En una «montaña rusa». Así es como vamos a vivir la pandemia los próximos meses, por lo menos hasta bien entrado 2021. Son las previsiones de la Academia Joven de España, que preside el científico de la Universidad de Alicante Javier García, y que elabora informes con los datos de toda España periódicamente desde que estalló el coronavirus.

El catedrático de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad Rey Juan Carlos Javier Martínez Moguerza, explica que en función de los datos que llevan recopilados las proyecciones que manejan son «picos de subidas y bajadas de casos durante varios meses».

La buena noticia para la provincia y la Comunidad Valenciana en su conjunto es que esas subidas y bajadas van a ser menos pronunciadas aquí que en el conjunto de España. «Lo que nos dicen los números y su evolución es que en la Comunidad Valenciana se están haciendo las cosas mejor que en la mayoría de comunidades. Parece que las medidas, aunque reactivas, se están tomando a tiempo y que se controla mejor la subida de los positivos», asegura. El catedrático admite que el covid-19 ha demostrado ser «impredecible» pero con los datos de los que dispone sí puede estudiar matemáticamente su evolución. Y esta dice que el «ancho de los ejes «x» e «y» es más estrecho cuanto mejores medidas de control se toman» y en la Comunidad Valenciana esta medida es «muy estrecha», lo que indica que los picos no serán tan fuertes como en la media de autonomías españolas.

En sus informes Martínez Moguerza trabaja con un Indicador de Suficiencia Sanitaria creado «ad hoc» para la pandemia. Este índice suma los casos resueltos de coronavirus, es decir, las altas y las defunciones, y lo divide entre el número de casos activos. Así puede saber la capacidad de los hospitales para absorber el flujo de ingresos por covid. Cuando este indicador se sitúa por encima del 95% se puede dar por controlada la situación sanitariamente hablando.

En estos momentos el Indicador de Suficiencia Sanitaria de la provincia se sitúa en un 86,24%, el de la Comunidad es del 86,73% y el de España en un 85,56%. Es decir, que tanto Alicante como las tres provincias se encuentran por encima de la media aunque se han alejado del 90% que alcanzaron en octubre. A juicio del catedrático, «las medidas que se están tomando están ayudando a mantener los indicadores en niveles razonables, es decir, con cierto margen aún». Según los datos de Sanidad, si bien la situación de los hospitales ha empeorado al incrementarse el volumen de ingresos por coronavirus y los hospitales empiezan a desplegar sus planes de contingencia hay margen antes de llegar al temido colapso. En España se está comenzando a controlar ese segundo pico de casos activos, pero de manera menos efectiva, es decir, más lenta, compara Martínez Moguerza.

EMPEORAMIENTO DEL INDICADOR DE SUFICIENCIA SANITARIA EN UN MES



Alicante se aleja del control de la pandemia pero aún tiene margen antes del colapso


El incesante incremento de nuevos positivos de covid y la consecuente subida de ingresos hospitalarios en la provincia tiene su reflejo en el Indicador de Suficiencia Sanitaria que elabora la Joven Academia. Este indicador suma el número de casos resueltos -altas y fallecimientos-y lo divide entre el número de casos activos. Cuando alcanza el 95% la pandemia se da por controlada. Hace menos de un mes, la provincia llegó a tener un 90,54% de puntuación en este indicador, acercándose al ansiado control. Hoy se ha alejado de estos buenos números y se queda en un 86,24%.

Además, por primera vez la provincia ha empeorado con respecto a la situación de Valencia y Castellón. «La diferencia es leve y puede corregirse con el tiempo», advierte el catedrático de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad Rey Juan Carlos Javier Martínez Moguerza, que realiza los informes.

Este experto señala que la provincia y la Comunidad han sufrido dos picos de subida en esta segunda ola de covid, el primero algo menos pronunciado que el segundo que es en el que nos encontramos ahora. Como dato positivo, añade que la Comunidad va por delante de España en el descenso de casos activos.