Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión de los padres obliga a abrir institutos por la tarde para aumentar las clases presenciales

Educación afirma que darán toda la enseñanza en el aula más del 40% de alumnos de 2º de ESO y el 60% de 2º de Bachillerato - Los pediatras alertan sobre la incertidumbre del contagio en los centros

La presión de los padres obliga a abrir institutos por la tarde para aumentar las clases presenciales

La presión de los padres obliga a abrir institutos por la tarde para aumentar las clases presenciales

El coronavirus no da tregua y no permite que responsables educativos y directores de colegios e institutos se tomen un respiro, antes del inicio de las clases en el plazo de tres semanas, porque son numerosos los cambios a introducir para combatir los posibles contagios entre alumnos, siempre bajo la premisa de procurar las clases presenciales al cien por cien.

Lo que en los colegios se ha estipulado obligatoriamente desde las autoridades educativas, para que la totalidad de los niños de Infantil y Primaria vayan a clase todos los días lectivos, en los institutos se está consiguiendo a partir de la presión de los padres.

En solo una semana, un 20% más de centros de Secundaria de la provincia han decidido abrir por las tardes para que tanto en segundo de ESO como en segundo de Bachillerato, la mayoría del alumnado pueda dar también sus clases presenciales al 100%.

A día de ayer, según los datos recopilados por la dirección territorial de Educación en Alicante -y con la salvedad de que aumentarán antes de que acabe el mes- más del 40% del alumnado del segundo curso de Secundaria y más del 60% de los que cursarán el último de Bachillerato y de preparación para la selectividad el curso que viene, darán todas las clases de modo presencial.

«En las localidades de Ibi y Villena los institutos garantizan presencialidad para sus alumnos al cien por cien», certifica David Vento, jefe de Educación en la provincia. La medida partió de uno de los centros y la presión de las familias para no ver discriminados a sus hijos a la hora de recibir las clases presenciales ha logrado el resto, y obligado a los centros a organizarse también en turnos de tarde. También el Instituto Jaume II de Alicante amplía el horario de mañana para que todos los grupos de alumnos tengan una hora semanal por la tarde y puedan dar sus clases en el centro.

La conselleria ha dado autonomía a los directores para que establezcan los horarios que consideren, con el objetivo de lograr la mayor presencialidad del alumnado, y desde la asociación de directores de Secundaria han propuesto a su vez que los que no abran por la tarde, en lugar de que lo alumnos vayan al instituto días alternos, lo hagan todos a diario pero la mitad de la jornada cada uno de los grupos. El portavoz de los directores de los institutos, Toni González Picornell, abunda que de esta forma los estudiantes no desconectarían de la enseñanza ningún día, pese que en estos casos no se podrá impartir la totalidad del currículo.

Temor

Pese a las medidas de todo tipo que están adoptando la totalidad de los centros educativos para evitar posibles contagios, la inquietud sobre la evolución de la pandemia no abandona a los responsables que, en plenas vacaciones, siguen encargando y haciendo compras de mamparas, vallas de plástico o pequeños cubos de basura de pedal para la separación en comedores y patios de recreo, como apunta uno de los portavoces de Primaria, Miguel Andreu, aprovechando los fondos extra de que ha dotado Educación a los centros contra el covid: 207 millones para las tres provincias y1.600 profesores y 29.000 tablets más para los centros de la provincia.

La preocupación también preside entre el colectivo de pediatras, que no comparte algunas de las reflexiones que suscriben los conselleres de Educación, Vicent Marzà, y de Sanidad, Ana Barceló, en el preámbulo del último protocolo publicado esta semana para la «prevención y protección ante la transmisión y contagio del sars-coV-2 para los centros educativos no universitarios en el curso 2020-2021». En el documento aluden a estudios extranjeros que certifican la escasa trasmisión del virus entre los menores para apoyar la vuelta a las aulas, y aunque matizan que no hay certezas, sobre la transmisión, concretan que que «la mayor probabilidad de contagio entre los menos ocurre en casa», como suscriben los pediatras Zimmermann y Curtis en un estudio epidemiológico.

Lo pediatras consultados por INFORMACIÓN tanto en centros de salud como en consultas privadas y en hospitales, coinciden en alertar de que no hay estudios definitivos sobre la transmisión del virus entre menores, y que no los hay una vez se vuelven a encontrar en las aulas, por lo que temen que si no se adoptan las medidas necesarias. y aún así, los contagios se multipliquen o los propaguen entre sus familiares. Admiten la dificultad de combinar la enseñanza presencial y la ausencia de contagios y advierten además de que al coronavirus se le sumarán, como cada otoño, los virus de la gripe y el que provoca bronquiolitis en los más pequeños, por lo que de antemano aventuran problemas, como percibe José Pastor, jefe de pediatría en el Hospital General de Elche, que apunta poder hablar «por todos» sus compañeros.

Los especialistas recuerdan que a finales de mayo, Francia se vio obligada a cerrar 70 colegios en la primera semana de desescalada a consecuencia del virus, y que Alemania ha hecho lo propio en otros dos colegios esta misma semana por los rebrotes, a los cinco días de iniciar el curso. También en Georgia (EE UU) los contagios en las escuelas han encendido las alarmas y en Israel se achaca la apertura el repunte de contagios a una apertura de colegios que se ha calificado de «precipitada». Y no obstante, la propia ONU recomienda reabrir las escuelas cuando sea posible para evitar una «catástrofe generacional». El debate está servido.

Los alumnos desinfectarán los teclados y material de laboratorio

La limpieza es uno de los aspectos en los que más hincapié hacen los protocolos del próximo curso para controlar los contagios. Aulas abiertas para que la ventilación sea frecuente se suman a la dotación de mascarillas y gel desinfectante para todos los centros, así como a la revisión de los contratos de Educación con las empresas de limpieza en los institutos. «Habrá al menos un operario de limpieza cuyo horario coincida con el de los alumnos», afirma el jefe provincial de Educación, algo que no había ocurrido hasta ahora. También han decidido en algunos institutos que los propios estudiantes desinfecten el teclado en el aula de Informática, así como el material de laboratorio tras cada uso. En el caso de los colegios la limpieza corresponde a los ayuntamientos y sus respectivas contratas de basura, aunque el jefe de Educación aventura que cada centro puede contribuir. De hecho, los hay que han pedido refuerzos a su Ayuntamiento, y otros han optado porque dos veces al día el profesor de turno eche desinfectante en las mesas y que cada alumno pase una toalla de papel.

Patios con vallas de plástico, sin balones y semáforos en los aseos

Colegios e institutos habrán cambiado significativamente cuando el alumnado vuelva el día 7 de septiembre. Así lo aventuran los directores consultados, a tenor de las medidas que están adoptando para cumplir con el distanciamiento que exige el protocolo anti-covid. Más allá del metro y medio de rigor entre las mesas, en los patios de recreo y comedores se establecerán turnos para evitar aglomeraciones y además se separará a los distintos grupos de alumnos mediante vallas de plástico y mamparas, como explican en algunos centros. Hay colegios que incluso han decidido prescindir del balón y de cualquier deporte que lo contemple, de forma que ni se verán en el recreo ni tampoco en las actividades extraescolares, que se reorganizan para incluir la guitarra -de uso individual- o la pintura. Lo primero que harán todos los alumnos por la mañana en el aula será recordar las medidas higiénicas, serán los tutores los que recogerán a los niños en el acceso, los padres no pasan al centro, y cuando haya escaleras deberán mantener una distancia de cuatro escalones entre cada alumno.

David Vento: «Sería raro que no hubiera contagios al abrir escuelas, no tenemos una solución mágica»

Jefe provincial de Educación

El director territorial de Educación en Alicante, David Vento, ha activado este verano una plataforma online con la inspección educativa para favorecer que se vayan sumando centros a la apertura vespertina y que la mayoría del alumnado en los institutos pueda dar las clases presenciales al cien por cien. Vento admite que nadie sabe qué va a pasar a partir del 7 de septiembre cuando vuelvan a las aulas en colegios e institutos con el virus latente, pero alude a las dotaciones de medios y personal, así como a la organización de grupos burbuja y de convivencia para garantizar «la trazabilidad» en el caso de que haya contagios. «Si surge algún caso habrá que seguir lo que marquen las autoridades sanitarias. Sería raro que no los tuviéramos, pero estamos más preparados que en marzo y procuramos la máxima normalidad, especialmente para los más pequeños. No tenemos una solución mágica pero hay que reducir riesgos y favorecer la socialización del alumnado y la conciliación con la vida laboral».

José Pastor: «Es difícil que los pequeños obedezcan y sigan la medidas de protección»

Jefe de Pediatría en el Hospital General de Elche

José Pastor, jefe del servicio de Pediatría del Hospital General de Elche y ex presidente del Colegio de Médicos de Alicante, dice hablar por el colectivo sobre la que se avecina en otoño con la apertura de los colegios y la combinación del coronavirus «con los demás virus que este año no van a faltar a la cita» y se ceban entre los menores, como son la gripe y el que genera la bronquiolitis. Los síntomas de fiebre y mocos pueden coincidir con cualquiera de estos virus «y aunque hay estudios que apuntan a que la transmisión parece menor entre los menores de diez años, pueden llevar el virus a casa y es difícil que los pequeños obedezcan a las medias de protección. Junto a una bronquiolitis y bajos de defensas no sabemos qué circunstancia se dará». Apunta que las medidas de Educación y Sanidad «deben ser muy cuidadosas» para prever todos los frentes posibles, porque lo que pueda pasar en cuanto se abran los colegios es toda una incógnita y genera una gran preocupación entre los pediatras.

Toni González Picornell: «Los autobuses no deberán llegar al mismo tiempo para evitar aglomeraciones»

Representante de los directores de Secundaria

El portavoz de los directores de Secundaria, Toni González Picornell, dice haber logrado en su centro las clases presenciales para todo el alumnado en horario de mañana, sumando como aulas el gimnasio, el salón polivalente y la biblioteca. Ahora centra su preocupación en el transporte, «porque no pueden llegar todos los autobuses al mismo tiempo, hay que evitar las aglomeraciones». Manos a la obra, las entradas serán a golpe de sirena de forma escalonada. Ha repartido sus 500 alumnos de forma que unos entrarán a las 7:55 y en cuanto estén despejados los pasillos, apenas calcula cinco minutos, entran los siguientes a las 8:00 y un tercer turno a las 8:05. «Hay dos puertas de acceso, y lo mismo a la salida», explica. Como portavoz, reclama una enfermera de referencia para cada centro, de forma que puedan ponerse en contacto con el hospital o centro de salud donde trabaje y les ayude si surgen dudas ante contagios. Hasta que arranque el curso sigue preparando informes.

Miguel Andreu: «Hay miedo, pero la Comunidad figura entre las mejor preparadas para el curso»

Representante de los directores de Primaria

Miembro de la junta de directores que representa a Infantil y Primaria. Miguel Andre estaba ayer mismo encargando vallas y mamparas para preparar su colegio a la nueva situación que exige el coronavirus. «Miedo hay -confiesa-, pero la Comunidad figura entre las que mejor se ha organizado con dotación económica y protocolos concretos». Él mismo dice haber publicado en la web del cole para las familias hasta siete circulares sobre la nueva organización, que se concretará en septiembre. La entrada escalonada la ha organizado entre las 9:00 y las 9:15, y el comedor lo adelanta para cubrir a todos los comensales. Dice haber destinado a las adaptaciones 11.600 euros dotados por Educación y le han concedido también cuatro monitores más, «lo que he pedido». Piensa dedicarse en cuerpo y alma a la constante organización para controlar el virus, de forma que se ha acogido a la opción que ofrece la conselleria a los directores de no dar clases este año, y le sustituirá en Música otro contratado.

Ignaci Amorós: «Nos preocupa la capacidad de respuesta de Educación ante lo que surja a diario»

Representante del sindicato STEPV en Alicante

Desde el sindicato mayoritario del profesorado, STEPV, Ignaci Amorós, delegado en Alicante, opina que la mayor preocupación entre el colectivo docente ante el nuevo curso se centra en la capacidad de respuesta de la Conselleria de Educación ante las situaciones sobrevenidas que van a surgir a diario en colegios e institutos, y ante las que los profesores «se puedan ver desbordados». Valorar la utilidad de tomar la temperatura a un alumno o de aislarle en función de síntomas similares a un resfriado lo ve complicado para los docentes por la responsabilidad que conlleva. También sostiene que se deberían haber reducido las ratios en Secundaria para asegurar la presencialidad de todo el alumnado, no en función de los espacios de cada centro, porque le parece discriminatorio para la familias cuyos hijos no tengan todas las clases presenciales. No obstante valora el diseño de los planes de Educación «que no tienen otras autonomías», y la contratación de 4.600 profesores más en la Comunidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats