Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Las universidades temen que falten profesores voluntarios para corregir la Selectividad

El traslado de las pruebas a los institutos obliga a aumentar el número de docentes de cada tribunal y ya hay bajas por la crisis sanitaria

Alumnos realizando la Selectividad, el año pasado.

Alumnos realizando la Selectividad, el año pasado. pilar cortés

El traslado de los exámenes de Selectividad a todos los centros de Secundaria de la provincia podría provocar la falta de profesores necesarios para formar los tribunales encargados de organizar y corregir las pruebas. El plan que preparan desde Educación junto a las propias universidades contempla que haya al menos dos vocales de cada tribunal examinador en cada uno de los 155 institutos de la provincia, lo que obligará a aumentar ligeramente el número de profesores que formarán estos tribunales. Los vocales contarán con la ayuda de los profesores voluntarios que busca la Conselleria para vigilar las aulas y evitar que los estudiantes hagan trampas en los exámenes. Aún se desconoce el número exacto que serán necesarios, ya que dependerá de las aulas que cada instituto habilite para hacer las pruebas, y su gestión recaerá en la Conselleria y no en las universidades. No obstante, la necesidad de contar con al menos dos vocales por instituto plantea varios problemas.

Por un lado, los tribunales los forman tanto docentes de Secundaria como de las universidades, pero el periodo de inscripción voluntaria para formar parte del grupo de examinadores entre el personal de Secundaria finalizó en enero, por lo que no pueden, en principio, apuntarse ahora. Esta circunstancia podría solventarse con un aumento de docentes voluntarios por parte de las universidades, cuyo plazo continúa abierto, si no fuera porque «la ley marca que un tribunal tiene que tener un 40% de docentes universitarios y un 60% de profesores de Secundaria», explica el responsable de las pruebas de Selectividad de la UMH, Javier Gómez. Además, Gómez prevé que en las próximas semanas, y a medida que se vayan formando los tribunales, haya bajas entre los miembros debido a la pandemia, ya que «las circunstancias han cambiado y los que se presentaron en enero ahora no quieran participar por ser grupos de riesgo o no querer exponerse», añade.

Desde la Universidad de Alicante, Mariola Molina, responsable de Selectividad, señala, de hecho que «ya hemos tenido alguna baja en ese sentido», y apunta que desde la institución académica, también temen que no puedan alcanzar el número de docentes necesario en las materias en las que tradicionalmente ya resulta difícil, en circunstancias habituales, cubrir todas las plazas necesarias.

Sin embargo, hasta dentro de unas semanas no podrá organizarse todo el operativo de cara a las pruebas, pues dependerá mucho del número de alumnos que se presenten. «Estamos en un año muy extraordinario, en el que el curso lleva dos meses en circunstancias muy especiales y concluirá también a distancia, no sabemos cómo puede afectar eso a la decisión de los alumnos de hacer la Selectividad o no. Habitualmente, la mitad de alumnos que terminan el Bachillerato no la hacen», señala el responsable de la UMH.

Ambas universidades prevén, no obstante, mantener, pese al aumento de personal necesario, la organización que se ha llevado a cabo hasta ahora. En la Universidad de Alicante cuentan cada año con cerca de 200 personas para formar los 11 tribunales entre los que se reparten los 80 centros de Secundaria que presentan alumnos a los exámenes. La UMH cuenta con otros 11 tribunales, pero por número de alumnos, ligeramente inferior a los de la UA al tener 72 centros adscritos, el número de miembros roza los 170.

Alternativa

En el caso de que las universidades no logren el número de profesores necesario para realizar las correcciones y formar los tribunales, se abren varias alternativas, según explica Mariola Molina. Una de ellas pasa por «tirar» de voluntarios sobrantes en otras instituciones académicas. Otra posibilidad pasa por abrir de nuevo esa bolsa de voluntarios, para que se inscriba más personal. La UA tiene hoy, precisamente, una reunión para empezar a preparar todo el dispositivo. «Queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a los alumnos; todo se hará de la mejor manera para ellos».

La guarda y custodia de los exámenes, en el aire

Otro de los problemas que plantea el hecho de trasladar la Selectividad a los institutos es la guardia y custodia de los exámenes, antes y después de su realización. Una de las opciones que se barajan es la de imprimir todo el material en el centro educativo, pero «todavía está por ver cómo lo vamos a hacer, esperamos tenerlo todo listo a mitad de junio», señaló la responsable de Selectividad de la UA, Mariola Molina.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats