Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cordero para Navidad sin colas

Las familias anticipan las compras y encargos de comida para las fiestas por el temor a las aglomeraciones de última hora en los mercados

Uno de los puestos del Mercado Central de Alicante que vende la gamba roja de bahía. |

Uno de los puestos del Mercado Central de Alicante que vende la gamba roja de bahía. |

Los puestos de pescado que ofrecen gamba roja de Santa Pola y Dénia agotan casi a diario su mercancía, pese a que el kilo ronda los 100 euros, por la demanda para las próximas fiestas. Las familias adelantan las compras de los menús de la cena de Nochebuena y la comida de Navidad a base de pescado y marisco para congelarlo y contar con un producto selecto ante la incertidumbre que rodea a la celebración de las próximas fiestas, con la hostelería sometida a restricciones, de ahí que muchos consumidores opten por gastarse más en los mercados para cenar en casa. Una entrada de dinero que ya se nota, de ahí que los placeros esperen recaudar entre un 10% y un 15% más, pese a la caída de un 90% en la tradicional demanda de los restaurantes. En cuanto a las carnes, también se adelantan los encargos de cordero, cabrito, pavo y los tradicionales rellenos y elaborados, para evitarse los precios más caros de última hora, y sobre todo, las colas y aglomeraciones por el covid.

El cordero lechal vuelve a reinar en Navidad. A la izquierda, uno de los que vende Carnicería Moltó de Alicante. Al lado, jamón y embutidos al vacío en Patricio. | MANUEL R. SALA

Las limitaciones en el número de comensales que se permitirán en las reuniones familiares afectan a las compras y reservas de alimentos. Los vendedores coinciden en que la mayoría pide cantidades para seis personas. En el Mercado Central de Alicante hay puestos, como Carnicería Moltó, donde se amontonan los papelitos con encargos para Navidad. «La gente está siendo precavida a la hora de comprar para no venir con todo el mogollón», señala José Manuel Moltó. Lo que más se pide es cochinillo, cabrito y paletilla de cordero para Nochebuena, y también rellenos. «También hay gente que pregunta y espera ante la incertidumbre sobre el número de personas que se podrán juntar». Los precios, se mantienen: 16,90 euros un cordero lechal de Burgos, de seis kilos, con el que pueden cenar hasta ocho personas; y medio cordero 11,95 euros.

En la tienda de Nicasio Patricio triunfan las piezas de cordero lechal de 600 gramos para una persona, «que no necesita tanto horno», procedentes de Castilla y León, con denominación de origen. El coste de esta carne es de 29,98 euros el kilo. «No estamos recibiendo pedidos tan grandes como antes. El que antes era para veinte personas ahora es para cuatro», señaló sobre las limitaciones para cenar este año. El jamón serrano al vacío se está vendiendo mucho para Navidad, y también las patas enteras por las que se llega a pagar 250 euros.

Cordero para Navidad sin colas

El sector del pescado y el marisco ya está haciendo venta para congelar ante la incertidumbre sobre si en la víspera de Nochebuena habrá producto de calidad. «Es un año incógnita, hay poca gamba roja y cara, y no hay demanda de la hostelería. Lo bueno se lo está llevando ya la gente», apuntó Evaristo López, presidente de la Asociación de Detallistas de Pescado. Lucía Valor, madre de Francisco Pastor, pescadero de tercera generación, explicó que «hay más compra, notamos la diferencia porque la gente va a salir menos a cenar fuera. Por contra, nuestros clientes de hostelería compran a menor nivel». Domingo Martínez, que tiene un puesto de congelados, dijo que hay más reservas, y que llevan ya ocho o diez días vendiendo para Navidad. Advierte de que pueden faltar productos porque los mayoristas hacen menor previsión de venta al descender el consumo de la hostelería.

100 euros: Coste del kilo de gamba roja de Dénia y Santa Pola que se vende esta semana.

decoration

Los vendedores del Mercado Central de Elche esperan que las compras de Navidad vayan a más a partir del 1 de diciembre. «Notamos que los clientes se aprovechan de las ofertas de los establecimientos de los centros comerciales para adquirir a menor precio productos como jamones», afirmó uno de los vendedores, Manuel Valverde.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats