El pasado junio el Ministerio para la Transición Ecológica sometió a información pública un proyecto de orden por el que se aprueban las medidas de conservación de siete ZEPAs (zonas de especial protección para las aves) y de diez ZECs (zonas especiales de conservación) marinas de la Comunidad Valenciana, así como la modificación de sus límites geográficos. Un proyecto de orden en el que el Ministerio se fija como objetivo consolidar una Red Natura 2000 marina eficaz y coherente. Una de esas ZEPAs y ZECs es el espacio marino de Tabarca.  

Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA), la Asociación de Vecinos (AVV) Gran Vía Sur Puerto y el colectivo Democracia en Verde han denunciado, en las alegaciones que han presentado al proyecto de orden, la insuficiente caracterización de las amenazas sobre la ZEPA/ZEC de Tabarca, al darse muy escasa importancia en su plan de gestión a las amenazas derivadas de los masivos vertidos al mar del sistema de saneamiento y depuración de la principal depuradora de aguas residuales de la ciudad de Alicante. 

Critican que en el plan de gestión de la ZEPA/ZEC de Tabarca se mencione al obsoleto emisario submarino de la EDAR como un elemento situado fuera de los límites del área de estudio cuando sus vertidos afectan directamente, por su gran magnitud, especialmente en caso de desbordamiento del sistema, al área de estudio y a todo el sector norte del espacio marino de Tabarca. Además, denuncian la existencia de 6 puntos de vertido del sistema de la EDAR que se sitúan dentro del espacio marino protegido - puntos de vertido directo obviados en el plan de gestión -, así como que se pretenda ignorar que ni los vertidos del emisario ni esos 6 puntos de vertido adicionales tienen autorización administrativa alguna desde hace más de 20 años.  

 

Los colectivos señalan que esa autorización se está tramitando en la actualidad ante la Generalitat mediante un expediente (VERMAR075) a través del que el Ayuntamiento de Alicante pretende legalizar la escandalosa situación actual de vertidos, arrastrada durante varias décadas en las que se ha producido un enorme daño ambiental al sector norte del espacio marino de Tabarca, habiéndose incluso cerrado al baño la playa de San Gabriel - incluida por la Generalitat en el catálogo de playas del PATIVEL - durante este verano por la mala calidad de sus aguas. Un daño corroborado por informes, tanto de la Universidad de Alicante como del Instituto de Ecología Litoral, que confirman la existencia de amplias extensiones de mata muerta (tanatocenosis) de praderas de Posidonia oceánica en los fondos marinos protegidos, mata muerta de un hábitat prioritario que para los denunciantes tiene su origen en los continuados y masivos vertidos no autorizados del sistema de la depuradora  

 

Vecinos y ecologistas consideran que la presión que esos vertidos generan sobre el espacio marino de Tabarca es muy alta al impedir los objetivos de regeneración ecológica que deben imponerse a las actuales zonas de tanatocenosis de praderas de Posidonia oceánica y a otras zonas de los fondos marinas absolutamente degradadas como consecuencia de dichos vertidos continuados y periódicos. Por todo ello piden al Ministerio, al igual que han alegado ante la Generalitat al expediente VERMAR075, que se adopten medidas para revertir el daño causado y para permitir la regeneración ecológica de los fondos marinos afectados, medidas que deben figurar de forma destacada en el plan de gestión de la ZEPA/ZEC como medidas urgentes a implementar a corto plazo. Solicitan en sus alegaciones que se incluya en el plan de gestión un estudio detallado del impacto de los vertidos del sistema de la EDAR, así como la redacción y ejecución de dos proyectos: nuevo emisario que aleje los vertidos de los límites de la ZEPA/ZEC y restauración ecológica de los fondos marinos degradados.