Dotar a Alicante de una iluminación de Navidad acorde con la ciudad, lejos del fiasco del pasado año, cuando las luces se instalaron tarde y mal, para despedir con algo de positividad este 2020 en el que la pandemia impedirá celebrar las fiestas como estábamos acostumbrados. Es lo que pretende el Ayuntamiento en su apuesta por una Navidad luminosa, no solo por el aumento de la inversión en un 36% en el alumbrado de más de cien calles con 780 arcos y guirnaldas; sino con la instalación de un árbol de Navidad de 18 metros de altura y siete de base, que se iluminará con 14.000 led en blanco y dorado, y una potencia de 2.500 watios en el cruce entre la Rambla y la Explanada, donde antes estaba la escultura de La Mariposa, dado que la plaza del Ayuntamiento, su escenario habitual, estará ocupada con el Belén gigante de la Sagrada Familia. Además, se estrenan dos iconos de luz, una bola gigante en la plaza de la Montañeta y una atracción en forma de paquete regalo junto al Teatro Principal. El montaje se inaugurará este viernes (19 horas), una semana antes del Black Friday, como llevan años reclamando los comerciantes para animar a las compras. Los adornos permanecerá encendidos de 18 horas a una de la madrugada hasta Reyes.

«Esperamos que los alicantinos queden contentos con la iluminación de Navidad a cargo de la mejor empresa de España. El alumbrado es importante en estas circunstancias de pandemia en las que no podremos celebrar muchas cosas», dijo ayer el concejal de Infraestructuras, José Ramón González. La firma instaladora es Iluminaciones Ximénez. Diseña la Navidad de ciudades como Vigo y Málaga, que realizan inversiones millonarias en las luces. Alicante gastará en este capítulo unos 290.000 euros, 100.000 más que el año pasado.

El belén social de la Montañeta de inaugura el viernes. | RAFA ARJONES

El área de Seguridad, que también dirige González, ha diseñado un operativo formado por medio millar de agentes que se desplegarán durante todas las fiestas por la ciudad, con controles fijos en los puntos donde se instalarán las principales atracciones navideñas, en los ejes comerciales y en las proximidades del Mercado Central por la gran afluencia de público para realizar las tradicionales compras de las cenas y comidas de las fiestas. Los policías vigilarán que el paso de público sea fluido para evitar aglomeraciones y que se junten grupos de más de seis personas sin distancia de seguridad. Asimismo, habrá sanciones de hasta 30.000 euros para las fiestas y reuniones en viviendas o en la vía pública que superen las restricciones de aforo por el covid en las celebraciones de Nochebuena y Nochevieja.

Una bola gigante transitable por debajo y una caja regalo

La oferta de atracciones navideñas se amplía este año con una bola gigante, transitable por debajo, de cinco metros de diámetro y 17.000 luces led en la plaza de la Montañeta, y con un paquete regalo gigante, asimismo de cinco metros y por el que también se podrá cruzar, en la plaza de Ruperto Chapí, junto al Teatro principal, con 16.000 luces, que se inaugurarán el viernes. Además, la Concejalía de Fiestas ultima la instalación de la casa de Papá Noel. El concejal Manuel Jiménez tiene pendiente una reunión con Sanidad municipal para articular las medidas que limiten la estancia a seis personas de la misma familia o grupo.

Nuevas atracciones Una bola gigante transitable por debajo y una caja regalo