Las restricciones a los viajes impuestas en toda Europa para intentar contener el impacto del covid han hundido la actividad en los 20 campos de golf de la provincia de Alicante, que se han quedado sin el 70% de los jugadores, ya que el 75% son turistas extranjeros que vienen a la Costa Blanca a practicar su deporte favorito, generando un impacto económico de 500 millones de euros y manteniendo 6.259 empleos. Los clubs aguantan a duras penas con los jugadores locales y algunos extranjeros residentes pero la crisis es grave. Ángel Llopes, gerente de la asociación provincial reclama al Gobierno que incluya a los caampos alicantinos en el proyecto para crear corredores aéreos segura y de la asociación se reclama al Consell que reconozca al golf como una actividad turística, porque de no ser así los clubs no podrán acceder a las ayudas europeas.

El origen de los jugadores explica la magnitud de la crisis ya que el 40% de los turistas de golf llega el Reino Unido. El turismo golf beneficia a otros subsectores turísticos, pues de los 500 millones de euros de ingresos, 58 millones corresponden a alojamiento en hoteles y apartamentos,. 50 millones en restaurantes, 40 millones en comercios y 32 millones en alquiler de vehículos. Llopes denuncia que “es una agravio tremendo que siendo el 75% de nuestros jugadores turistas que no residen en la provincia, el turismo de golf no esté considerado como una actividad turística”. Ahora mismos los veinte campos de golf de la provincia se nutren de aficionados alicantinos y de unos pocos extranjeros que tienen su segunda residencia en la Costa Blanca y se han quedado en la provincia a pasar el invierno”.

El sector del golf genera anualamente en España un total e 12.769 millones de euros de los que 745 millones se facturan en la Comunidad Valenciana. España es el primer destino de Europa en turismo de golf con 1,2 millones de visitantes al año con un impactor directo de 5.418 millones de euros, según se desprende de los datos de un informe de la IE University en colaboración con la Asociación Española de Campos de Golf.

Según los datos de un estudio de la Cámara de Comercio el turismo de golf posibilita todos los años genera 335..000 pernoctaciones hoteleras y 58 millones de facturación. Sostiene 6.300 empleos y representa el 0,7 del PIB de la provincia de Alicante.

Como grandes problemas de las empresas de este sector, además de los específicos provocados por la pandemia debido a la restricción de la movilidad, está su falta de consideración como empresas turísticas, incluso dentro de la Comunidad, pese a que el estudio de la Cámara evidencia que el 75% de jugadores son turistas no residentes, de los cuales el 71% son extranjeros. 

Un grupo de jugadores en el campo de Villaitana de Benidorm David Revenga

Por otra parte, los campos comerciales, a diferencia de los privados constituidos como entidades deportivas que no tributan IVA, pasaron de pagar un 7% a un 21% de IVA, lo que resta competitividad a la actividad. Con los datos en la mano de creación de riqueza de los campos de golf, esos 14 puntos que se imputan al golf tienen un efecto catastrófico por lo que se deja de ingresar y aportar a la economía provincial. Por otra parte, el sector exige corredores turísticos seguros, dado el control de la pandemia que se ha producido en la Costa Blanca, muy diferente a otras regiones españolas", según ha trasladado el representante de la asociación sectorial al presidente de la Cámara y a la responsable de la comisión de Turismo de la entidad.

En cuanto al origen de los jugadores que eligen la Costa Blanca para jugar al golf -la temporada alta arraca este mes y está muy condicionada por la cuarentena en el Reino Unido- , el 40% de los jugadores llega desde Gran Bretaña. Le siguen los turistas de los países nórdicos (28%), Francia (11%), Holanda (5%), Alemania (4%) e Irlanda (4%). El 85% de los jugadores son extranjeros, con una estancia media de 12 día y un gasto medio un 60% por encima del turista convencional. La Asociación de Campos de Golf de la Provincia de Alicante asegura que cada euro gastado por un turtista de golf se multiplica por 14 en la economía de la provincia.