30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

El temor a una nueva cuarentena en el Reino Unido amenaza el inicio de la recuperación turística

El 80% de los hoteles de la Costa Blanca estará abierto el primer fin de semana de agosto, y los británicos son clave para cubrir las plazas. La patronal hotelera reitera que los ERTE deben prorrogarse hasta la Pascua de 2021

Turistas británicos en la piscina de un hotel de Benidorm, en una imagen de archivo. Los ingleses son clave dentro del segmento del turismo extranjero. DAVID REVENGA

Turistas británicos en la piscina de un hotel de Benidorm, en una imagen de archivo. Los ingleses son clave dentro del segmento del turismo extranjero. DAVID REVENGA

El riesgo de que el Gobierno del Reino Unido apruebe un nuevo periodo de cuarentena para los ciudadanos británicos, o de otras nacionalidades, que entren en el país amenaza con bloquear la recuperación de la ocupación hotelera, todavía lenta, que han experimentado los hoteles de la Costa Blanca en los últimos días y dejar los resultados de agosto, mes clave en la temporada alta, dependiendo de cómo responda el turismo nacional. La posibilidad, anunciada por el Ejecutivo de Boris Johnson ha vuelto a encender todas las alarmas, justo cuando el sector comienza a levantar un poco la cabeza tras cuatro meses cerrado. De momento, los hoteles sigue trabajando bien durante los fines de semana gracias a las reservas de última hora, pero que haya ingleses en agosto es clave para gran parte de la planta hotelera, sobre todo en Benidorm.

El presidente de la patronal hotelera de la Costa Blanca, Toni Mayor, cambió ayer su tradicional optimismo tras constatar el ritmo que han cogido los rebrotes del coronavirus en España -la provincia lo mantiene todavía controlado-, algo que, según los hoteleros, podría tirar por tierra todo el trabajo realizado hasta ahora cuando el sector turístico se prepara para enfilar agosto, un mes clave, el más importante del año.

El amago lanzado por el Reino Unido de volver a fijar una cuarentena a los viajeros que regresen de España se ha convertido en una nueva amenaza porque, según subrayó Mayor, TUI, segundo turoperador en la Costa Blanca tras Jet2.com, ya ha anunciado que, si se produce, cancelará toda su programación. Mayor participó junto al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y José María Martín, responsable del negocio turístico en el Banco Sabadell, en un debate sobre la actualidad turística online organizado por la Cámara de Comercio y moderado por su presidente Juan Riera. El presidente de los hoteleros reclamó disciplina, sobre todo en los usuarios de la oferta complementaria «porque en los hoteles todo está perfectamente controlado y lo clientes cumplen las normas sin ningún tipo de problema». El máximo mandatario de Hosbec recordó, no obstante, que «estamos preocupados porque hemos pasado de pensar que todo estaba controlado a finales de junio a desayunarnos hoy (por ayer) con la noticia de que España es el país de Europa con más casos de contagios»

Lo cierto es que la temporada alta, dentro de las restricciones, se ha enderezado un poco, sobre todos los fines de semana, con ocupaciones por encima del 70%, pero faltan los ingleses, que suponen el 80% del mercado. Si el Reino Unido vuelve a fijar una cuarentena las consecuencia serían letales. «Ahora mismo resulta muy complicado hacer previsiones, la situación es muy compleja y difícil y es fundamental que los ERTE se puedan prorrogar hasta la Semana Santa de 2021, que es cuando pensamos que la situación puede volver a la normalidad, esperando, por supuesto, que la vacuna llegue lo antes posible», aseveró Toni Mayor.

Todo tras un mes de junio que volvió a ser desastroso. Según los datos hechos públicos ayer por el INE, la provincia de Alicante tuvo 153 hoteles abiertos, 4.693 habitaciones y 9.672 plazas que solo se ocuparon en un 18% y con una estancia media de un día. Datos que no invitaron, para nada, al optimismo.

Francesc Colomer, secretario autonómico, de Turismo, admitió, por su parte, que la coyuntura es difícil. «El año no va a ser bueno, necesitamos una vacuna contra el covid y otra contra el miedo, pero soy de los que piensa que podemos y debemos salir más fuertes apelando a la sostenibilidad, innovación, seguridad, la tranformación digital y avanzando en la gestión de los datos, fundamental para conocer mejor el gusto de los turistas y no depender tanto de los grande turoperadores». Colomer cree, por otro lado, que la ayudas económicas que van a llegar de Europa pueden ser una oportunidad para mejorar la gestión de los destinos maduros, hoy rebautizados como pioneros.

Más aperturas

Con todo, la patronal turística de la Costa Blanca prevé una nueva oleada de aperturas de los hoteles para el primer fin de semana de agosto, coincidiendo con el arranque del mes, lo que posibilitará que esté abierta el 80% de la oferta de alojamiento y, por lo tanto, se pueda encarar el mes más fuerte de la temporada alta con garantía siempre que la situación del covid-19 no se descontrole como parece tras los últimos datos. En total, estarán abiertos cerca de 280 hoteles con unas 55.000 plazas y la previsión de cerrar el mes con una ocupación media del 65%/70%, que «no nos engañemos sería el 100% en otras temporadas pero ahora mismo, aunque podamos completar el cien por cien de las habitaciones, los hoteles han puesto en marcha sus propias medidas de prevención para facilitar los espacios a los clientes. En estos momentos la estancia en un hotel es tan segura o más que se puede tener en casa», subraya Nuria Montes, secretaria general de Hosbec.

Julio se va a cerrar con una ocupación media en torno al 40%, pero también se han dado puntas del cien por cien en algunos hoteles los fines de semana. Se ha impuesto la reserva de última hora que está funcionando muy bien y, sobre todo, funciona el turista de proximidad, el de la propia provincia e, incluso de Murcia y Albacete. ¿El turismo británico? A cuentagotas, aunque en los últimos diez días se ha ido animando el mercado, sobre todo el británico que viaja solo. Sí se resienten los viajes organizados por los turoperadores.

España abrió sus fronteras el tráfico aéreo el pasado 1 de julio. Este espacio de 26 países (de los cuales 22 son estados miembros de la UE) lo componen Bélgica, República Checa, Dinamarca, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Hungría, Malta, Países Bajos, Austria, Polonia, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia, Finlandia y Suecia, así como Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Los turistas del Reino Unido ya no pertenecen al espacio Schengen pero en la práctica siguen igual que antes del Brexit, porque se mantiene un acuerdo especial con Bruselas hasta el 31 de diciembre.

Expectación para otoño

Un millón de británicos lleva varias semanas consultando portales de vacaciones en internet para tratar de volver a la Costa Blanca de vacaciones pero a partir de septiembre. Cerca de cien mil turistas, la mayoría alemanes, británicos -de nuevo- y belgas accedieron a las páginas web de las compañías aéreas en la última semana y consultaron la oferta de vuelos para llegar hasta el aeropuerto de Alicante-Elche. Los datos figuran en el servicio de big data turístico de la Generalitat. La Costa Blanca sigue siendo el destino turístico soñado para millones de europeos, los que se alojan en hoteles, en apartamentos, y para los 325.0000 que tienen su segunda, o primera, residencia en la playa o el interior de la provincia. Y que, además, continúa siéndolo haya o no haya riesgo del covid-19.

No obstante, todo sigue muy al ralentí. La caída global, de media en toda España, de la actividad del sector hostelero y del sector de la distribución que los suministra ha empeorado esta semana, por primera vez desde el inicio de la desescalada y, sube al 25% sumando los establecimientos cerrados (16%) y la pérdida de ventas de los que ya han abierto. La evolución en la caída de actividad sobre la semana anterior (23%) ha sido negativa y ha supuesto 2 puntos porcentuales.

En la semana del 13 al 19 de julio solo han estado abiertos el 84% de los establecimientos de hostelería (el 83% la semana anterior), con una caída de las ventas de los distribuidores del 25% en relación con el año anterior. Los 9 puntos porcentuales de diferencia entre los locales abiertos (84%) y las ventas de los distribuidores (75%), suponen que los establecimientos ya abiertos han comprado (y vendido), de media, un 10% menos que el año anterior, con el 16% de establecimientos todavía cerrados.

Las ocho autonomías que ya superaban el 85% de establecimientos abiertos (Asturias, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Castilla León, Galicia, Andalucía y Cataluña), han bajado esta semana medio punto.

Compartir el artículo

stats