Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas al herirse los perros en el pipicán de la Playa de San Juan

Los usuarios que llevan a las mascotas al recinto alertan del peligro de las cañas que quedaron muy altas tras una limpieza y piden que se corten

Las cañas de las que alertan los usuarios del parque de perros por el riesgo de heridas o caídas.

Las cañas de las que alertan los usuarios del parque de perros por el riesgo de heridas o caídas.

La altura a que quedaron las cañas del parque de perros de la avenida Locutor Vicente Hipólito, en la Playa de San Juan, a raíz de la limpieza a que fue sometido el pipicán tras el estado de alarma es excesiva, en opinión de los asiduos al recinto, ya que está causando heridas a los canes en las patas y que sus dueños se tropiecen con ellas. «Pedimos que retiren esas cañas o las corten bien. Tengo un galgo pero no lo llevo allí porque se despellejaría las patas, como le ha pasado a algunos perritos, que ya se han hecho daño», explicó Javier Larios, usuario del recinto.

La limpieza tras la primera oleada del virus fue realizada después de que vecinos que llevan a su mascotas a este parque presentaran escritos en el Ayuntamiento solicitando la intervención. «Vinieron con un camioncito y limpiaron rápido, pero quedaron cañas que hieren a los perros y a las personas». Los asiduos a este parque de perros explican que «era un vertedero donde se tiraban escombros» y consideran que sigue sin reunir las condiciones de un recinto para las mascotas. En este sentido, recordaron que la doble valla se puso cuando un can fue atropellado mortalmente por el tranvía que pasa por un lateral. Los usuarios quieren que el parque lleve el nombre de este perro, un husky siberiano que se llamaba Kenai.

Otra queja es que el parque está rodeado de adelfas, una planta tóxica, que los bancos que hay en el interior están destrozados porque los llevaron usados de otro lugar, y que jóvenes entran al recinto a hacer botellón y lo ensucian.

El estado irregular del terreno también molesta a los vecinos que llevan allí a sus perros, que reclaman un suelo liso, con césped, como los pipicanes de El Campello, o sin él, como el de Babel, en Alicante, pero por el que explican que sí se puede andar bien frente a los socavones del espacio para mascotas de Locutor Vicente Hipólito. Reclaman inversiones en este espacio para que puedan pasear a sus mascotas con tranquilidad, sin riesgo de caídas, con sombra y con más bancos en condiciones para poder sentarse.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats