El Ayuntamiento de Alicante ha acordado cancelar el cien por cien de la deuda que tenía pendiente con las entidades de crédito. Así lo ha decidido el bipartito, formado por PP y Ciudadanos, al aprobar en la Junta de Gobierno la tercera modificación de crédito de los presupuestos municipales. La decisión la ha dado a conocer el nuevo portavoz del equipo de gobierno, Antonio Manresa, de Ciudadanos, en su debut en la portavocía relevando a la edil Mari Carmen Sánchez. Esta amortización anticipada supone, explican desde el equipo de gobierno, que la capital provincial pasa a tener deuda cero y por tanto deja de estar sometida a la Ley de Estabilidad Presupuestaria. "Con ello, el Ayuntamiento podrá tener más libertad para usar su remanente de tesorería, que ahora estaba condicionado a destinar una parte del dinero precisamente a amortizar operaciones crediticias", señalan las fuentes.

A la oposicion de izquierdas no le ha gustado la decisión unilateral del equipo de gobierno, que no les ha consultado. El PSOE habla de acto ventajista del alcalde. Compromís y Podemos hablan de "barcalada" y señalan que la decisión condicionara las negociaciones de la modificación del Presupuesto para acordar medidas contra la crisis del covid. El PSOE afirma que es una actuación ventajista más de Barcala, quien ya anunció que tomaría esta medida al final del último pleno, la semana pasada, cuando dijo que amortizaría la deuda al 100% antes que "dejar que nos quiten el dinero", señaló, en referencia a la posibilidad de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez pudiera quedarse con los ahorros de las administraciones locales.

La decisión se toma después de que el Gobierno central haya trasladado a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), aunque no de manera oficial y consensuada con todos sus miembros, su determinación de disponer de los remanentes de tesorería de todos los municipios, que en el caso de Alicante supera los 40 millones de euros. El alcalde de Alicante ya anunció su intención de destinar parte de este dinero a cancelar todos los préstamos pendientes para evitar la incautación por parte del Ejecutivo central de los ahorros de todos los alicantinos. Barcala ha defendido a través de la FEMP, al pertenecer a su junta directiva, que el Gobierno libere el remanente y lo deje en manos de los ayuntamientos, al ser la primera línea de batalla contra los efectos sociales y económicos de la pandemia y los principales conocedores de las necesidades de sus vecinos.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante rechaza la incautación de los fondos por parte del Ejecutivo central y defiende que ese dinero se libere para ser utilizado en la ciudad en políticas para combatir los efectos negativos de la pandemia.

La decisión adoptada en la Junta de Gobierno, que tendrá que ser aprobada en Comisión de Hacienda y, previsiblemente, en el pleno ordinario del próximo 30 de julio, es la tercera modificación de crédito de los presupuestos municipales vigentes. La primera, por valor superior a los tres millones, se destinó a cubrir los efectos sociales del Covid; la segunda, de cinco millones de euros, fue a parar a las ayudas a autónomos y pequeños y medianos comerciantes y empresarios.

Esta tercera modificación de crédito, además de dejar a cero la deuda municipal, contempla más de 700.000 euros para apoyar al turismo y el comercio de la ciudad de Alicante, a través de diversas ayudas y campañas de promoción que tendrán como objetivo relanzar la actividad económica, que ha resultado muy duramente castigada a consecuencia del Covid 19.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha puesto en valor, al finalizar la Junta de Gobierno, la decisión adoptada con esta tercera modificación de crédito. "Quiero resaltar que en poco más de dos años, es decir, desde que el tripartito dejó de gobernar la ciudad de Alicante, hemos sido capaces de cancelar el plan de ajuste, bajar los impuestos, especialmente el IBI, que bajó en 2019 un 5 por ciento y mantiene esa reducción en 2020, y ahora eliminamos toda la deuda que teníamos con los bancos. Los alicantinos pueden tener la seguridad de que con este equipo de gobierno, la ciudad y la búsqueda de soluciones a los problemas que tenemos siempre será lo primero y que han quedado atrás los tiempos en los que las peleas y la paralización del tripartito eran la única noticia de este Ayuntamiento".

PSOE

PSOEDesde el grupo municipal socialista, se entiende que la pretensión de liquidar la deuda "antes que ayudar a cientos de familias por la pandemia nos parece un acto ventajista más de Barcala. Más sin una decisión definitiva del Gobierno sobre el remanente de los municipios, más sin dialogar con el resto de la corporación. Es un acto oportunista por la noticia de la aprobación del fondo europeo. Otra muestra de que Barcala se dedica únicamente a hacer oposición a otras instituciones y no a ser alcalde de Alicante", ha señalado el portavoz del PSOE, Francesc Sanguino.

Unidas Podemos

El portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, ha señalado por su parte que esta decisión demuestra que ha vuelto "el gobierno pre-covid", "el que no consulta con la oposición. Porque la cancelación de la deuda va a afectar a las negociaciones de las medidas para paliar los efectos del covid. Se pueden tambalear porque no haya dinero para el inicio de unas medidas muy importantes para la ciudadanía alicantina", ha dicho, para lo que se hará una nueva modificación del Presupuesto, la cuarta. "No esperábamos una noticia como ésta sin que pasara por la Junta de Portavoces. Refleja un equipo de gobierno desmembrado, que toma decisiones en caliente", ha dicho.

López cree que habría que haber esperado a la decisión definitiva del Gobierno Central, que quería disponer del remanente de los ayuntamientos, pero que en Alicante "se han puesto la venda antes de tener la herida".

Compromís

En la misma línea, se ha posicionado el grupo municipal de Compromís. "Estamos sorprendidos por alguna de las cuestiones que se han aprobado hoy y lo primero es decir que, seguramente, si yo fuera el Gobierno central y a lo que va a dedicar el dinero el Ayuntamiento Alicante es a la escuela taurina, me pensaría mucho el dinero que envió a la ciudad de Alicante. Esto parece que es un capote al apoyo que la extrema derecha ha dado durante estos meses en la aprobación presupuestaria. Como decía el poeta pues más cornadas da el hambre, y al final la emergencia social que debe ser la prioridad, la lucha contra el hambre que están pasando algunas familias, que no es que no llegan a final de mes, es que no llegan a final día, debería ser la prioridad en estos momentos. Sin embargo, vemos cómo recortar la deuda municipal o dedicar el dinero la escuela taurina son la prioridad de este bipartito de derechas. Es absolutamente grotesco que en estos momentos se aprueben cosas así por parte del bipartito de derechas", ha dicho el portavoz del grupo, Natxo Bellido.

"Respecto a la cancelación de la deuda creemos que no es momento, creemos que se tiene que seguir reivindicando y negociando con Estado Central que pongan el remanente de los ayuntamientos a disposición de los gobiernos municipales. Esta es la posición que está reivindicando Compromís en el Congreso con Baldoví, en les Corts Valencianes, en el Ayuntamiento de Alicante, pero no es momento de destinar dinero al pago de la deuda. Esas

fueron las recetas del año 2008, el austericidio, y nos llevaron a donde nos llevaron. En estos momentos hay que poner el máximo volumen de dinero público a dos cosas básicamente: a atajar la emergencia social y poder ayudar a familias más vulnerables, y a reactivar la actividad económica, a ayudar a nuestros sectores productivos, al comercio, la hostelería, al turismo".

Asimismo, ha recordado que la Federación Española de Municipios y Provincias todavía tiene abierta la negociación con el Estado, "no ha fijado todavía posición respecto a la propuesta del Gobierno Central y esperemos que se siga avanzando la negociación. Obviamente estamos en contra de los criterios que en estos momentos está poniendo encima de la mesa el Gobierno central pero la respuesta no puede ser tirar la toalla y cancelar una deuda que prácticamente es insignificante".

"Viendo que el bipartito toma decisiones sin consultar a nadie, sin sentarse con nadie va a ser muy complicado llegar a acuerdos", ha señalado Bellido al respecto de la modificación de créditos pendiente de negociar para paliar los efectos del covid-19. " Que no cuente con nosotros para dar y aprobar estos capotazos a la extrema derecha, mientras la emergencia social sigue en un segundo término y cancelamos deuda en un Ayuntamiento saneado que tiene una deuda técnica", ha concluido.

Vox

El partido ultra apoya la cancelación de la deuda. "No queremos que el dinero de los alicantinos acabe por financiar medios de comunicación afines para comprar líneas editoriales, entre otras cosas. Pero habrá que preguntarse porqué en lugar de acumular remanente con gran parte del presupuesto sin ejecutar, no se le bajan los impuestos a los alicantinos. El dinero está mejor en los bolsillos de quien lo genera", ha declarado el portavoz municipal de la formación, Mario Ortolá.