Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grafitis imposibles de eliminar en los ficus de Gabriel Miró

El Ayuntamiento considera inviable limpiar con rascador y productos las pintadas porque dañaría la corteza de los árboles

Tareas para quitar las pintadas, que al final han fracasado.

Tareas para quitar las pintadas, que al final han fracasado. INFORMACIÓN

Las pintadas en los ficus centenarios de Gabriel Miró seguirán donde están hasta que se encuentre una solución inocua con el singular patrimonio arbóreo o desaparezcan por sí solas con el paso del tiempo.

Los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente han inspeccionado los grafitis para eliminarlos, e incluso lo han intentado, pero lo han descartado porque se corre el riesgo de dañar la corteza. Tras inspeccionar los árboles, los ingenieros han decidido que la limpieza del tronco con productos para borrar las pintadas es inviable porque podría debilitarse la corteza, y enfermar los árboles; y también se ha decidido no utilizar un rascador porque perjudicaría a la savia. Según el mapa forestal de España, en la plaza de Gabriel Miró se eleva el ficus más grande del país, con un diámetro en la copa que puede superar los 25 metros y una altura de siete pisos. Los vecinos, sin embargo, alertan de los actos vandálicos y de que se convierten en wc públicos, «con orines e incluso excrementos humanos en las raíces a la vista de todos», denuncia la asociación del Centro Tradicional.

Aunque el Ayuntamiento de Alicante ha supeditado la rehabilitación del deterioro de la plaza a la peatonalización de la zona, en la última semana ha enviado a varios técnicos a supervisar su actual estado y los desperfectos que sufre tras las quejas vecinales.

El bipartito realiza un llamamiento a la colaboración ciudadana para que no se repitan estos actos vandálicos que destrozan el patrimonio arbóreo de Alicante, y a los vecinos para que contacten con la Policía si observan conductas que dañen los ficus.

En la inspección municipal se procedió a reponer las luminarias apagadas, un total de cinco que, según la entidad vecinal, llevaban un año fundidas. Otras deficiencias de las que alertan los residentes son jardineras rotas, llenas de escombros y carentes de vegetación; el muro de piedra que rodea la plaza caído; y elementos arquitectónicos derribados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats