Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 300 m2 de refugios de la guerra que verán la luz en Alicante

La rehabilitación de los recintos de Marvá y Tabacalera permitirá su visita a finales de año - Los Bomberos acceden por primera vez al búnker de Palmeretes

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La rehabilitación de seis refugios antiaéreos en distintos puntos del centro de Alicante y en el barrio de Carolinas permitirá abrir a las visitas entre finales de este año y los primeros meses de 2021 más de 300 metros cuadrados de galerías y estancias que sirvieron de escondite a miles de ciudadanos durante los bombardeos de la Guerra Civil. Las obras más avanzadas son las que se ejecutan en los recintos subterráneos de General Marvá, junto a las escalinatas del instituto Jorge Juan, y en Tabacalera, donde las tareas de limpieza han sacado a la luz los sillares originales de piedra extraída de la sierra de San Julián, y que están pendientes de la instalación eléctrica para paneles expositivos y la megafonía.

El búnker de la plaza Músico Tordera se encuentra asimismo en una fase avanzada de trabajos, supeditados a la reurbanización de la superficie de la plaza, aún por adjudicar, para poder instalar los accesos en prisma, como los de Sèneca. Por el contrario, en el del Mercado Central solo se ha hecho un sondeo a 6 metros de profundidad y se ha extraído relleno: existe el temor de que haya sido destruido en alguna de las reformas del recinto de abastos. Su rastro se perdió en los años 40. En cuanto al de Marqués de Molins, la empresa que ejecuta las obras, Novum Proyectos Integrales y Servicios, intenta acceder a la puerta de entrada, oculta desde 2006. Será «espectacular», avanza el jefe de Memoria, Pablo Rosser, que se coordina con el arquitecto y responsable de las obras desde Urbanismo, Gabriel Manzanaro. Según los documentos que se manejan, es una galería excavada en la tierra arcillosa del monte Tossal.

Fondos europeos

Este paquete de refugios forma parte de un proyecto presupuestado en 280.000 euros, la mitad de ellos sufragados con fondos europeos, al estar ubicados en el espacio de la estrategia Edusi, que es la zona entre los dos castillos, donde se han inventariado más de 30 búnkers de la guerra. La rehabilitación de los cinco primeros responde a una actuación impulsada por las Concejalías de Cultura y Coordinación de Proyectos.

Los Bomberos abrieron ayer el refugio de Palmeretes, que se anega. PILAR CORTÉS

Otro refugio que se quiere hacer visitable es el de la plaza de Castellón (Palmeretes), que estaba oculto bajo su pavimento, aunque se conocía dónde estaba la entrada. Los Bomberos accedieron ayer por primera vez y lo encontraron anegado. Tras achicar el agua con dos electrobombas, accedieron al interior a realizar mediciones de gases, que resultaron negativas; pero sí pudieron comprobar que existe un problema con el nivel freático y se inunda. Sin embargo, desde la Concejalía de Infraestructuras, que impulsa la recuperación de este recinto en el marco de la reforma de la plaza de Castellón, explicaron que hay solución técnica, apuntada también por el edil de Cultura, Antonio Manresa, y por los técnicos, y se podrá habilitar para las visitas. Tiene 21 metros de largo y se ha hecho el acta de replanteo de la salida. Manresa (Cs), destacó ayer el trabajo que desde el área de Cultura se realiza en la rehabilitación de refugios «con el objetivo de recuperarlos y de abrirlos como espacios culturales a las visitas guiadas y exposiciones».

El jefe de Obras, Miguel Muñoz, destacó del refugio de Marvá la buena conservación de la losa original de hace 90 años, los sillares de piedra arenisca y el suelo de piedra caliza que apuntó procedía de la plaza de la Montañeta, aunque también destacó el problema de humedades que se encontraron, ya que caían gotas del techo. En su interior hallaron recipientes usados por las personas que se ocultaron. Del refugio de Tabacalera dijo que fue un secadero, y que se limpiaron las manchas de tabaco de los muros con agua a presión. Está consolidado, incluida una bóveda con riesgo de derrumbe.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats