Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SNCF retrasa a 2022 la puesta en marcha de su AVE de Alicante a Madrid por el covid

La compañía francesa competirá en marzo de 2021 con Renfe con sus trenes de dos pisos entre la capital y Barcelona tras liberarse ya el tráfico este diciembre

Uno de los trenes SNCF estacionado en Atocha (Madrid).

Uno de los trenes SNCF estacionado en Atocha (Madrid).

La compañía ferroviaria francesa SNCF, pionera en el desarrollo de la alta velocidad en Europa, ha aplazado por la crisis del covid hasta la primavera de 2022 su llegada al corredor Alicante-Madrid, coincidiendo, además, con la celebración de las Fallas de València. Es la fecha decidida para comenzar a plantar competencia directa a la operadora pública Renfe y la italiana Trenitalia y Air Nostrum, que también prevén arrancar ese año dependiendo de la evolución de la pandemia del covid. SNCF ya ha anunciado su puesta de largo en el corredor Madrid-Barcelona y llegará a Alicante en 2022 con la intención, según apunta, de crear 1.300 empleos entre directos e indirectos. Opera con trenes de alta velocidad de dos pisos y será una fuerte competencia para Renfe en un corredor, en Alicante-Madrid en el que hay espacio para aumentar un 50% las operaciones. Es uno de los más rentables de España con dos millones de pasajeros hasta que estallara la crisis del covid, que ha retrasado un año la llegada de operadores privados. En diciembre de este año entra en vigor la liberación del tráfico ferroviario en España pero la crisis del covid ha retrasado los planes de las dos compañías que competirán con Renfe.

El operador francés SNCF se estrenará en las líneas de alta velocidad españolas a partir del 15 de marzo de 2021 bajo la misma marca comercial con la que opera en Francia, Ouigo. Arrancará en el corredor que une Madrid y Barcelona con paradas en Zaragoza y Tarragona. La compañía cubrirá este trayecto con el Euroduplex, un tren de Alstom de dos plantas, con capacidad para 509 plazas y con un bar en su interior, comprometiéndose a poner a la venta en las próximas semanas billetes económicos capaces de competir con el tren «low cost» de Renfe, Avlo. En un acto de presentación con la prensa, la compañía ha defendido que desembarca en España con el objetivo de «popularizar» el tren en el país, con el doble compromiso de garantizar la sostenibilidad y de crear empleo.En concreto, su debut en la alta velocidad española conllevará la creación de 1.300 empleos, tanto directos como indirectos y en su mayoría indefinidos, y con una fuerte presencia femenina, que ya supone el 52% de su plantilla.

Por su parte, El Avlo español será un «tren inteligente» en el que se podrán reducir costes gracias al uso de las nuevas tecnologías y la personalización de servicios. El planteamiento se asemeja al modelo de negocio de las compañías aéreas de bajo coste. Reducir los servicios generales y cobrarlos si el pasajero los solicita. Pagar por el transporte de maletas más grandes o la elección de asientos, que serán más baratos en función de su ubicación (ventanilla, pasillo, sentido de la marcha). Algo que ya ha incorporado, por ejemplo, Renfe con la tarifa «mesa», que permite viajar más barato aunque compartiendo espacio con otros pasajeros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats