Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rectores alertan de que con los protocolos actuales las prácticas no se pueden impartir

Los responsables de las universidades piden a la Conselleria una normativa específica adaptada para los laboratorios en la que se reinterpreten los 1,5 metros de distancia recomendados por el Ministerio

Los rectores alertan de que con los protocolos actuales las prácticas no se pueden impartir

Las prácticas de los grados sanitarios, de ingeniería y de ciencias experimentales no se pueden impartir con los protocolos actuales tras recoger las recomendaciones del Ministerio de Universidades de respetar el metro y medio de distancia en cualquier actividad docente. De esta circunstancia alertaron ayer los rectores de las cinco universidades públicas de la Comunidad en su primera reunión con la consellera de Universidades, Carolina Pascual, para organizar el inicio del próximo curso.

«La adaptación estricta de la recomendación del ministerio hace inviables las prácticas en los laboratorios en cualquiera de las universidades», explicó el rector de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) y presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas Valencianas, Juan José Ruiz. La dinámica de las pruebas y experimentos y las dimensiones de los laboratorios universitarios imposibilitan que se pueda guardar ese metro y medio de distancia entre alumnos y con el profesor.

Por ello, los rectores solicitaron a la consellera que elabore con la conselleria de Sanidad una normativa específica para las prácticas en los laboratorios que reinterprete la recomendación ministerial para hacer viables las prácticas, parte fundamental del aprendizaje en los grados de ciencias e ingenierías. Además, lo piden de manera urgente porque «afecta a la planificación del curso», recordó el rector de la UMH.

La medida afecta también a los aforos de las clases, pero los rectores coinciden en que en ese caso se pueden adaptar. El rector de la Universidad de Alicante, Manuel Palomar, indicó que «nuestra oficina técnica ya está trabajando en ello y se podrá solucionar». La UA ha desarrollado una herramienta para calcular en función del volumen de los grupos y las dimensiones del aula cuántos alumnos podría albergar manteniendo la distancia de seguridad. Los que no puedan acceder seguirán la clase al mismo tiempo que sus compañeros desde casa. Algo similar tienen preparado en la UMH y en el resto de universidades valencianas. Por ello, Palomar incidió en que «el problema hoy por hoy son las prácticas».

No obstante los responsables de las universidades confían en que el problema tenga solución. De hecho, la consellera ya les dijo que la de ayer era la primera reunión de una serie de encuentros regulares para ir adaptando los protocolos a los planes de contingencia de cada institución académica de manera coordinada para tener todo listo el próximo lunes 14 que es cuando llegarán los alumnos de segundo de grado en adelante. Los de primero empiezan el día 25.

Las universidades gozan de autonomía para organizarse, pero en lo que se refiere a las pautas a seguir por el covid-19 todas seguirán la normativa sanitaria e irán adaptando a sus planes propios las directrices oficiales. De ahí el interés por cumplir también las recomendaciones del Ministerio de Universidades que ayer repasaron con la consellera Pascual.

La titular de Universidades afirmó que «los esfuerzos se van a centrar en la prevención y la detección temprana de posibles casos de covid, con el objetivo de garantizar la seguridad del alumnado y mantener la excelencia docente». En este sentido, señaló que se están estudiando «todas las herramientas tecnológicas que podemos utilizar a la hora de hacer ese rastreo, ver cómo se tiene que hacer seguimiento para contener el contagio, en caso de que sea detectado algún positivo».

La consellera recordó que hay un fondo COVID «destinado a educación superior, del cual una parte importante va destinado a las universidades y que se utilizará para activar las herramientas que sean necesarias». Pascual apuntó que las universidades «tendrán que elaborar un plan detallado con todos los gastos y las necesidades que van a tener relacionados con la gestión de la pandemia y que podrán abonarse con este fondo».

Más allá de este fondo, al que las universidades necesitan acceder tras el importante desembolso que les está suponiendo la adaptación al curso del covid tanto en material de protección como tecnológico, los rectores ven con buenos ojos la App Radar Covid del Gobierno. Pese a las reticencias mostradas por la consellera de Sanidad, Ana Barceló, con respecto a su implantación en la Comunidad - llegó a asegurar que no es seguro que lo haga- los responsables de las cinco universidades consideran que sería «una herramienta eficaz para el rastreo a la que uniríamos las nuestras para evitar aglomeraciones gracias a las redes wifi de los campus», señaló Ruiz.

Selectividad en los campus

Selectividad

Unos 1.500 alumnos de la provincia están matriculados para examinarse los próximos 8, 9 y 10 de septiembre en la fase extraordinaria de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), que en esta ocasión tendrán lugar en los campus de las universidades públicas y en sus sedes. Como se recordará los 8.382 alumnos que se presentaron a las pruebas en julio lo hicieron en sus institutos por la pandemia.

La consellera Pascual mantuvo ayer una reunión para la coordinación de estas pruebas, con la secretaria autonómica de Universidades e Investigación, Carmen Beviá, y el secretario autonómico de Emergencias y Seguridad, José María Ángel, así como con técnicos de la Conselleria de Sanidad.

La consellera explicó que se adoptará «el uso obligado de mascarillas durante la realización de las pruebas» de los 4.000 alumnos que se presentan en la Comunidad, 800 de ellos matriculados en la UA y 700 en la UMH.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats