Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Marina es la zona más expuesta de España al parón de la venta de inmuebles a extranjeros

Un informe del Banco de España advierte de que el 38% de las compras de viviendas en la Costa Blanca lo acometen extranjeros no residentes y que estas operaciones son las más sensibles al cambio de ciclo económico

Vivienda de lujo en Altea como la que buscan los extranjeros con recursos.

Vivienda de lujo en Altea como la que buscan los extranjeros con recursos. david revenga

Las dos comarcas de la Marina constituyen la zona más expuesta de España al parón de la venta de inmuebles a extranjeros por el confinamiento en toda Europa y por la crisis económica provocada por la pandemia. Un informe del Banco de España advierte de que el 38% de las compras de viviendas en la Costa Blanca (sobre todo en la Marina Alta y Baixa) es de extranjeros no residentes que adquieren segundas residencias para vacaciones y subraya que estas operaciones son las más sensibles al cambio de ciclo económico. El coste de este tipo activos (villas con piscina en municipios como Xàbia o Moraira) es un 46% superior al de las realizadas por compradores nacionales.

La Costa Blanca es el motor inmobiliario de la Comunidad Valenciana y fue la zona donde se reactivó antes el sector tras el estallido de la burbuja inmobiliaria por la demanda extranjera. La mitad de los inmuebles que se han vendido en los últimos cuatro años en Alicante los han comprado extranjeros (un 38% no residentes y un 15% residentes).

La Costa Blanca tiene dos mercados muy diferenciados. El norte está enfocado al mercado de lujo de extranjeros no residentes y el sur (Orihuela Costa y Torrevieja) es el destino elegido por británicos con menor poder adquisitivo que capitalizan su pensión para comprarse un adosado y que se convierten en residentes (viven todo el año en las urbanizaciones costeras de la Vega Baja). Las viviendas que adquieren los extranjeros en la Marina Alta rondan el millón de euros y las del sur de Alicante los 200.000 euros.

El informe del Banco de España (centrado en el periodo entre 2007 y 2019) incide en que «el destino donde las compras de extranjeros no residentes representaron el peso más elevado fue Alicante (con un 38% de las operaciones totales de la provincia), seguido de Málaga (28%) y Santa Cruz de Tenerife (25%). En contraposición, en 35 de las 50 provincias españolas la compras de no residentes no alcanzaron el 2% de las operaciones totales de vivienda».

En Valencia, que es un mercado al alza para los extranjeros que buscan una segunda residencia, el 9% de las compras de viviendas son de no residentes.

Brecha

El precio medio del metro cuadrado de las operaciones efectuadas por extranjeros no residentes en el periodo de la recuperación económica (entre 2016 y 2019) fue un 46% superior al de las realizadas por compradores nacionales. Además, ha aumentado sustancialmente la brecha existente entre los precios medios de ambos grupos en comparación con el periodo de la crisis (de 2008 a 2013 fue del 19%).

La presión de la demanda extranjera de lujo ha provocado que los inmuebles más caros de la Comunidad estén en la Marina Alta y Baixa. La localidad más cara es Xàbia con un precio medio de 2.062 euros el metro cuadrado, seguida de Benissa (2.024 euros), Altea (1.970 euros), Benidorm (1.935 euros) y Dénia (1.785 euros). Los compradores son fundamentalmente de Reino Unido, Bélgica y Alemania.

El estudio destaca que las provincias con el mayor volumen relativo de compras netas de extranjeros no residentes «parecen haber experimentado mayores crecimientos de los precios de la vivienda». La demanda foránea ha facilitado que el precio de los inmuebles haya crecido un 17 % de media en la provincia de Alicante en los últimos cuatro años y un 13,19% en la de Valencia (en la ciudad de València el aumento ha sido del 27%).

Mercado sensible a la crisis

El análisis del Banco de España advierte de que en comparación con las compras netas por extranjeros residentes en España, las realizadas por no residentes presentan «un comportamiento más sensible al ciclo económico». «Este comportamiento está seguramente relacionado con el hecho de que los extranjeros no residentes adquieren las viviendas como segunda residencia o inversión y no como primera residencia, como previsiblemente ocurre en el caso de la mayoría de las operaciones realizadas por los extranjeros residentes», sostiene el análisis.

Permitidas las visitas a los pisos «con mascarilla»

Permitidas las visitas a los pisos «con mascarilla»Las inmobiliarias van a poder a empezar a mostrar pisos en toda la Comunidad a partir de hoy. Las operaciones están paradas desde hace dos meses y no se podían visitar viviendas hasta entrar en la fase 1.

Vicente Díez, portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia, explica que los agentes inmobiliarios y los clientes deberán ir «con mascarilla». En el caso de que la vivienda esté habitada, los dueños tendrán que esperar fuera a que acabe la visita. El tiempo de permanencia en la vivienda debe ser «el mínimo imprescindible».

El Colegio de API incide en que se limitará «al máximo el número de personas que van a visitar la vivienda». Además, recomienda «utilizar preferentemente la escalera. El ascensor deberá reservarse para aquellos supuestos en los que resulte imprescindible, en cuyo caso la ocupación máxima será de una persona salvo que sea posible garantizar la separación de dos metros».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats