Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Ayuntamientos de la provincia usarán cámaras para controlar la movilidad y evitar contagios

Alcoy empleará 160 dispositivos para examinar los flujos de vehículos y peatones - Orihuela y Torrevieja también estudian adoptar este sistema

Imagen de una cámara instalada en la plaza de España de Alcoy. JUANI RUZ

Ayuntamientos de la provincia tienen previsto utilizar cámaras para controlar la movilidad y tratar de evitar contagios por coronavirus. Alcoy empleará 160 dispositivos para examinar los flujos de vehículos y peatones, mientras que Orihuela está estudiando el mismo sistema también para su casco urbano y Torrevieja para sus playas. Alicante y Benidorm, por su parte, descartan de entrada emprender esta misma iniciativa por las dudas legales que plantea, al tiempo que Elche está pendiente de un programa de rastreo propiciado por la Conselleria de Innovación.

El Ayuntamiento de Alcoy, dentro de su estrategia Smart City, ha adquirido un sistema de gestión integral dirigido a controlar la movilidad y evitar contagios por coronavirus. El sitema en cuestión va a contar con 160 cámaras, de las cuáles 142 ya estaban instaladas, con las que pretende obtener información sobre el movimiento de vehículos y peatones, y controlar las aglomeraciones de personas y el aforo de los espacios públicos, información que se entiende necesaria para gestionar las medidas a aplicar para combatir la propagación del covid-19.

Entre estas cámaras también las habrá termográficas, que se colocarán en diferentes instalaciones municipales como el Ayuntamiento, el IVAM CADA o la Oficina de Turismo, con la finalidad de detectar a través del control de la temperatura corporal posibles positivos de coronavirus.

El alcalde, Toni Francés, ha destacado la importancia de las nuevas tecnologías para mejorar la vida de las personas, también en una crisis sanitaria como esta. «Colocar sensores, cámaras, obtener datos y gestionarlos nos permite tener información y saber qué hacer y como hacerlo».

La iniciativa, con todo, ya ha despertado algunas críticas por parte de grupos de la oposición municipal, caso de Guanyar y Compromís, que consideran que podría atentar contra la protección de datos de la ciudadanía.

Francés, sin embargo, señala que «se trata en su mayor parte de cámaras que ya tenemos y que a través de un software y de mapas de calor van a servir para analizar flujos de tránsito con los que poder tomar decisiones. En ningún caso hablamos de cámaras de vigilancia o seguridad, porque no van a ser para identificar personas sino para contar con datos estadísticos. Sólo nos dirán si por un punto determinado ha pasado mucha o poca gente».

El Ayuntamiento de Orihuela, por su parte, estudia implantar un sistema de cámaras para controlar el aforo en sus playas. Desde el consistorio ya se ha contactado con varias empresas, algunas de telefonía, para llevar a cabo ese proyecto que consistiría en la instalación de varias cámaras «que controlarían la superficie de cada playa y si se estaría sobrepasando el aforo que se determine para guardar las distancias de seguridad, además de un control térmico que detecta cuántas personas hay por cada metro cuadrado», explica el edil de Emergencias de Orihuela, Víctor Valverde. El concejal espera que el Gobierno de España aclare cómo va a ser el control de las playas antes de poner en marcha ese proyecto «porque no sabemos nada, y creemos que la regulación recaerá en las comunidades autónomas, mediante una orden del Ministerio de Sanidad».

En Torrevieja ya hay un sistema de cámaras en todo el término municipal. El llamado sistema Viriato comprende la implantación de una red de radares de tráfico y unas 70 videocámaras para la mejora de la seguridad vial y ciudadana, cuyas imágenes se reciben en la Jefatura de la Policía Local. Este sistema podría usarse para controlar la aglomeración de personas en un determinado punto concreto y mejorar así las medidas de seguridad por el coronavirus, aunque es algo de lo que el Ayuntamiento aún no tiene nada decidido.

Otros ayuntamientos, sin embargo, descartan de entrada sumarse a este sistema de control de movilidad. Así lo ha señalado el edil de Tráfico de Alicante, José Ramón González, quien destaca que «no vamos a utilizar las cámaras para este fin por las dudas legales que plantea», en referencia a la ley de protección de datos.

También es de la misma opinión el edil de Seguridad Ciudadana de Benidorm, Lorenzo Martínez, quien señala que «ojalá a nosotros la Delegación del Gobierno nos autorizara poder utilizar las cámaras para otros usos, como por ejemplo el covid-19. En el caso de que así fuera, se ampliarían en zonas peatonales y también se utilizarían las que ya tenemos para este fin».

En Elche, por último, el concejal de Seguridad, Ramón Abad, destaca que «hay una instalación de cámaras prevista dentro del programa de rastreo que ha propiciado la Conselleria de Innovación y Sanidad en el municipio». Se trata de un proyecto que, añade el edil, fue planteado en su momento por la administración autonómica, pero del que momento no se ha vuelto a obtener más información.

Compartir el artículo

stats