Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Enfado de los hosteleros con Barcala por la restricción para ampliar terrazas en fase 1

Aseguran que el decreto no cumple con sus «expectativas» y piden al bipartito que revise las limitaciones

Locales en zonas peatonales del centro de Alicante, a la espera de poder abrir el próximo lunes.

Locales en zonas peatonales del centro de Alicante, a la espera de poder abrir el próximo lunes. rafa arjones

Decepcionados, enfadados, aunque con esperanza de que la situación pueda revertirse para cumplir con las expectativas del sector. El decreto firmado por el alcalde de Alicante, Luis Barcala, con medidas extraordinarias para la instalación de terrazas cuando la ciudad pase a Fase 1 no gusta entre las asociaciones de hostelería alicantinas. Y así se lo trasladaron ayer representantes de Aphea, Alroa y Ara al gobierno municipal en una reunión por videoconferencia.

Los hosteleros no comparten las limitaciones para ampliar las terrazas en zonas peatonales amplias de la ciudad, como puede ser la Explanada, la plaza del Ayuntamiento o San Cristóbal, entre otras. Tampoco ven con buenos ojos que haya 142 calles donde no se puedan instalar mesas de manera excepcional al estar incluidas en el «viario principal» de la capital. Además, también critican la «farragosa» tramitación para poder ampliar las terrazas en la desescalada.

Los hosteleros, ante esta situación, admitieron ayer su «decepción» ante las «expectativas» generadas en las dos reuniones previas a la firma el pasado miércoles del decreto por parte del alcalde. Por eso, piden al bipartito que reconsidere su posición, ya que aseguran que el documento «no soluciona nada» la difícil situación del sector.

Desde el Ayuntamiento, el concejal de Ocupación de Vía Pública, el popular Manuel Jiménez, se comprometió ayer a «estudiar» las propuestas de los hosteleros. Eso sí, el edil subrayó que los cambios solicitados no pueden chocar con las normas ya vigentes. «Vamos a estudiar todas las propuestas, pero siempre dentro de la legalidad. Entiendo que estén enfadados, pero no podemos saltarnos lo que recogen los decretos estatales», señaló ayer el concejal, que insistió en la «buena voluntad» del Ayuntamiento para allanar la vuelta de la hostelería en la fase 1: «Hacemos todo lo que podemos, pero el problema está en las limitaciones que pone el Gobierno central».

Voces de perjudicados

Entre los perjudicados por las restricciones para la ampliación de terrazas en 142 vías principales se encuentran tres hosteleros que tienen sus locales en avenidas como el Bulevar del Pla, Pintor Xavier Soler (zona entre Garbinet y Vistahermosa) e Historiador Vicente Ramos (en Playa de San Juan).

Esteban Pérez, propietario de Bubyston Cafe Lounge, lamenta las limitaciones puestas por el Ayuntamiento, que perjudican claramente su apertura cuando Alicante pase a fase 1, presumiblemente este próximo lunes. «Yo tengo siete trabajadores y empezaré sin ellos, y lo lamento mucho porque es un equipo maravilloso. Creo que el Ayuntamiento puede afinar mucho más con las calles donde impide poner terrazas por considerarlas vías principales, hay un malestar generalizado. Mi terraza tiene doce mesas, así que no podré poner más de seis. Habrá locales que abrirán o no en función de las limitaciones para ampliar la terraza», explica el joven hostelero, que tiene el local en la zona del Pla.

En la misma línea se muestra David Valverde, de Cromwell's, un pub irlandés en Pintor Xavier Soler. «Mi local tiene en la calle 13 mesas y, justo enfrente, una carretera en la que durante la mayor parte del día se permite aparcar. Existe mucha incertidumbre», relata David, que cuenta con ocho empleados, que a priori seguirán en ERTE, al menos hasta ver cómo responde la clientela los primeros días.

Por su parte, Mariano Krzaczek es propietario de un restaurante argentino en Historiador Vicente Ramos. «Tengo una terraza que enfrente tiene aparcamientos, pero no me dejan ampliarla. Decían que iban a apoyar a la hostelería, pero no lo veo. Al principio, sólo trabajaré con mi mujer, aunque me encantaría recuperar a mis cinco trabajadores», finaliza el empresario con el local cerca de la intersección con la avenida de Holanda.

Estos tres hosteleros ejercen de voz de otros compañeros del gremio que esperan un último gesto del Ayuntamiento para poder afrontar con más garantías el intento de vuelta a la normalidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats