La concejala de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante Vanessa Romero afea al alcalde, Luis Barcala, la diferencia de trato que, en su opinión, tiene el regidor entre hombres y mujeres, y asegura que tiene más energía que nunca para defender los derechos de la mujer. La formación cree que el edil cuestiona el feminismo con actitud paternalista y menosprecia a la edil.

La raíz de este malestar viene por el episodio vivido ayer en el Pleno del Ayuntamiento de Alicante, donde la concejala de Unidas Podemos explicó al alcalde que la temperatura del aire acondicionado en los puestos de trabajo también constituye una forma de micromachismo.

Romero, según recuerda Unidas Podemos, defendió que, tal y como recogen numerosos artículos, estos niveles se establecen tomando como referencia los estándares de un hombre de mediana edad y unos 70kg de peso, a pesar de que la temperatura de confort de las mujeres es varios grados superior.

"Inmediatamente después, el alcalde interrumpió a la edil en su discurso impidiendo que pudiese desarrollarlo y, haciendo uso de un tono sobradamente paternalista, se mofó de su observación, de la existencia de los micromachismos y de muchas de las tesis que defiende la lucha feminista", indica la formación, que recuerda además que el alcalde dijo: "he dado orden de apagar el aire acondicionado para no incurrir en un micromachismo y que podamos sudar todos en igualdad. ¡Qué forma más inclusiva de compartir fluidos sudoríficos!".

Una intervención que, según Unidas Podemos, se produjo ante la pasividad y la sorna del resto de sus compañeras y compañeros del equipo de gobierno mientras el alcalde proseguía en su desprecio a la concejala: "A ver si nos dejamos un poquito de tanto discurso extraño y parafernalias raritas para terminar diciendo cosas que salvo usted no entiende nadie".

La formación de Romero se queja de que hoy, cargos institucionales del Partido Popular y Ciudadanos, entre ellos el propio alcalde, han aprovechado para "fomentar un linchamiento en redes sociales, denigrando a la concejala de Unidas Podemos y al feminismo". Para Romero, "este tipo de actitudes, por desgracia, son más habituales de lo que deberían incluso en las instituciones y, lamentablemente siguen intentando hacer que se tambaleen unos derechos que solo se han conseguido con años de lucha feminista".

La edil abunda en que "este tipo de actitudes paternalistas que infravaloran a las mujeres son la prueba de que el

feminismo es más necesario que nunca. Tengo más energía y más ganas que nunca de seguir reivindicando los derechos de las mujeres desde el Ayuntamiento".

Romero también ha lamentado la diferencia en el trato que el alcalde mantiene con hombres y mujeres, ya que su actitud hacia ella fue "claramente diferente a la que tiene normalmente con mis compañeros, tratando de ridiculizar mi argumento y el de todas las feministas con el único objetivo de degradar mi imagen en vez de iniciar un debate político".