Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hospitales asumen la gestión de los test PCR para bajar la demora de diez días

Sanidad ordena a todas las áreas de la provincia que adapten sus laboratorios o contraten servicios externos para no depender del General de Alicante

Una prueba PCR el pasado mes de agosto en Elche.

Una prueba PCR el pasado mes de agosto en Elche.

La Conselleria de Sanidad ha instado a la dirección de todos los departamentos de salud de la provincia a asumir en sus hospitales comarcales el diagnóstico de las pruebas PCR de coronavirus o externalizar la realización de los test a través de clínicas o laboratorios privados. Sanidad quiere que esa adaptación se aborde de forma urgente para reducir el atasco en la confirmación de los resultados que está centralizada, desde el inicio de la pandemia de covid-19, en el Hospital General de Alicante, aunque el Hospital de Elche, por ejemplo, también realiza los suyos.

La generalización de estas pruebas diagnósticas durante esta oleada del coronavirus en la atención primaria -en marzo y abril se realizaban, sobre todo, en los hospitales-, ha provocado la saturación de solicitudes y demoras que en algunos casos llegan a diez días. Ante un positivo se impide así la rapidez de realizar un primer test y PCR al resto de contactos, un retraso especialmente grave ya que la cadena de contactos del primer contagio pueden estar propagando a su vez la enfermedad durante una semana en caso de ser positivos. La mayoría de departamentos se han dado un margen de aproximadamente un mes para cumplir con la petición, aunque algunos, como es el caso de Orihuela, ya lo ha resuelto externalizando el servicio a través de una clínica privada.

La resolución de la Conselleria de Sanidad expresada en una reunión de coordinación la semana pasada realizada por Sanidad, no es sencilla de asumir de forma inmediata. Si los hospitales de cada área sanitaria, con el respaldo de la administración autonómica, deciden gestionar en sus propias instalaciones la realización de las pruebas deben adquirir la tecnología, pero también adaptar los laboratorios para que puedan acoger la maquinaria necesaria. Algo en lo que ya están enfrascados muchos hospitales en el país y que requiere semanas de obras con alto nivel de especialización.

Ante la importancia de ganar tiempo la dirección de los distintos departamentos de salud están concretando acuerdos con centros privados para externalizar la realización de las pruebas. Algo habitual para garantizar otros servicios en el sistema público.

Coordinación

La Generalitat ha realizado esa petición también a la gerencia de los dos departamentos que gestiona Ribera Salud a través del modelo público privado. En este sentido, la concesionaria de las áreas de Torrevieja y Vinalopó indicó que ya está «trabajando para autogestionar este servicio siguiendo las instrucciones de la Conselleria de Sanitat». «Estamos articulando los medios disponibles, dado el contexto de pandemia actual, para poder disponer de este servicio tan pronto como sea posible», confirmaron desde la empresa.

La demora en la realización de los test y la confirmación de los casos no solo está provocando problemas a la hora de detectar brotes. También está retrasando, a veces hasta dos semanas, la autorización de las altas de pacientes que pasan la enfermedad confinados y en baja laboral. Ese retraso está provocando un aluvión de peticiones de test PCR a clínicas y laboratorios privados que ofrecen el resultado en poco más de 24 horas. Las pruebas realizadas fuera del sistema público tienen un coste que fluctúa entre los 120 y los 150 euros y tienen todas las garantías: algunas de las clínicas privadas y laboratorios especializados son los que están trabajando o van a trabajar para los hospitales públicos.

Con ese resultado de la prueba solicitada a un laboratorio, si es negativo, los pacientes pueden pedir el alta a su médico de cabecera en el centro de salud y reincorporarse al trabajo. Aunque normalmente los médicos suelen confirmar ese resultado con una nueva prueba en el sistema público -entre la realización y los resultados transcurre otra semana más-.

Hasta en los casos más leves de coronavirus -con pérdida del sentido del olfato y el gusto, algún día de fiebre y dolor de cabeza-, el confinamiento se puede prolongar durante semanas hasta que la prueba de PCR dé negativo. Por eso el retraso, que también se produce a la hora de que Atención Primaria confirme la cita para la realización las pruebas de seguimiento que deberían ser semanales, provoca situaciones complicadas desde el punto de vista laboral y social.

En la Comunidad se han realizado 56.000 pruebas PCR en la semana del 1 al 6 de septiembre, con una tasa de positividad elevada, muy por encima del 5%, lo que indica que se está produciendo transmisión comunitaria y se pierde, en muchas situaciones, la trazabilidad de los casos: su detección sería mayor si la capacidad de realizar pruebas también lo fuera.

Compartir el artículo

stats