Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comité de empresa de Masatusa cree que el aforo de los buses será excesivo y propiciará el contagio

Los representantes de los trabajadores entienden que las plazas que se habilitarán a partir del lunes son demasiadas para mantener la distancia social y acudirán a la Inspección de Trabajo si no se revierte el ERTE de conductores. El Ayuntamiento afirma que el aforo está dentro de lo estipulado en la orden ministerial

Reparto de mascarillas en un autobús de Alicante durante la pandemia

Reparto de mascarillas en un autobús de Alicante durante la pandemia Rafa Arjones

El comité de trabajadores de la empresa de transportes Masatusa cuestiona el criterio utilizado para el aumento de capacidad de los autobuses urbanos de Alicante a partir del lunes. Hoy, el alcalde, el popular Luis Barcala, ha firmado el decreto con el que se inicia la desescalada en el servicio en el inicio de la fase I de acuerdo la nueva regulación del Gobierno con la obligatoriedad ya establecida del uso de la mascarilla y en el que se ampliará el número de pasajeros. Entre los cambios introducidos, cabe resaltar la recuperación del acceso por la parte delantera de los autobuses, una vez que Masatusa ha instalado mamparas de protección para los conductores, y el abono del billete mediante bonos de transporte o tarjeta de crédito. El pago en metálico no ha sido autorizado "por seguridad y protección de los conductores y usuarios". Frente a la queja del comité de empresa, el Ayuntamiento señala que el aforo está dentro de lo estipulado por la orden ministerial, que la propuesta la hizo Masatusa a instancias de la adminitración local y que los técnicos lo ven oportuno.

Sin embargo, el comité de empresa está en desacuerdo con la interpretación de la ley que hace la Concejalía de Transportes, "ya que no todos los autobuses tienen las mismas características de espacio y no se descuentan los asientos delanteros ya prohibidos en el anterior BOE y no se destinan los huecos a personas con movilidad reducida ni tampoco se garantiza el libre tránsito por los pasillos del autobús sin que exista un mínimo de distancia". "Distancia que ustedes no tienen en cuenta facilitando el contacto entre las personas que viajan y la propagación de enfermedades contagiosas, especialmente el Covid-19".

La representación de los trabajadores considera que se incumple la norma del BOE que indica que en los transportes colectivos de viajeros se procurará que las personas mantengan entre sí la máxima distancia posible, estableciéndose como referencia la ocupación de la mitad de las plazas sentadas disponibles, y de dos viajeros por metro cuadrado en la zona habilitada para viajar de pie.

Por ello están en contra del aumento de la capacidad que propone la Concejalía de Transportes, de 36 plazas sentados y de pie para los vehículos de 12 metros, y 57 plazas sentados y de pie para los de 18 metros. Consideran que el análisis realizado no es correcto porque no se puede aplicar una media, que se incumple claramente la orden de 3 de mayo que exige el maximo de distancia y exigen un informe que justifique o contradiga lo expuesto con los aforos correctos en un plazo de 24 horas.

En otro escrito, el comité señala que en otras explotaciones, como por ejemplo la EMT de Valencia,se establecen 30 viajeros en un autobús urbano de 12 metros y 50 en un autobús de 18 metros. "Imaginamos que se habrán tenido en cuenta todos los objetos que se permiten acceder, como carros de la compra y maletas de grandes dimensiones. Al igual, que también no se habrá calculado o descontado como espacio, las plazas de pie, relativo a los huecos destinados para sillas de ruedas, scooters y carros de bebé. Si se ha realizado, entendemos que con 36 plazas en un autobús de 12 mettros y 57 en un autobús de 18 metros no accederá ningún carro de bebé, scooter, ni sillas de ruedas".

Preocupación

A los trabajadores les preocupa "gravemente" que se decida aumentar la capacidad de carga de los autobuses para atender la demanda creciente de usuarios/as "que los profesionales estamos comprobando día tras día, incluso, dejándonos usuarios/as en las paradas, manteniendo una reducción del servicio decretada por el Ayuntamiento. Cuestión difícil de entender, si primero no se restablece el 100% del servicio para atender esa demanda sin la necesidad de aumentar la capacidad de viajeros por encima de lo éticamente recomendable, y una vez restablecido el servicio al nivel de la fecha 20 de marzo, garantizar la normal prestación del mismo ante cualquier circunstancia derivada en su desarrollo".

Desde el comité de empresa recuerdan que la plantilla de conductores sufre un ERTE "justificado por una situación de fuerza mayor que afortunamente está revirtiendo y que la próxima semana será prácticamente insignificante". "Por tanto, ante el aumento considerable de la actividad, estamos obligados a prestar un servicio normal, sin ninguna reducción porque la ciudadanía tiene derecho a no ser masificados por aplicarse una situación anterior a la actual. Lo contrario, sería atender una situación de normalidad, con un servicio mermado sin ninguna justificación o por la mera justificación económica que se aprovecharía en un presunto uso fraudulento de la prestación por desempleo, manteniendo un ERTE".

El comité de empresa entienden que si se aumenta la capacidad de carga de viajeros, manteniendo la reducción de servicios decretada, "estaremos obligados a posicionarnos en contra por no estar justificado el ERTE y tendremos que comunicarlo a la Inspección de Trabajo y a la Seguridad Social, reservándonos cualquier otro tipo de medidas encaminadas a denunciar públicamente la situación de los autobuses urbanos de Alicante".

También en La Alcoyana

El comité de empresa de la Alcoyana denuncia el trato que reciben por parte de la Conselleria de Transporte los usuarios del transporte público que venimos prestando en la ciudad de Alicante y sus poblaciones limítrofes. "A esta Consellería le importa un comino lo que le pueda ocurrir a los usuarios del transporte público, y decimos esto porque no es de recibo que se imponga medidas de prevención al comercio pequeño, como ocupación del local, distancia entre los comerciantes y los clientes, EPIS tanto para trabajadores y clientes, y nos saquen un decreto en el que se permita la ocupación de hasta 35 pasajeros dentro del vehículo. Esa ocupación dentro del autobús permite el contacto físico entre pasajeros, por lo que el riesgo de contagio es grande"

El comité recuerda que lleva desde el día 22 de abril denunciando el recorte de servicio que decretó la Consellería de Transporte. "Al principio del Estado de Alarma las líneas que pasaban por los hospitales no sufrían reducción, a partir del propio decreto antes señalado, el reducía considerablemente la frecuencia de paso de los vehículos justo cuando ya se permitía a determinados sectores empezar su actividad. No entendemos, como no se amplía el número de vehículos y si el aforo de los mismo. Anteriormente se permitía el acceso a 10 personas en un autobús rígido y 18 en un articulado. Por orden de Conselleria se amplía el aforo en los vehículos pasando a permitir 36 personas en un vehículo rígido y 57 en un articulado pero con el mismo número de vehículos".

Además muestran su disconformidad en que se permitan a nuestro entender dos formas diferentes de medir la seguridad, porque en los comercios se usan unos criterios y en el transporte público otros. "Este comité continúa reivindicando, la necesidad de volver a la normalidad del transporte interurbano, para evitar aglomeraciones, respetar las medidas de seguridad y como consecuencia posibles contagios dentro de los vehículos. En declaraciones públicas por parte del conseller, manifestó dar solución al problema que se ha generado, solución que seguimos exigiendo que no acaba de llegar. Es incomprensible que se ponga en riesgo la salud de los usuarios del transporte público, cuando tiene a la plantilla en casa afectada por un ERTE y los autobuses parados. Todo por ahorrar unos euros a las arcas de la Generalitat Valenciana. ¿Cuantos contagios generará este ahorro?", cuestionan.

Descontento vecinal

Ante las modificaciones del servicio de autobús en Alicante, los representantes de las Juntas de Distrito en la Mesa del Transporte Andrés Cremades, Enrique Vaquero y José Mª Hernández exponen en un escrito sus "suficientes y lógicos argumentos para oponernos a las citadas medidas extraordinarias que nos son propuestas por la Concejalía como acuerdo con la empresa y sin tener en cuenta la valoración que se pudiera remitir por parte del resto de miembros".

Los representantes vecinales consideran "totalmente ilógico que ustedes decidan dar por buena la idea de ampliar la capacidad de viajeros en los autobuses a la situación normal del transporte y que a la vez mantengan la reducción de las frecuencias en las paradas establecida en otras fases de la pandemia, eso traerá unas consecuencias nefastas para el servicio a los ciudadanos que nosotros trataremos por todos nuestros medios de que se corrija"

"Pedimos que se instaure el servicio en los mismos valores en cuanto a las frecuencias que había antes de la pandemia si ustedes aumentan el número de viajeros por cada autobús. En este punto no estamos de acuerdo en los términos que han aprobado ya que nos parece excesivo el aumento que han realizado, creenmos que todavía es necesario mantener unas reducciones de capacidades para mantener la separación entre viajeros y que podrían estar en unos valores de 50 o 30 según la los longitudes de los autobuses y con las matizaciones para los espacios libres si acceden vehículos motorizados o manuales o carritos de bebes o de compras".

"Volvemos a recordar que vemos necesarios poner carteles adhesivos avisando a los viajeros el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitarias referentes a las distancias de separación y al uso de las mascarillas y a las indicaciones y avisos que puedan dar los conductores. También creemos necesario instalar monederos automáticos para el pago de billetes del bus y mantenemos nuestro criterio de que hay que mantener el aumento de frecuencias en las líneas municipales de la avenida de Novelda y en el recorrido al Hospital de San Juan, anular las líneas circulares y ampliar ya las nuevas frecuencias aprobadas de las líneas anunciadas de la 01 y la 12 y las frecuencias de la línea 04", concluyen.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats