Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UPF estudia si la fiscal superior incumplió sus estatutos al apoyar a Rabasa para fiscal jefe

Teresa Gisbert admitió a su compañero en la asociación progresista Felipe Briones, al que este colectivo acordó respaldar en bloque para dirigir la Fiscalía de Alicante, que había apoyado al candidato conservador «porque le conocía más»

El fiscal anticorrupción Felipe Briones, en foto de archivo.

El fiscal anticorrupción Felipe Briones, en foto de archivo.

Analizar si la fiscal superior de la Comunidad, Teresa Gisbert, quebrantó el deber de cumplir los acuerdos adoptados en el seno de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) en el proceso de elección del fiscal jefe de Alicante al apoyar al candidato conservador, Jorge Rabasa, que ha revalidado su mandato otros cinco años, en vez de respaldar la opción progresista que representaba el fiscal anticorrupción Felipe Briones, miembro como Gisbert de ese colectivo y también aspirante al puesto.

A propuesta de Briones, el secretariado de la UPF abordó este tema en una reunión que celebró ayer y a la que Gisbert, que había sido invitada expresamente a intervenir, declinó asistir «por el bien de la asociación», según precisó su presidenta, Teresa Peramato, y «para no elevar la tensión», agregaron otras fuentes que adujo.

En el proceso de elección, que se desarrolló el pasado julio, la UPF acordó apoyar a Briones, como así hicieron sus cuatro miembros en el consejo fiscal. La conservadora Asociación de Fiscales (con cinco votos) hizo lo propio con Rabasa, a quien también respaldaron los dos miembros natos de este órgano de asesoramiento de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. Rabasa acabo siendo confirmado en su puesto otros cinco años más por siete votos frente a los cuatro que consiguió Briones.

El fiscal anticorrupción decidió llevar ante la UPF la actuación de Gisbert después de que la propia fiscal superior le confesara en una conversación telefónica mantenida el 4 de agosto que se había decantado por Rabasa, en vez de por él, como había acordado la UPF, «porque le conocía más», según se puso de manifiesto ayer en la reunión, que se celebró de forma telemática por la crisis sanitaria.

A golpe de teléfono

Gisbert elaboró al principio del proceso de elección un informe alabando las cualidades de Rabasa para el puesto mientras que del que redactó sobre Briones, más parco en elogios, el interesado no tuvo conocimiento hasta apenas doce horas antes de la reunión del consejo, cuando por mail se lo remitió la fiscal superior.

Con todo, el fiscal anticorrupción defendió ayer ante sus compañeros del secretariado que al espaldarazo decisivo de Gisbert a Rabasa se produjo por vía telefónica, sin darle opción a él a alegar. Y que lo hizo prevaliéndose de su posición jerárquica respecto a los candidatos para llevar hasta el teniente fiscal del Tribunal Supremo y al fiscal inspector, los dos miembros natos del consejo y ambos muy próximos a Delgado, que a final acabó proponiendo a Rabasa ante el Consejo de ministros para su nombramiento.

Briones defendió que la actuación de Gisbert no tiene que ver con la libertad de apoyar al candidato que ella estimara más conveniente sino que, analizado en clave de asociados ambos a la UPF, optó por su rival conocedora de que el colectivo había acordado en bloque apoyarle a él. Una actuación con la que estaría vulnerando los principios y valores de este colectivo de acusadores públicos, máxime cuando la fiscal superior siempre ha contado con el apoyo de la UPF para todos los puestos a los que se ha presentado, se concretó.

Tras la reunión Peramato explicó a este diario que por parte de los miembros del secretariado se iban a estudiar las manifestaciones de Briones para ver, en su caso, qué medidas tomar.

Otros de los asistentes a la reunión valoraron el debate que a raiz del planteamiento expuesto por Briones se había generado el seno del colectivo pero precisaron que hay que confrontarlo con el derecho de la fiscal superior a decantarse por quien quiera con independencia de que sea o no miembro de la misma asociación a la que ella pertenece. Para la adopción de medidas, si las hubiera, no hay plazo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats