo al 30% a partir del 11 de mayo.

Cese de actividad

«Estamos con un cese de actividad y hasta que no haya una orden oficial no podemos abrir porque nos arriesgamos a multas o a la retirada de las ayudas de autónomos que solicitamos, además de los ERTE presentados», explica Canales. Están dispuestos a adelantar la apertura que suele ser de martes a sábados en las peluquerías, al lunes, «ya que tenemos las medidas básicas de geles o mascarillas, pero nos falta material y sin saber las condiciones en las que podremos abrir no podemos ponernos a comprar a lo loco», dice.

Con ganas de reabrir sus peluquerías está Pepe Botella. Es el presidente de Peluqueros Asociados de Alicante, que engloba a 180 peluquerías de señoras de la provincia. «Llevamos sin ingresos desde hace más de mes y medio y ya tenemos avalancha de clientes que quieren pedir cita, aunque vamos a empezar a atender a los que se quedaron en la agenda cuando nos obligaron a cerrar por el estado de alarma», explica Botella, quien admite que la vuelta a la actividad será «con muchos interrogantes». Los servicios no podrán tener una duración de más de hora y media por lo que habrá algunos, los que requieran de más tiempo, como algunos tintes, tratamientos capilares o permanentes, que aún no se realizarán. «Así podremos atender a más gente, lo primero será cortar el pelo y lavar cabezas», señala Pepe Botella, quien sonríe al mencionar «la escabechina» que algunos y algunas se han hecho en casa estos días con las maquinillas y tijeras. Botella espera saber si podrán abrir a mediodía y alargar la hora de cierre «para que nos sea rentable abrir con estas nuevas condiciones».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats