Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mascarillas higiénicas: no todas protegen

El Colegio de Médicos advierte de la necesidad de utilizar revestimientos faciales homologados y defiende la conveniencia de la máscara quirúrgica

Venta de mascarillas fabricadas con tela en el exterior de un comercio ubicado en Benidorm.

Venta de mascarillas fabricadas con tela en el exterior de un comercio ubicado en Benidorm. david revenga

La mascarilla es sin duda el accesorio imprescindible del atípico verano de 2020. Para muchos, los revestimientos faciales se han convertido en un elemento más del estilismo diario. La producción y venta de tapabocas higiénicos, confeccionados en textil y por lo general lavables y reutilizables, se ha disparado con diseños que se adaptan a casi cualquier estilo y personalidad pero no siempre cumplen su función esencial, que es evitar la transmisión del coronavirus en un tiempo en el que los rebrotes acechan. El Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA) advierte que si el producto no está correctamente fabricado con materiales homologados no es eficaz e insiste en que lo ideal sería que la población portara máscara quirúrgica.

«Si las higiénicas están fabricadas como indica la normativa son útiles, pero si no, entramos en un terreno desconocido. Te pueden estar vendiendo cualquier cosa y de lo que se trata es de que sirva para lo que está concebido», indica el vicepresidente del COMA, Hermann Schwarz. «La normativa señala a qué grupos de población está dirigida la mascarilla higiénica, qué grado de seguridad ofrece, cuántas veces la puedes lavar o los materiales que se deben utilizar en su fabricación. Si todo eso se cumple es útil, pero no es la misma utilidad de una mascarilla quirúrgica, que sería la más indicada», subraya el doctor.

Venta de mascarillas en un comercio de Benidorm. David Revenga

Las mascarillas de tela, las llamadas higiénicas, se popularizaron con el inicio de la pandemia de para suplir la escasez de material sanitario y en pocos meses se han convertido en un artículo adaptado a las tendencias de la moda. Las hay chillonas, extravagantes y pintorescas. También recatadas, elegantes, discretas. La variedad parece infinita y se venden en mercadillos, comercios de barrio, bazares o gasolineras. Ahora bien, ¿el consumidor es consciente de lo que compra? ¿Es un mero trozo de tela o realmente ha sido testado?

El órgano colegiado médico indica que las mascarillas higiénicas deben seguir la Especificación UNE 0065:2020, según las medidas establecidas en el documento técnico «Prevención y control de la infección en el manejo de pacientes con COVID-19» publicado por el Ministerio de Sanidad.«Si no se cumple esa regulación no podemos hablar de ellas, ni para bien ni para mal, porque es un producto desconocido», considera Schwarz.

El doctor prosigue que la finalidad de estas mascarillas, como las quirúrgicas, es evitar que la persona que la porte puedan transmitir el virus a otras. «Si todo el mundo lleva algo que para la expulsión de las gotitas con el virus se rompe la cadena de transmisión», sostiene, insistiendo en que ofrecen fiabilidad las que se comercializan correctamente etiquetadas. Aún así, el doctor destaca que la mascarilla «no es la panacea». «Una cosa es que las utilicemos para disminuir la transmisión, pero no es algo que complemente o sustituya al distanciamiento social y al lavado de manos. No puedes llevar una mascarilla y olvidarte de todo», concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats