Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Pleno dividido aplaude la labor de los sanitarios en la crisis del coronavirus entre críticas políticas

La Corporación reprueba a la vicealcaldesa Sánchez por el polémico vídeo del "Me aburro", urge a Oltra a aprobar la Renta de Inclusión Social que espera un millar de familias alicantinas y crea sin votos en contra una mesa para "depurar responsabilidades políticas" por el amaño del PGOU

Una imagen de la vicealcaldesa en la sesión telemática, en un Salón de Plenos vacío.

Una imagen de la vicealcaldesa en la sesión telemática, en un Salón de Plenos vacío. RAFA ARJONES

Ni en el tramo del final del Pleno ha habido voluntad de acuerdo entre todos los grupos con representación municipal de Alicante. La Corporación ha aprobado una propuesta, presentada por urgencia por el bipartito para "completar" una iniciativa de Compromís, que reconoce labor de todos los sanitarios, tanto del sistema público como de las clínicas privadas durante la crisis por el coronavirus.

Lo ha hecho con los votos a favor de la derecha y del PSOE, frente a la oposición de Unidas Podemos y Compromís, que han votado a favor (junto al PSOE) una iniciativa de la coalición liderada por Natxo Bellido, incluida en el orden del día del pleno para poner en valor el sistema público de sanidad. El debate ha servido para que la derecha y la izquierda se hayan repartido reproches.

En otro orden de cosas, el Pleno de la ciudad de Alicante ha reprobado a la vicealcaldesa y concejala de Turismo, Mari Carmen Sánchez (Cs), por el polémico vídel del "me aburro". La propuesta, elevada por el PSOE, ha contado con el voto a favor de toda la izquierda y también de Vox (15 votos). Por su parte, sólo el gobierno municipal (PP y Cs) se ha posicionado en contra (14 votos). La vicealcaldesa Sánchez ha vuelto a disculparse por el vídeo que publicó en redes sociales durante el confinamiento por el coronavirus.

La Corporación, por otro lado, ha aprobado con el apoyo de todos los grupos municipales, salvo de Compromís, una declaración institucional en la que se urge a la Generalitat, y particularmente a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que dirige Mónica Oltra, para apruebe las rentas de inclusión social que esperan 1.159 familias alicantinas.

Por unanimidad, el Ayuntamiento de Alicante ha aprobado una declaración institucional en la que se solicita al Gobierno central que flexibilice la regla de gasto para que las entidades locales con superávit puedan destinar sus "ahorros" municipales en "gastos extraordinarios de servicios sociales, seguridad, ciudadana, limpieza, residuos y desinfección, así como otras acciones para atender a la población más vulnerable ocasionadas por el estado de alarma". Entre la veintena de medidas solicitadas se incluyen además la prorroga del destino del superávit de 2019 a 2020 y su autorización de gasto en áreas en las que no son competentes como empleo, educación. La propuesta ha salido adelante con el voto a favor de todos los grupos.

Por otro lado, el Pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado hoy una comisión específica para la recuperación económica de Alicante tras el coronavirus. La propuesta conjunta del gobierno municipal, formado por PP y Cs, ha conseguido el aval de toda la oposición, salvo de Unidas Podemos, que no se ha movido de la abstención.

La comisión impulsada por el Pleno contará con representantes de todos los grupos políticos, junto a representantes de los sectores económicos y sociales, de la universidad y de los principales colegios profesionales, que participarán en la elaboración de un dictamen y en la confección de propuestas que "ayuden a la ciudad a salir en el menor plazo posible de la situación de crisis provocada por el Covid-19"

Por otra parte, el Pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado la creación de una comisión para "esclarecer y depurar las responsabilidades políticas y municipales derivadas del contenido del sumario del caso Brugal", que investiga el presunto amaño del Plan General, así como para "analizar las consecuencias jurídicas de las contratas y concesiones de los implicados en el sumario", en alusión al empresario Enrique Ortiz, que recientemente ha asumido el amaño del PGOU a cambio de eludir la cárcel. La conformidad de Ortiz dejan en una delicada situación al resto de los acusados, entre los que se encuentran los exalcaldes de Alicante Luis Díaz Alperi y Sonia Castedo.

La iniciativa, propuesta por Compromís, ha contado con los votos a favor del resto de formaciones de izquierdas (PSOE y Unidas Podemos) y de Vox ("por transparencia"), frente a la abstención del bipartito de Alicante (PP y Cs). Durante el debate, pese a la posterior abstención, tanto el PP como Cs han sido muy críticos con la creación de la comisión, al asegurar que el asunto se está abordando en sede judicial y al acusar a la izquierda de solo buscar "rédito político". Una propuesta similar de Unidas Podemos, aunque en términos más duros, no ha salido adelante, ya que Vox en ese caso se ha posicionado en contra y el PSOE se ha abstenido.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Alicante ha rechazado la bajada de sueldos de los 29 concejales por la crisis del coronavirus. La propuesta de Unidas Podemos, que suponía devolver los salarios al escenario previo a la subida aprobada al inicio de este mandato, no ha salido adelante. Suponía un "ahorro" de 180.000 euros anuales, que supuestamente deberían destinarse a medidas para luchar contra la crisis por el Covid-19.

Sin embargo, se ha aprobado la propuesta definitiva, modificada a propuesta del bipartito por la vía de las enmiendas, que supone que la bajada de sueldos sea voluntaria y no del conjunto de los concejales de la Corporación. Así, la enmienda del bipartito se ha aprobado con los votos de la derecha y la abstención del PSOE, lo que ha modificado la iniciativa inicial. Por tanto, el Pleno ha aprobado que los concejales "de manera voluntaria puedan reducir su sueldo". Lo ha hecho con los votos a favor de la derecha, la abstención del PSOE y Compromís y el voto en contra de Unidas Podemos, que ha visto modificada por completo el espíritu de su propuesta inicial.

Más asuntos

La propuesta socialista para la creación de una agencia local de intermediación de ayudas a familias en situación de vulnerabilidad por el coronavirus, rechazada al sumar a favor solo los votos del PSOE y de Compromís, ha provocado un agrio debate entre los grupos municipales de Alicante. Sobre todo después de que la concejala de Acción Social, Julia Llopis (PP), haya acusado a la izquierda de preocuparse de la pobreza en la Zona Norte porque son "los únicos que les votan" en la ciudad. Además, ha señalado que en Alicante "no hay ningún muerto de hambre", lo que ha generado la airada reacción del concejal Rafael Mas (Compromís), que ha llegado a acusar de "esbirros" a los que critican, entre otros, a la consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra. Esta última afirmación, posteriormente, la ha retirado a petición del alcalde.

En este mismo debate, también ha habido confrontación entre Compromís y Vox. Ha sucedido después de que el edil Mas haya acusado a los ultras de saber sólo de "banderas, toros y vírgenes". La respuesta del portavoz de Vox, Mario Ortolá, ha llegado en el siguiente turno de palabra: "Prefiero entender de banderas y de vírgenes, que de espardeñas, dolçainas y esteladas".

Posteriormente, el Pleno también ha rechazado la propuesta del PSOE para crear una comisión para la recuperación económica y social de Alicante. La iniciativa, como la anterior, ha contado con el voto en contra de toda la derecha (16); aunque en esta ocasión ha sumado el voto a favor de la izquierda (13)

Por otro lado, el Ayuntamiento de Alicante ha pedido por unanimidad a la Generalitat Valenciana el cambio de los dos festivos de las fiestas de Hogueras. Como se impulsó en la Comisión de Presidencia, hoy se ha acordado solicitar a la Generalitat el traslado de los festivos de Hogueras previstos para el 22 y el 24 de junio al 3 y 4 de septiembre. En el primero de los casos se reclama que la fiesta local prevista para el 22 de junio se cambie por el jueves 3 de septiembre. En el segundo, se pide que el Consell "tenga a bien" modificar la fiesta autonómica del 24 de junio al vienes 4 de septiembre.

En otro orden de cosas, el Pleno ha aprobado esta mañana la nueva Ordenanza de Licencias urbanísticas sin votos en contra. La Corporación ha dado vía libre a la quinta modificación de la Ordenanza de Licencias con los votos a favor de todos los grupos salvo las abstenciones de Vox y Unidas Podemos, a quienes se les han rechazado todas las enmiendas elevadas a la sesión. La modificación de la Ordenanza de Licencias se centra principalmente en tres puntos: priorizar la tramitación de licencias urbanísticas que garanticen la creación de más puestos de trabajo, el control de residuos y la incorporación de la sostenibilidad a la otorgación de licencias. Durante el debate, se ha producido el esperado enfrentamiento entre Unidas Podemos, que critica falta de transparencia en el documento, y el edil de Urbanismo, Adrián Santos Pérez (Cs). También ha habido un choque verbal entre Unidas Podemos y el PSOE, a los que se le ha acusado de "defender" el documento más que el concejal proponente. "No hacer 'no' sistemático nos hace más creibles", ha sentenciado la portavoz adjunta socialista, Trini Amorós.

Por otro lado, el Pleno también ha dado luz verde a la exacción de contribuciones especiales por la mejora del servicio de extinción de incendios con el voto a favor de toda la Corporación, salvo la abstención de Unidas Podemos. Además, la Corporación ha aprobado por unanimidad la otorgación de distinciones y condecoraciones a cinco agentes de la Policía Local por intervenir en un incendio de un pub.

El pleno ordinario del mes de abril ha arrancado con tres minutos de silencio por las víctimas del coronavirus, que sólo en la Comunidad Valenciana superan el millar de personas. Previamente, ha habido otro minuto de silencio, pero en este caso por las mujeres víctimas de violencia de género, tal y como se hace al inicio de cada sesión ordinaria.

El pleno, que de nuevo vuelve a celebrarse por vía telemática, abordará principalmente asuntos derivados de la crisis por el Covid-19, donde destacan puntos como el intento de Unidas Podemos de una bajada de sueldos de los concejales y la reprobación de la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez, por el polémico vídeo del "me aburro", promovida desde el PSOE.

También se tratarán dos propuestas de Unidas Podemos y Compromís para la creación de comisiones para abordar el amaño del Plan General y sus repercusiones a nivel municipal.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats