Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rastreadores del covid-19 en las aguas residuales no detectan restos

Municipios analizan las redes de saneamiento con sistemas que establecen a través de las heces si el coronavirus ha llegado a la población

Técnicos de Hidraqua observan un panel desde donde se examina la evolución de las aguas residuales en el centro Dinápsis de Benidorm.

Técnicos de Hidraqua observan un panel desde donde se examina la evolución de las aguas residuales en el centro Dinápsis de Benidorm. INFORMACIÓN

Los investigadores de la división del Grupo Suez, matriz de la alicantina Hidraqua, que desde hace unas semanas rastrean las aguas residuales en los municipios de la provincia en busca de la posibilidad de que haya presencia de coronavirus -se ha demostrado que personas contagiadas - en los conductos saneamiento de agua residual no han encontrado, de momento, rastros, por lo que las aguas residuales de la provincia, o al menos donde la herramienta está implantada, entre otros en los municipios de Alicante, Benidorm, Calp y Xábia (estos dos últimos a cargo de Global Omnium) está libre de covid, o la presencia del virus es inapreciable y no se considera tomar medidas de urgencia. En Elche hay un proyecto de análisis del agua promovido por los Rotarios.

El Covid city Sentinel del Grupo Suez es una solución de monitorización de las aguas residuales para cuantificar la presencia del virus. Esta innovadora herramienta, que combina un plan de muestreo adaptado, análisis rápidos y acceso a un observatorio digital, ha sido desarrollada por Suez España, grupo empresarial al que pertenece Hidraqua, para realizar un seguimiento de la evolución del virus en aguas residuales y anticipar la aparición de posibles nuevos brotes en la población para tomar medidas. Según los expertos, estas herramientas son muy útiles para tomar las medidas preventivas sanitarias efectivas. Es decir, que el departamento de Salud correspondiente disponga las actuaciones pertinentes, ya que está comprobado que una vez que se detectan restos de heces en el agua residual, a los diez días aparece un caso.

En la Comunidad Valenciana hay constancia, según informaciones del Ayuntamiento de València, de la aparición del rastro del covid en el alcantarillado.

Una vez las muestras han sido recogidas y analizadas en el laboratorio, los resultados se transfieren de manera automática a una plataforma digital. Esta herramienta permite al gestor público visualizar gráficamente los datos, a través de un mapa dinámico del municipio con una sectorización por zonas de influencia que facilita trazar el origen del SARS-CoV-2. Además, sirve como observatorio único de información agregada combinando los resultados analíticos con los indicadores de evolución sanitaria del municipio. Permite también a las administraciones públicas y sanitarias prestar más atención a las instalaciones y edificios críticos y de riesgo elevado, como residencias hospitales o centros de salud, así como edificios singulares de alta ocupación.

Hasta ahora se había ido a remolque de la enfermedad. La vigilancia del SARS-CoV-2 en aguas residuales puede permitir avanzarnos a los casos de covid-19 para adoptar medidas efectivas inmediatas frente a una posible nueva ola de infecciones, explicó el doctor Albert Bosch durante la presentación que se hizo de la herramienta en el centro Dinápsis de Benidorm.

Esta solución se ha desarrollado a partir de los resultados del estudio de investigación lanzado hace unos meses por Suez, orientado a realizar la caracterización del virus SARS-CoV-2 en aguas superficiales, aguas residuales y fangos de depuradora, con objeto de hacer seguimiento del grado de incidencia del covid y de su evolución, así como a disponer de un sistema de alerta temprana de posibles rebrotes de la enfermedad.

Esta práctica se ha posicionado como el estudio más amplio realizado en España que se ha integrado en la iniciativa Sistema Europeo de Monitorización del Agua Residual para la Vigilancia del SARS-CoV-2 de la Comisión Europea y de la Dirección General de Medio Ambiente Europea, con el apoyo de Water Europe, EurEau y la ONU (Programa de Medio Ambiente).

Por ejemplo y como antecedente de las prácticas que se llevan a cabo en la provincia desde hace unas semanas, investigadores de la Universidad de Barcelona ya detectaron la presencia del SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en Barcelona el 12 de marzo de 2019, lo que significa que el virus estaba presente un año antes de que se declarara la pandemia de coronavirus a nivel mundial (11 de marzo de 2020) y se decretara el estado de alarma en España (14 de marzo de 2020). Algo que, según parece, no encendió ningún tipo de alarma, al desconocerse su letalidad.

Compartir el artículo

stats