Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Síndic da la razón al PSOE en su queja contra Barcala por «vetarles»en el Pleno

La institución considera que deben incluirse en el orden del día las mociones de los socialistas

El Síndic da la razón al PSOE en su queja contra Barcala por «vetarles»en el Pleno

El Síndic de Greuges ha dado la razón al grupo municipal socialista en la queja que interpuso el pasado mes de febrero contra el alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, por el «sistemático bloqueo a las mociones del PSOE en el Pleno y por «hurtar el debate político». Mañana, los socialistas otorgarán la representación procesal para la «interposición de las medidas judiciales oportunas», según anunció ayer su portavoz adjunta, la edil Trini Amorós.

En su respuesta a la queja, el Síndic razona que «los órganos de gobierno que corresponden al Pleno no solo permiten fiscalizar los resultados de la gestión municipal, sino que se debe profundizar en los mecanismos de participación ciudadana, reforzando la práctica democrática y la transparencia en la actuación administrativa, tal y como ha venido haciendo en el pasado reciente el Ayuntamiento de Alicante con las iniciativas similares planteadas por otros grupos, que fueron calificadas como mociones, según se desprende de los antecedentes acreditados por el autor de la queja». Considera la institución que la Alcaldía «dicho sea con todos lo respetos no puede impedir» que se incluyan en las sesiones ordinarias del Pleno las mociones presentadas por los grupos políticos si cumplen los requisitos establecidos en el artículo 16 de la ley de Régimen Local de la Comunidad Valenciana, «entre los que no se encuentra que dichas propuestas sean sobre asuntos o materias de la exclusiva competencia del Pleno», dice textualmente.

El motivo de la queja fueron cinco mociones que presentó el grupo socialista al pleno de febrero, tres de ellas en solitario (proliferación de escombreras, un estudio sobre movilidad en San Gabriel y la mejora de la tramitación de las concesiones de los puestos de los mercados municipales), y dos conjuntas con otros grupos de izquierda (mediación cultural en la Zona Norte y limpieza de los terrenos del futuro Parque Central).

La portavoz adjunta del PSOE, Trini Amorós, considera que la resolución del Síndic le da una oportunidad al alcalde, Luis Barcala, para rectificar la «política déspota» con la que cree que dirige los Plenos del Ayuntamiento.

«Exigimos el cumplimiento de la resolución del Síndic de Greuges por parte del Ayuntamiento. No se deben vetar para su debate y aprobación en el Pleno las iniciativas que los socialistas, siempre en favor de Alicante, presentamos y que sistemáticamente se nos deniegan», afirmó Amorós.

La portavoz adjunta señala que esta resolución «significa más democracia y más participación en el Ayuntamiento de Alicante. Algo de lo que está muy necesitado desde que Barcala llegó a la Alcaldía gracias al voto de una tránsfuga», dijo ayer. La edil recuerda que las cinco mociones que motivaron la queja al Síndic «no fueron consideradas como tales por el presidente del Pleno y sí propuso que se transformaran en ruegos o declaraciones institucionales. De hecho, el PSOE volvió a presentarlas y el alcalde decidió por voluntad propia modificarlas él mismo como declaraciones institucionales sin contar con la aprobación del grupo socialista», que llevó a Fiscalía una alteración de documento público por el presunto borrado del texto de la palabra «moción» en favor de «DI», manteniéndose las firmas socialistas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats