Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marina Montesinos: «Nos han disfrazado de héroes cuando les ha interesado, ahora solo somos mano de obra barata»

Residente de tercer año de Medicina Familiar y Comunitaria. Considera que «están jugando con nuestro presente y futuro y nuestro colectivo ha dicho basta».

Marina Montesinos: «Nos han disfrazado de héroes cuando les ha interesado, ahora solo somos mano de obra barata»

Marina Montesinos: «Nos han disfrazado de héroes cuando les ha interesado, ahora solo somos mano de obra barata»

¿Qué condiciones laborales reales tienen actualmente los Médicos Internos Residentes?

El médico MIR tiene un contrato especial con la conselleria, laboral y formativo. El objetivo de nuestro contrato es formarnos como especialistas, adquiriendo progresivamente más responsabilidades, pero la precarización de la sanidad pública ha derivado en que tengamos que dejar de lado nuestra formación para cubrir las necesidades estructurales del sistema, convirtiéndonos en mano de obra barata. El médico MIR tiene un sueldo base menor de 1.000 euros netos que hemos de complementar con jornadas de guardias de 24 horas seguidas, con 11.81euros de retribución por hora, sin plus de nocturnidad y en excesivo número. Para conseguir un salario digno, trabajamos de media unas 230 horas mensuales, el doble de lo que marca la legalidad.

¿Les exigen a ustedes más responsabilidad de la que pueden asumir a la hora de tratar a los pacientes?

La enorme carga de trabajo que existe muchas veces y la falta de personal médico especialista hace que, en ocasiones, la supervisión sea deficiente. Nuestros compañeros, los médicos adjuntos, también están sometidos a una carga de trabajo desproporcionada y muchas veces tampoco dan a basto. El sistema sanitario se sostiene por la voluntad de sus trabajadores y eso tiene que dejar de ser así.

¿Reivindican solo medidas laborales, o también formativas?

Por supuesto que no. Las medidas que se reclaman son en ambos planos, tanto el formativo como el laboral. Además del aumento de las retribuciones, tanto del sueldo base como de la hora de la guardia, se solicita descanso obligatorio de 36 horas ininterrumpidas semanales, establecer una jornada laboral ordinaria máxima de 37,5 horas semanales y cotización de las horas de guardia, que actualmente tributan pero no cotizan. Por lo que respecta a la formación pedimos más supervisión, un adjunto mínimo por cada 4 residentes, supervisión directa obligatoria de los MIR de primer año, contar siempre con adjuntos con especialidad, aumento de las horas formativas y mas días para cursos y congresos.

Para formar a un médico son necesarios 10 años. ¿Considera que están bien valorados y pagados o ahora con el covid

Esta situación viene de muchos años atrás. Lo que sí es cierto es que la reciente situación de pandemia destapó las miserias del sistema, y cómo se viene jugando con nuestro presente y futuro, prestando un trabajo sin una contraprestación digna, en condiciones denigrantes y sin supervisión adecuada.

¿Cómo se desarrolló la reunión con la consellera de Sanidad el pasado viernes?

La reunión fue muy decepcionante. Nos dijeron que la reunión se pospondría al viernes para preparar todo lo necesario para llegar a un buen acuerdo que terminara con el conflicto. Después de una semana, nada más sentarnos, nos dijeron que ellos no podían firmar ningún acuerdo, que iban a trasladar nuestras reivindicaciones a un foro con los sindicatos mayoritarios en septiembre. Y a cambio desconvocar la huelga. A cambio de nada.

¿Qué les ha ofrecido la Conselleria de Sanidad

No hubo ninguna intención de negociar por parte de conselleria. No había nada que hacer.

¿Qué es lo que han propuesto los MIR exactamente?

Les hicimos una contrapropuesta, acordando firmar un acuerdo que posteriormente debería ser sometido a una aprobación por ese foro de sindicatos y se negaron en rotundo. Se mostraron firmes desde el inicio. Quieren desgastarnos y que el conflicto se acabe con el tiempo y ausencia de diálogo. Hemos trabajado sin descanso y, al principio, sin siquiera protección, exponiéndonos a contagiarnos. Poniendo en riesgo a nuestros familiares para poder cubrir la atención a la población durante la pandemia. Ahora nos dan la espalda a toda propuesta de mejora de nuestra situación precaria. Hemos estado al pie del cañón y ellos no lo están. Nos han disfrazado de héroes cuando les ha interesado y ahora solo somos mano de obra barata, otra vez.

Estas reivindicaciones llevan años haciéndolas. ¿Cómo fue el aunar esfuerzos y constituir estas plataformas?

La situación de alarma sanitaria vivida fue la gota que colmó el vaso. Nos hemos visto sobrepasados, tanto laboral como emocionalmente, y ha supuesto un punto de inflexión. El colectivo MIR ha dicho basta.

¿Qué pronóstico le dan a la huelga? ¿Será larga o piensan qué habrá un entendimiento?

La huelga tiene un único objetivo: formar una mesa de negociación con la Conselleria de Sanidad. Puesto que esto no se encuentra en nuestras manos, esperamos que la señora Barceló, la consellera de Sanidad, y el presidente de la Generalitat, el señor Ximo Puig, accedan a sentarse a negociar.

¿Tendrán que ceder en muchos aspectos por el bien de la Sanidad Pública?

Que la Sanidad Publica funcione mejor no está en nuestras manos, es una responsabilidad del Gobierno y de la Administración, tanto la valenciana como la estatal. Nosotros estamos dispuestos a dialogar y a llegar a un entendimiento.

¿Cree que les pueden tildar de oportunistas?

Para nada, estamos defendiendo nuestros derechos y realizando reivindicaciones justas para ser mejores profesionales en el futuro. La situación vivida por el covid ha desbordado el vaso. Se están aprovechando de nuestra vocación. Para nosotros, por encima de todo, están nuestros pacientes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats