Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las inmobiliarias del interior de la provincia tienen lista de espera para alquilar casas de campo este verano

El sector está recibiendo llamadas desde el inicio del confinamiento por la incertidumbre de si se podría viajar o ir a la playa. La demanda es muy superior a la oferta, lo que ha provocado que los precios se disparen

Las inmobiliarias cuelgan el cartel de «alquilado» y se quedan sin oferta de casas de campo para estos meses de verano.

Las inmobiliarias cuelgan el cartel de «alquilado» y se quedan sin oferta de casas de campo para estos meses de verano. juani ruz

Las inmobiliarias del interior de la provincia registran listas de espera para alquilar casas de campo este verano. El sector está recibiendo llamadas desde el inicio del confinamiento debido a la incertidumbre que se generó sobre si se podría viajar o ir a la playa. La demanda es muy superior a la oferta, lo que ha provocado que los precios se disparen esta temporada. En cuanto al perfil, la mayoría de solicitudes proceden de familias con hijos que viven en municipios cercanos.

El alquiler de casas de campo en las comarcas del interior de la provincia es una alternativa para quienes prefieren disfrutar de la tranquilidad que ofrece un entorno naturalofrece un entorno natura. Pese a que es habitual que la demanda sea superior a la oferta, este año las inmobiliarias de l'Alcoià y El Comtat están desbordadas y aseguran tener lista de espera.

En Muro, una de las poblaciones en las que más transacciones de este tipo se realizan, Carolina Tomás, la gerente de Inmobiliaria Carol, explica que desde «el inicio del confinamiento no ha parado de sonar el teléfono» y que a día de hoy «tengo más de 30 personas en lista de espera».

La incertidumbre generada en las primeras semanas de confinamiento sobre cuánto se prolongaría dicha situación, si se podría viajar en verano o, simplemente, ir a la playa, ha provocado que «la demanda se multiplique por 6», y con ella los precios. Cuando en temporadas anteriores lo máximo que se pagaba por una casa de campo eran 2.000 euros al mes, en esta ocasión «hemos llegado a los 2.000 por semana», una cifra «desorbitada que se asemeja al de los apartamentos en la costa», apunta esta profesional del sector.

En la Inmobiliaria Pascual, de la misma población, reafirman que «el hecho de no saber qué se podría hacer este verano ha fomentado la demanda de este tipo de alquileres», pero también destacan que «hay mucha gente que tiene miedo, y pese a poder viajar, prefiere quedarse cerca de casa y en un entorno más tranquilo».

Pero, ¿cuál es el perfil del demandante? ¿Qué tipo de personas buscan este tipo de alojamientos? La respuesta está clara para los profesionales del sector. Las familias con hijos. «Las parejas que tienen niños son las que más demandan casas de campo, porque es una opción ideal para desconectar, relajarse y que los más pequeños puedan disfrutar en verano».

Pero hay otro dato destacado, y es que muchas de las familias que alquilan casas de campo en las comarcas de l'Alcoià y El Comtat proceden de Alcoy. «Buscan una vivienda cercana a Alcoy, que les permita incluso compaginar el trabajo con el tiempo de descanso».

En este punto también coinciden los profesionales de Inmobiliaria Carbonell, en Alcoy, quienes añaden que «en ocasiones las parejas con niños buscan, a poder ser, casas grandes para llevarse a otros familiares, como pueden ser los abuelos. De este modo, pueden desplazarse para trabajar y durante ese tiempo los menores continúan sus vacaciones bajo la tutela de otros familiares».

Si bien la opción de pasar el verano en familia parece ser un aliciente para alquilar casas en el campo, también es el motivo por el cual «la oferta es muy baja», pues según insisten desde ésta última inmobiliaria «quien tiene una casita -como se le denomina a este tipo de propiedades en la zona- no quiere alquilarla porque la utiliza».

Con o sin piscina

En un primer momento, cuando se disparó la demanda en marzo, todas las personas que llamaban a las inmobiliarias del interior de la provincia buscaban parcelas con piscina. Sin embargo, la escasa oferta, una vez más, provocó que muchos clientes descartasen esta opción.

«A última hora ya nos están pidiendo cualquier tipo de casa con un poco de terreno para pasar estos meses, y si no tiene piscina les da igual, compran una y la montan», coinciden todos los profesionales a los que ha consultado este diario.

Con todo, queda claro que el contacto con la naturaleza y la tranquilidad del interior de la provincia ganan puntos este verano.

Las noticias sobre el coronavirus y la nueva normalidad en Alicante

La caída de hasta el 75% en la facturación del pequeño comercio aboca al cierre a 4.000 negocios en la provincia

Una de cada 4 personas padece estrés agudo mental por la pandemia

Cien euros por no llevar mascarilla, y o tros cien por tirarla en la calle

Vicente Rubio: «Hay investigaciones lo suficientemente avanzadas para tener vacuna este año»

¿Es posible que la cura del covid resulte inasequible para la mayoría? No se trata de una hipótesis tremendista, es lo que ocurre con fármacos innovadores

La UE ultima un acuerdo para la reapertura de las fronteras exteriores

Dudas y controversia en Arenales por el límite de cuatro horas para aparcar

San Juan: Una «joya» turística cada verano con menos lustre

El camping que sacará a Santa Anna de la nada

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats