Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto recibe al año unas 8.000 toneladas de nitrato amónico para fertilizantes

El certificado de no detonabilidad y el grado de pureza del producto, claves para que se realice con seguridad la descarga, transporte y almacenaje

Sacos de nitrato en las instalaciones de la mercantil Constantino Gutiérrez S. L. de Alicante, en una imagen tomada ayer.

Sacos de nitrato en las instalaciones de la mercantil Constantino Gutiérrez S. L. de Alicante, en una imagen tomada ayer. Rafa arjones

Cerca de 8.000 toneladas de nitrato amónico entran cada año por el puerto de Alicante desde donde inmediatamente se trasladan hasta las instalaciones de Constantino Gutiérrez S.L., una empresa creada en 1972 y ubicada en el polígono industrial del barrio de Babel que lo distribuye como fertilizante para la agricultura en la Comunidad y en las vecinas de Murcia y Castilla-La Mancha, entre otros destinos.

El material, el mismo que el martes provocó una explosión en el puerto de Beirut dejando tras de sí más de un centenar de muertos y miles de heridos y personas sin hogar, es una sal blanca que se fabrica en cantidades industriales al ser uno de los fertilizantes más usados en el mundo, pero a la vez un potente explosivo que se utiliza también en la minería. De ahí la importancia de las medidas de seguridad en las que se realiza su transporte y almacenaje.

Al menos 100 muertos y más de 4.000 heridos tras las dos explosiones en Beirut

Las 8.000 toneladas anuales que llegan a Alicante lo hacen a bordo de dos o tres buques (el último lo hizo en junio) donde el nitrato puede viajar sectorizado (en sacos de una tonelada) o a granel, que se descarga con cuchara. En cualquier caso, la permanencia del material en el puerto es mínima, según destaca su jefe de seguridad. «La descarga se hace en presencia de un equipo de bomberos, siempre y cuando la mercancía cumpla los requisitos, y acto seguido se traslada a la empresa», concreta.

Las condiciones para su descarga y transporte pasan inexcusablemente porque el material disponga del certificado de no detonabilidad y porque el porcentaje de nitrato no supere el 30%, circunstancias íntimamente unidas. A mayor concentración, más riesgo de deflagración.

Una vez el material llega a la empresa las medidas de seguridad no son menores. Además de las desarrolladas por la propia mercantil, las condiciones especiales del producto hacen que se precise un Plan de Emergencia Exterior (como todas las catalogadas con riesgo químico) que elabora la Generalitat y en el que están involucrados servicios locales.

En el que está en vigor, el principal riesgo que se contempla es el del incendio, que no la explosión, de los fertilizantes almacenados, lo que provocaría una nube tóxica. No se consideran de especial repercusión los derrames de las sustancias, que únicamente producirían daño si alcanzan el suelo o cauces de agua, se precisa, y se concluye que aunque en el caso de humo tóxico éste alcanzaría zonas relativamente importantes, se descarta que pudiera generar nuevos accidentes por efecto dominó.

Desde la empresa, que cuenta con una plantilla de casi 40 personas de las que 25 están ligadas a las instalaciones donde se almacena el producto, destacaron que en su medio siglo de vida no se ha producido ningún siniestro. Preparadas para almacenar hasta casi 5.000 toneladas por lo general no superan el 50% de su capacidad, indicaron. «La probabilidad de que se produzca un accidente es prácticamente nula. De hecho, trabajamos con nitrato es de grado agrícola que le diferencia del grado explosivo», concretaron desde la mercantil que comercializa todo el nitrato amónico que entra por el puerto además de nitrato de potasio y sulfato de cobre.

Plataforma por un Puerto Sostenible

Por su parte, la Plataforma por un Puerto Sostenible (PPS) exige la anulación de la autorización del proyecto de instalación de una planta de macrodepósitos de combustibles en el Puerto de Alicante por "su alta peligrosidad y riesgo para la población". La organización apunta en un comunicado que la explosión en Beirut "alerta de nuevo sobre el irresponsable proyecto que la Autoridad Portuaria de Alicante ha aprobado a solicitud de las empresas TMS Y XC Business 90 SL para instalar una planta de macrodepósitos de combustible con más de 100.000 toneladas en una primera fase, ampliable hasta las 700.000, en el muelle 19". "A un posible accidente en la propia instalación, hay que sumar riesgos adicionales como los sísmicos, episodios meteorológicos extremos cada vez más frecuentes debido al cambio climático, o posibles atentados terroristas", añaden.

De igual forma, la PPS señala que "en el muelle 17, a menos de 100 metros de donde se pretende colocar los depósitos de combustible, se encuentra una fábrica de betún asfáltico y otros derivados del petróleo (cuya concesión ha caducado), para lo que ha de quemar constantemente fueloil y gasóleo, y otra de fertilizantes que utiliza nitrato amónico entre otras sustancias altamente inflamables, lo que supone un alto riesgo potencial de explosión ante posibles accidentes en cualquiera de estas instalaciones debido al llamado 'efecto dominó'". Por estas razones, la plataforma ciudadana exige la "inmediata anulación de su autorización" a Juan Antonio Gisbert, presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante; Ximo Puig, presidente de la Generalitat; y José Luis Ábalos, ministro de Fomento.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats