Sanidad culpa ahora a los coordinadores covid de los colegios e institutos de abusar del contacto directo con el centro de salud de la zona, para que les asesore sobre los casos escolares relacionados con coronavirus.

Los responsables educativos ofrecieron a los profesores este hilo directo son profesionales sanitarios, como respuesta frente a la falta de enfermeros en los centros educativos para que se encargaran de las cuestiones relativas a la pandemia.

Desde Educación se aclaró entonces que los docentes no tenían que ser expertos sanitarios, ni tener más conocimientos que los básicos sobre el covid, porque cualquier cuestión podrían plantearla a su contacto directo en el correspondiente centro de salud, tras haberlo acordarlo así con la Conselleria de Sanidad.

Sin embargo, desde Sanidad se considera ahora que desde los centros educativos se está abusando del contacto con el teléfono móvil personal de los sanitarios, por lo que hacen hincapié en que «con el centro de Atención Primaria únicamente habrá que ponerse en contacto cuando sea necesaria una atención que no admita demora y se requiera la atención sanitaria inmediata a la persona que se encuentre en el centro educativo».

Así es como lo ha hecho saber la Conselleria de Educación a todos los centros, en una carta reciente dirigida a la totalidad de los directores docentes por el secretario autonómico, Miguel Soler, a su vez número dos del departamento que dirige el conseller, Vicent Marzà.

En el comunicado se destaca que la información que se traslada a los centros educativos procede de las autoridades sanitarias, que a su vez recuerdan al profesorado que la comunicación con los centros de salud pública será, preferentemente, «a través del correo eduCovid» -una dirección electrónica facilitada a los directores docentes-, y que los teléfonos móviles «se utilizarán solo para cuestiones que no admitan demora y cuando no se haya obtenido respuesta a los correos enviados desde el centro educativo», tal y como detalla en su misiva el secretario autonómico.

El comunicado incluye por otra parte la advertencia de que teléfonos y direcciones de correo facilitados para la comunicación directa sobre el covid «no deben ser difundidos entre la comunidad educativa», que se deben circunscribir al uso por los responsables covid de cada centro educativo, y además de la forma limitada ya señalada.

La carta concluye con un nuevo tirón de orejas a los directores de los centros escolares, en el sentido de que «no deben tomar decisiones respecto al aislamiento o cuarentena de miembros de la comunidad educativa», porque estas medidas corresponden exclusivamente a los centros de salud pública.

Directores docentes consultados por INFORMACIÓN descartan el abuso del contacto directo y lo que perciben es la saturación de los centros de salud, porque ya no responden a sus dudas con la celeridad del inicio del curso. Afirman que se ven entre la espalda y la pared ante un caso positivo o contagio, porque tienen que esperar la respuesta de los sanitarios sobre posibles confinamientos y que, en más de una ocasión, no llega hasta las 20:00 horas de un viernes. Lamentan a su vez que se vierta sobre ellos la saturación que sufre la Sanidad pública.