Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia cierra cinco playas por aforo máximo en el domingo más álgido del verano

Problemas para hacer cumplir la distancia de seguridad mínima en varios tramos de los arenales de San Juan, el Postiguet y Guardamar

Cinco playas de la provincia se vieron obligadas ayer a restringir temporalmente el acceso a los bañistas por exceso de aforo. Durante la mañana del segundo domingo de agosto, uno de los más álgidos del verano en lo que a ocupación de los arenales alicantinos se refiere, la playa de la Almadraba en Alicante, Bol Nou en La Vila Joijosa, El Cura y Los Locos de Torrevieja y Babilonia en Guardamar, prohibieron durante un tiempo la entrada a personas debido a la afluencia de bañistas.

El día transcurrió con una atípica tranquilidad en las playas alicantinas para ser temporada alta y en uno de los días más calurosos del año. Numerosas ubicaciones de la costa sí rozaron el aforo máximo permitido pero no hubo constancia de más cierres o desalojos por aglomeraciones. Continúa siendo un problema el cumplimiento de la distancia social entre los usuarios, especialmente en zonas puntuales como la playa de San Juan, El Postiguet o en la playa Centro de Guardamar, donde algunas personas no respetaron las prohibiciones de fumar, jugar a las palas o usar flotadores debido a la crisis del coronavirus.

En la capital, la Policía barajó el cierre parcial de la playa de San Juanpero la zona no llegó a presentar una aglomeración tan significativa para ejecutar la decisión. Eso sí, los efectivos reconocen, como ocurrió en Guardamar, que «resulta complicado» el cumplimiento de la distancia de seguridad, concretamente, por parte de la gente joven. En El Postiguet se produjo un rápida intervención de una pareja de agentes para garantizar la distancia entre varios jóvenes. Algunos grupos de adolescentes siguen sin respetar las indicaciones para acceder a los recintos y ubicarse a varios metros del resto de gente que se encuentra en la arena. Asimismo, también fue habitual ver como los usuarios siguen practicando algunos deportes en la arena y en la orilla cuando está prohibido. La Albufereta también presentaba cierta afluencia, pero sin incidencias reseñables. Tan solo se cerró un par de horas la Almadraba.

En las playas de la Marina Baixa, Benidorm y La Vila Joijosa contaron con una importante presencia de bañistas en sus arenales, pero solo se precisó el cierre temporal de la playa de Bol Nou por exceso de aforo. En el resto de localizaciones de La Vila no hubo problemas con el cumplimiento de la distancia social entre usuarios. Mismo panorama el que registró Benidorm, tanto las playas de Levante como de Poniente, con cierta afluencia, no llegaron a llenarse durante el domingo.

La afluencia turística creció este fin de semana en las playas ilicitanas con respecto al anterior. Aunque no se tuvo que cortar ningún tramo en el litoral, Arenales del Sol y las playas de La Marina registraron una ocupación que rozaba el máximo permitido. Había usuarios que dejaban la sombrilla en la zona de pleamar, en los primeros metros de la orilla, que sólo está habilitada para pasear. Aunque por norma general se respetaban las distancias de seguridad también se observaron casos de familias jugando a la pelota o con palas en zonas de tránsito, acciones que este verano no están permitidas según el plan de contingencia municipal, al igual que los adultos tampoco pueden usar colchonetas y flotadores. De igual modo, en puntos como El Pinet se veían usuarios que cruzaban las pasarelas sin chanclas, otra medida que se incumplió.

En Santa Pola, Gran Playa y Playa Lisa tuvieron problemas de aforo pero los visitantes cumplieron la distancia social y no hicieron uso de elementos no permitidos en la arena. Sin embargo, todavía siguen existiendo algunas dudas y hay quienes siguen utilizando la primera línea de playa para jugar. En Guardamar de Segura llegó a cerrarse por momentos el acceso a la playa de Babilonia. Agentes de la Policía Local insistían a los usuarios de la necesidad de llevar la mascarilla a la hora de acceder y transitar por la playa. Aseguran que han recibido llamadas de bañistas alertando de que en ciertos puntos los usuarios no respetan las distancias e incluso se han dado casos de grupos de jóvenes, que bajo los efectos del alcohol increpaban a los socorristas cuando se les llamó la atención por incumplir las normas.

En Torrevieja limitaron la entrada en El Cura por ciertos momentos, aunque la aplicación de la Generalitat alertaba de aforo completo por la mañana del domingo también en otras ubicaciones como la de Los Locos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats