Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reserva de apartamentos turísticos llega al 30% con la aceleración de la desescalada

Los anuncios de flexibilización de la movilidad nacional e internacional desde finales de junio permite al sector contener las cancelaciones

Benidorm es la ciudad con mayor oferta de plazas apartamentos de la Comunidad Valenciana.

Benidorm es la ciudad con mayor oferta de plazas apartamentos de la Comunidad Valenciana. david revenga

La planta de apartamentos turísticos de la provincia de Alicante registra un nivel de reservas de un 30% de cara al verano: sobre todo julio y agosto. El anuncio de la posible flexibilización de la movilidad nacional a finales de junio y de la internacional en julio más que dar un impulso relevante a la demanda lo que ha permitido es «resucitarla» y equilibrar el gran volumen de cancelaciones que se había producido en los últimos meses con nuevas reservas. Las páginas especializadas recuperan su ritmo de visitas y búsquedas de precio y disponibilidad. «La mayoría de las reservas que se habían hecho para julio se están manteniendo y empiezan a entrar algunas reservas para este mismo mes y para agosto y septiembre», explica Miguel Ángel Sotillos, presidente de la Asociación de Empresas de Apartamentos Turísticos (APTUR).

Las previsiones han mejorado porque hasta principios de mayo las expectativas de llegada de turismo internacional eran «simbólicas» y no se esperaba «movimiento» hasta octubre, en el mejor de los casos. Ahora, con la decisión de la Unión Europea de salvar la temporada, aunque con muchas incertidumbres por resolver, podría ser una realidad en julio. Los empresarios esperan que la dinámica de flexibilización de las medidas en cada una de las fases permitan una mayor movilidad, incluso, aventuran, entre provincias a través de pasillos «seguros» entre territorios en la fase 2. Durante la mitad de marzo, todo abril y mayo la actividad ha sido nula. Pese a que la apertura está autorizada desde la entrada de la Comunidad Valenciana en fase 1 desde mediados de este mes de mayo. «No podíamos abrir si no íbamos a recibir a casi nadie. Solo se han estado realizando labores de limpieza y adaptación a la nueva normativa, para que los clientes y nuestros trabajadores, en especial el personal de limpieza, se sienta seguro. La demanda interprovincial es muy pequeña», indica Sotillos.

Esta última semana ha sido «caótica» para los empresarios y propietarios que gestionan directamente su propiedad a través de las plataformas en internet. El anuncio del Gobierno de que impondría una cuarentena a los turistas extranjeros ha generado un gran número de cancelaciones -y confusión- pese a que desde el 1 de julio, si se avanza en la desescalada,ya se ha anunciado que no será necesaria. En el turismo nacional las cancelaciones han llegado de la mano de la suspensión de grandes festivales veraniegos y conciertos, lo que ha retraído a la demanda más joven del mercado nacional.

Los turistas que quieren reservar un apartamento en la Costa Blanca en junio, julio o agosto tienen dos dudas principales a la hora de dar el paso: Preguntan si se va a poder utilizar la playa y... si se va a poder utilizar la piscina. La respuesta es positiva. Otra historia será el cómo. «Venir para quedarse en el apartamento...no viene nadie», aclara Sotillos. Las plataformas -la más popular Airbnb-, «han llegado al nivel de extorsión», durante la crisis sanitaria asegura el presiente de APTUR. Conforme iba a avanzando la situación «han modificado las condiciones de cancelación a costa de los empresarios y propietarios de apartamentos reglados». Cobran una parte de los gastos de intermediación a los clientes que alquilan el apartamento y la otra a los empresarios o propietarios -normalmente el 3%-. «Cuando no tocaba devolver el dinero, es decir cuando no estaba decretado el estado de alarma pero se produjeron muchas cancelaciones, le han devuelto la parte de la reserva a los clientes, los turistas, pero no a nosotros. Para fidelizar clientes se han puesto de parte de la demanda, pero cancelar en agosto no es una causa de fuerza mayor por mucha incertidumbre que haya», indica Sotillos.

Negociar

En la fase más aguda de la pandemia muchos clientes intentaron cancelar reservas de julio, agosto, septiembre y octubre por el Covid pero en esas fechas no se podía justificar el reembolso. La mayoría de empresarios y propietarios han podido salvar la situación negociando con los clientes, planteando fechas alternativas, ajustando precios y realizando las bonificaciones. Es un sector habituado a los medios plazos, a reservas muy anticipadas y a una programación minuciosa, algo posible en gran parte a la gestión de las plataformas on line. Es una de sus fortalezas. Un propietario puede tener garantizada la ocupación de todos los fines de semanas durante seis meses, pero la pandemia ha roto todos los esquemas. APTUR no ve factible la opción de «pasarse» al alquiler de larga temporada como alternativa para sortear la crisis, aunque la opción ya se planteó en los peores momentos de marzo. Ahora se confía en las reservas de última hora.

Un crecimiento interanual de plazas del 20%

Un crecimiento interanual de plazas del 20% El sector del apartamento turístico reglado en la provincia ya duplica en oferta de plazas al hotelero: 51.714 apartamentos con capacidad para 249.000 plazas e incrementos en el registro de más del 20% interanual en ciudades como Torrevieja (Vega Baja) o Xàbia (Marina Alta). El 55% de los apartamentos turísticos de la provincia está gestionado por empresas que directamente son propietarias de los inmuebles o que ejercen de intermediarias entre las plataformas on line, los turistas y los titulares de los apartamentos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats