Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los talleres de coches facturan apenas un tercio que antes de la pandemia

Los mecánicos, que han reabierto los negocios en un 90%, tienen poca actividad al recortar los clientes gastos de mantenimiento de sus vehículos

Los talleres, como este de Alicante, cambian baterías descargadas tras dos meses sin circular.

Los talleres, como este de Alicante, cambian baterías descargadas tras dos meses sin circular. pilar cortés

Los talleres mecánicos facturan apenas un 30% del negocio habitual antes de la pandemia una vez que han retomado su actividad tras detectar una tendencia en el cliente a recortar gastos de mantenimiento de los vehículos. Así lo atestigua Guillermo Moreno, presidente de la Asociación de Empresarios de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Atayapa). En la provincia hay un millar de estos negocios, entre talleres libres y de concesionarios.

Este recorte en los gastos debido a la situación económica en que quedan muchas familias tras la emergencia sanitaria se refleja en un aumento de las averías causadas por los propietarios de los vehículos, que, apunta Moreno, optan por cambiar ellos mismos las baterías descargadas tras dos meses sin circular, lo que causa numerosos problemas eléctricos sobre todo en los coches más modernos. «Nos llaman para pedir presupuesto pero optan por cambiar la batería para ahorrar y al final se desprograma la unidad de mando, el cierre centralizado no funciona y los cristales de las ventanas se suben y bajan mientras conducen». Esto obliga a pasar al final por el taller y a gasta más para reparar el sistema eléctrico.

Este tipo de averías, las baterías y las ruedas deformadas son los principales problemas que están detectando los talleres, muy paralizados los de chapa y pintura ya que el escaso tráfico durante la pandemia ha dejado en testimoniales los alcances. El 90% del sector ha vuelto al negocio esta semana, con medidas de seguridad.

Luis Mascaró, secretario técnico de Atayapa, cree que en las próximas semanas se incrementará el trabajo con los vehículos que irán a una revisión previa a la ITV. En la provincia, están pendientes de pasarla unos 120.000 vehículos de los meses en que las estaciones cerraron por el covid-19. También esperan un aumento de las recargas de aire acondicionado con la llegada del calor.

En el taller Vistabella, de la Albufereta (Alicante), uno de los pocos que no cerró durante el confinamiento, están asumiendo 20 coches al día, la mitad de lo que era habitual. «Tenemos muchas llamadas pre-ITV y coches nuevos con problemas eléctricos que no están diseñados para estar mucho tiempo parados», apunta Andre Wattebled, gerente del taller, donde se desinfectan los coches.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats