Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Comunidad centra el informe para pasar a fase 2 en la capacidad de hacer test, de rastreo y en la bajada de la reproducción del virus

Sanidad descarta hacer público el informe pero señala que ya se hace la PCR al 85% de los casos sospechosos

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, en una de sus comparecencias

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, en una de sus comparecencias INFORMACIÓN

La Conselleria de Sanidad ha puesto el foco en tres indicadores fundamentales a la hora de pedir al Ministerio de Sanidad que todo el territorio valenciano entre en Fase 2 a partir del próximo lunes 1 de junio: la capacidad de realizar test PCR a casi la totalidad de pacientes sospechosos de covid-19, la bajada del índice de reproducción del virus tras el repunte de la semana pasada y la capacidad de rastrear y realizar la trazabilidad en los nuevos casos positivos, aislando al entorno con el que ha mantenido contacto el paciente para frenar nuevos contagios.

Así se desprende al menos de la última comparecencia de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ya que desde su Conselleria han rechazado hacer público el informe remitido al departamento que dirige Salvador Illa. Son muchos los criterios exigidos por Sanidad, tal y como apuntó Barceló, y a falta de conocer el peso real de cada uno de ellos, desde la Conselleria confían en que la mejora de estos tres índices sirva para poder avanzar en la desescalada.

Una vez superada la criba en cuanto a número de camas disponibles, saturación de los hospitales y especialmente capacidad de las UCI de los hospitales de la Comunidad, el departamento que dirige Ana Barceló se ha centrado en mejorar los diagnósticos. En el momento de pedir el paso a las fase 1, la capacidad de realizar test de PCR (los más fiables) se situaba cerca del 40% de los sospechosos. La pretensión del Ministerio es que se alcance prácticamente el 100%, y Barceló señaló ayer que actualmente se están realizando pruebas al 85% de los sospechosos.

Además, desde la Conselleria se ha dado orden de incrementar aún más estas pruebas, que ya se realizan en los centros de salud, para que cualquier paciente con síntomas de catarro, gripe, o dolor de garganta sean sometidos al test. La capacidad de diagnóstico ha sido uno de los indicadores más reiterados desde el Ministerio, y lo que llevó a que la Comunidad tan solo pasara a fase 1 en algunas comarcas hace casi tres semanas. El criterio empleado ahora por la Conselleria será provincial, no por áreas de salud, en base a la mejora de estos indicadores.

A esta situación se suma el hecho de que ha descendido al más de un tercio el número de pruebas realizadas en los centros de salud, debido principalmente a que ha descendido drásticamente el número de casos sospechosos en Atención Primaria. A modo de ejemplo, en las semanas de mayor incidencia de la pandemia cada médico de familia diagnosticaba una media de cuatro a cinco casos sospechosos, mientras que ahora, cada centro de salud cuenta con los dedos de una mano el número total de sospechosos cada día.

En cuanto al índice de reproducción del virus, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descartó la semana pasada pedir el cambio a fase 2, que sí se ha exigido estos días de cara al próximo lunes, por "prudencia", dijo, ante un leve repunte de contagios y la subida del índice de reproducción del virus hasta cifras del 1,1. Esto quiere decir que cada paciente contagiado transmitía el virus al menos a otra persona más. Este índice ha caído al 0,84, por lo que la transmisión ha vuelto a índices considerados normales dada la situación actual y se ha acabado con ese repunte de casos.

Otro de los puntos en los que se ha incidido desde el Ministerio de Sanidad en las últimas semanas es en la capacidad de rastreo del virus. Es decir, de la efectividad en la trazabilidad del virus para detectar a las personas que han mantenido contacto con los nuevos positivos y aislarlas para evitar más contagios. En este sentido, a mitad de junio se prevé la incorporación de cerca de 600 enfermeras y enfermeros para realizar esta labor. Sin embargo, Barceló ha señalado que, a falta de este refuerzo personal, la Conselleria tiene recursos suficientes para garantizar esa rastreo.

Lo cierto es que la ocupación en los hospitales de la Comunidad ha caído drásticamente en las últimas semanas. Hay hospitales,como en el General de Elche, que llevan una semana sin ingresar a ningún paciente. En el Vinalopó, por ejemplo, el último ingreso data de finales de abril. Los últimos datos apuntaban a que tan solo se registraron en las últimas 24 horas dos casos positivos en toda la provincia, aunque el número de fallecidos ascendió a tres.

En el informe para pedir el pase a la fase 1 habían cientos de indicadores, desde los asistenciales hasta el número de pacientes ingresados, su gravedad, camas hospitalarias ocupadas y libres, o refuerzo de personal. También datos relativos a la movilidad y tamaño de la población, actividades económicas de los diferentes territorios, disponibilidad de material sanitario y equipos de protección individual, entre otras muchas cuestiones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats