Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Docencia semipresencial, mascarilla, ventilación y rastreos son las armas de la Universidad contra el covid-19

Las instituciones académicas de la provincia se adaptarán a las recomendaciones del Ministerio «sin problema»

Medidas de protección en una biblioteca de la UMH en junio tras el confinamiento.

Medidas de protección en una biblioteca de la UMH en junio tras el confinamiento. antonio amorós

Docencia semipresencial, mascarilla obligatoria en clase y espacios comunes, mayor ventilación y rastreo de los contactos positivos para su aislamiento. Estas son las principales armas de la Universidad española para luchar contra el covid-19 en los campus, según recoge el documento con las recomendaciones del Ministerio de Universidades que se hizo público ayer tras la reunión de la Conferencia General de Política Universitaria. A esta reunión asistieron los consejeros de las comunidades autónomas de forma telemática, pero no pudo estar el ministro, Manuel Castells, convaleciente de una operación quirúrgica. El interlocutor fue el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón.

Las universidades públicas de la provincia, la Universidad de Alicante (UA) y la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), prevén adaptarse «sin problema» a estas recomendaciones puesto que la mayoría de ellas ya las tienen previstas en sus planes de contingencia.

Eso sí, tendrán que recalcular la capacidad para albergar alumnos en las aulas, ya que el documento del ministerio establece que «de forma general, se debe mantener una distancia de al menos 1,5 metros entre las personas en todos los espacios del centro universitario». El protocolo pactado en julio entre la conselleria de Universidades y los rectores establecía un aforo máximo del 75% en las aulas dejando un sitio libre a cada lado, delante y detrás, aunque no especificaba la distancia de 1,5 metros. En el caso de la UA, el rector, Manuel Palomar, explicó que ya disponen de una herramienta tecnológica que marcará la presencialidad en función del grupo del que se trate, el tamaño del aula y la distancia requerida. «De esta forma, los alumnos sabrán si pueden asistir a clase de forma presencial o seguirla desde casa y nos permite ir de la máxima presencialidad a la modalidad online total en función de la situación», señala Palomar. Su homólogo en la UMH, Juan José Ruiz, coincide en que «lo que vamos a potenciar es la modalidad dual, de forma que podamos estar preparados para los distintos escenarios». «Vamos a poner en marcha una app de reserva de espacio presencial por parte del alumnado para que semanalmente puedan organizarse en función de las asignaturas que curse cada uno», añadió.

En ambas universidades ya tienen comprado el material informático para que esta modalidad dual sea posible. Monitores con webcam y tablets que sirvan como pizarra digital en el caso de la UA y portátiles con webcam para los profesores en el caso de la UMH.

Los rectores se reúnen hoy con la consellera Carolina Pascual para hablar de la adaptación a las recomendaciones ministeriales de cara al inicio del curso, que para los alumnos de segundo de grado en adelante se producirá el lunes 14.

Pascual afirmó que «los últimos ajustes del ministerio van en la línea de las decisiones aplicadas para la población general y también por las recomendaciones de Sanidad que ya había advertido sobre el uso de las mascarillas». En el caso de la Comunidad Valenciana, recordó el protocolo de julio, pero indicó que «hay que ir adaptándolo en función de las recomendaciones de Sanidad y de la evolución de la enfermedad». «Es necesario que seamos capaces de prever diversos escenarios y las soluciones para cada uno de ellos y ser capaces de reaccionar de forma eficaz ante el desarrollo de los acontecimientos», aseguró.

El ministerio de Universidades también recomienda intensificar la ventilación en todos los espacios. Insta a hacerlo al menos durante 10 ó 15 minutos al inicio y final de la jornada y en las aulas después de cada clase lectiva, así como mantener las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible.

Caso positivo

Otro de los puntos que esperaba la comunidad universitaria que se aclarara lo máximo posible es qué hacer en caso de detectar un caso positivo de covid-19 entre alumnos o profesores.

Las universidades deberán definir un espacio para el aislamiento de la persona detectada como caso sospechoso de covid-19. Si algún estudiante desarrolla síntomas, se le solicitará que se traslade hasta ese espacio de aislamiento, que deberá estar bien ventilado y contar como mínimo de una papelera de pedal con bolsa, donde tirar la mascarilla y los pañuelos desechables, y se colocará una mascarilla quirúrgica que debe facilitar el centro universitario. La persona que le acompañe también debe colocarse una mascarilla quirúrgica.

Si el caso se confirma, no debe acudir al centro y debe permanecer en aislamiento domiciliario hasta trascurridos tres días del fin del cuadro clínico y un mínimo de 10 días desde el inicio de los síntomas. El estudiante no podrá reincorporarse a la actividad académica normal hasta que sea indicado por las autoridades sanitarias.

Desde el momento en que se confirme el diagnóstico de coronavirus se realizará un estudio de contactos con la colaboración de los responsables de cada centro y universidad y las autoridades sanitarias, para determinar con qué otros estudiantes y resto de miembros de la comunidad universitaria ha estado recientemente en contacto estrecho - a menos de dos metros de distancia durante más de 15 minutos sin mascarilla, desde las 48 horas antes del inicio de síntomas del caso confirmado y hasta el momento en el que el caso es aislado. Detectadas esas personas, se les comunicará que deberán pasar a estar en cuarentena en su habitación en sus lugares de residencia y, por tanto, deberán dejar de asistir a las actividades académicas presenciales. De manera que no se aislará a todos sus compañeros de clase, aunque Ruiz matizó que «habrá que decidir en cada caso según las circunstancias».

En el documento actualizado se establece que todas las universidades tengan una persona responsable de la gestión de las actuaciones derivadas del covid-19, y que, a su vez, cada facultad, escuela, instituto de investigación o centro adscrito disponga de una persona de referencia responsable en su ámbito.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats