Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Costa Blanca arranca el verano con solo un 22% de las camas turísticas operativas

Hoteles, apartamentos y campings ofertan 34.651 plazas de las más de 159.000 que hay en la provincia, sobre todo en el litoral. El sector confía en que a lo largo del verano lleguen a funcionar la mitad de los establecimientos pero con una ocupación cercana al 50%

Turistas tomando el sol en la azotea de un hotel de Benidorm el año pasado.

Turistas tomando el sol en la azotea de un hotel de Benidorm el año pasado. DAVID REVENGA

La Costa Blanca arranca el atípico verano de 2020 con poco más de una quinta parte de su oferta de alojamientos abierta y con la certeza de que en esta campaña va a ser imposible alcanzar niveles de ocupación siquiera parecidos a los habituales. Pero también, al mismo tiempo, con la esperanza de que la nueva normalidad permita al menos ir recuperando de forma paulatina la actividad tras los meses de parón en seco que ha supuesto la pandemia de covid-19. Para el inicio del mes de julio se prevé que estén en funcionamiento 121 alojamientos turísticos de la provincia, con una oferta de 34.651 plazas, según datos de Turisme Comunitat Valenciana adelantados por la asociación hotelera Hosbec. Esto apenas supone un 22% de las 159.253 plazas existentes en las distintas tipologías de establecimientos.

El panorama, no obstante, varía mucho en función del tipo de alojamiento y de la zona. La mayoría de los establecimientos que ya han abierto o que prevén hacerlo para el mes de julio son hoteles, un total de 77, que pueden representar en torno a la mitad de las plazas disponibles. También se encuentran en funcionamiento o lo harán en unos días 22 campings, 18 negocios de apartamentos turísticos y otros cuatro de turismo rural. Dejando al margen estos últimos, es obvio que la mayoría de todos los alojamientos se encuentran en el litoral, y particularmente en Benidorm.

En la capital turística de la Costa Blanca, según los datos desglosados de que dispone Hosbec, hay o habrá en breve 44 establecimientos abiertos, más de un tercio los de toda la provincia. En el caso de los hoteles, el municipio concentra más del 40% de todos los que ya están en funcionamiento o lo harán de cara a julio, con 32 instalaciones en marcha. En la localidad habrá operativas el próximo 1 de julio 12.320 plazas. En el resto de la Costa Blanca hay abiertos o lo estarán a corto plazo otros 25 alojamientos adscritos a Hosbec, que suman 6.053 plazas, y de los cuales 20 son hoteles. La inmensa mayoría de estos establecimientos, en torno al 90%, abrirán con toda su oferta habitual.

La finalización del estado de alarma y la consiguiente libertad de movimientos en todo el territorio nacional, unida a la apertura de fronteras con la mayoría de los países del espacio Schengen, también ayer, ha dado un impulso al reinicio de la actividad en el sector. No obstante, la secretaria general de Hosbec, Nuria Montes, señala que aún existen dudas en relación al Reino Unido y Portugal; pese a que desde ayer también se permite la entrada de británicos en España sin necesidad de cuarentena, no se esperan significativas llegadas de turistas hasta el 15 de julio. Con Portugal, por su parte, las fronteras se abrirán al inicio del mes próximo.

La responsable de la patronal hotelera radicada en Benidorm señala que el sector confía en que a lo largo del verano vayan abriendo establecimientos, hasta alcanzar aproximadamente la mitad, y que la ocupación sea de en torno a un 50%. Así, se podría llegar aproximadamente a un 25% en el total del sector. Montes lamenta que las circunstancias no hayan hecho posible que el estado de alarma terminara antes del inicio del verano, porque eso «habría dado más margen para arrancar». Con todo, confía en que la recuperación de la actividad continúe de manera progresiva.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante, Victoria Puche, se muestra optimista y, aunque recalca que «hay que ser prudentes», espera alcanzar «unos números que nos permitan al menos no perder todo lo que temíamos perder». Calcula que la ocupación puede rondar el 50% en los establecimientos de playa y el 30% en los urbanos, animada por las reservas de última hora que puedan producirse. A su juicio, ésa va a ser la tendencia este verano, y con estancias más cortas, sobre todo por parte de las familias, que «esperarán un poco a ver cómo viajan el resto», sobre todo por las condiciones higiénico-sanitarias de cara a los niños. En este sentido, si bien insiste en una llamada a la prudencia, Puche recalca que «toda la normativa está planteada para que quien venga pueda hacerlo con total confianza».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats