Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inmigración extranjera permite que la provincia gane casi 23.000 habitantes en un año

La población autóctona se estanca ante el progresivo envejecimiento, acelerado por la falta de natalidad - Británicos, colombianos y marroquíes son los colectivos que más se incrementan

Vista parcial reciente de la ciudad de Alicante, con el Benacantil al fondo. | RAFA ARJONES

Vista parcial reciente de la ciudad de Alicante, con el Benacantil al fondo. | RAFA ARJONES

La inmigración extranjera se ha convertido en el único motor que hace posible el crecimiento demográfico en la provincia de Alicante. Así lo ponen de manifiesto las cifras de población residente publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) la semana pasada, que indican que la demarcación tenía 1.885.559 habitantes al inicio de este año, exactamente 22.779 más que al comenzar 2019. Este crecimiento se ha debido prácticamente en exclusiva a la mayor presencia de personas de otras nacionalidades, que en esos doce meses pasaron de ser 362.547 a 384.009.

El número de españoles aumentó en ese mismo periodo en apenas mil individuos, situándose en 1.501.550. Sin embargo, hay un detalle que permite observar que también es la población de origen extranjero la artífice de este crecimiento: el descenso de los habitantes españoles nacidos en España en 2.158 personas. Así pues, si hay más ciudadanos españoles viviendo en la provincia se debe también a personas originarias de fuera de España que han adquirido la nacionalidad tras años de residencia.

Y es que la población se encuentra cada vez más envejecida, y más especialmente la autóctona. A comienzos del año pasado, un 19,49% de los habitantes de la provincia nacidos en España tenían más de 65 años, pero un año después el porcentaje había ascendido al 19,81%. El índice de envejecimiento en la demarcación alicantina, es decir, la proporción de mayores de 65 años por cada 100 menores de 20, es ahora mismo de 130,35. No tiene nada que ver con los dramáticos índices de provincias como Ourense o Zamora, superiores a 300, pero sí es ligeramente mayor que la media nacional. La edad mediana de los habitantes de Alicante, esto es, aquella por encima de la cual se encuentra la mitad de la población, es de 43,78 años en los hombres y 45,61 en las mujeres.

Este panorama de envejecimiento se retroalimenta con el descenso de la natalidad. Como ya publicó este periódico hace unos días, el número de nacimientos siguió bajando en 2019 y se quedó en 14.046, y en 19 municipios no hubo ninguno. La tasa de fecundidad se ha reducido en cinco años de 37,69 nacimientos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 49 años a 34,43.

Así, la inmigración es el único factor que permite que la población crezca, o que al menos lo permitía antes de la actual crisis sanitaria. El mayor flujo en 2019 hacia la provincia se registró desde el Reino Unido, con 7.350 personas, seguido del procedente de Colombia, con 5.375, y de Marruecos, con 3.789 y 2.700, respectivamente. Además, regresaron a la demarcación 2.812 españoles a lo largo del año.

San Vicente y Elche tienen la población más joven

Las cifras que ha dado a conocer el INE no son las del padrón y no están desglosadas por municipios, pero sí se han avanzado varios indicadores para las localidades de más de 50.000 habitantes. Esto permite corroborar que San Vicente del Raspeig y Elche tienen la población más joven entre los grandes municipios de la provincia. Sus índices de envejecimiento son, respectivamente, de 80,29 y 98,83. Son los únicos que no llegan a 100; mientras tanto, el de Torrevieja es de 154,95 y el de Orihuela le va a la zaga, con 154,48. Los de Benidorm, Elda y Alcoy no se quedan tampoco muy atrás.

Un 10,67% de los alcoyanos sobrepasan los 75 años, y también superan el 10% de la población en Orihuela, Torrevieja y Elda. Por su parte, Alicante presenta un envejecimiento algo menor, con un índice de 119,19 y un 8,91% de mayores de 75 años, porcentaje casi idéntico al de Benidorm. En cualquier caso, San Vicente y Elche son también las únicas localidades de más de 50.000 habitantes con más nacimientos que defunciones en 2019, como ya publicó este periódico hace unos días. Esto explica en gran medida su impulso demográfico, sobre todo el del municipio de l’Alacantí, que está a punto de alcanzar los 59.000 habitantes, según la cifra del padrón avanzada por el Ayuntamiento. El INE publicará en muy pocos días los datos de todas las localidades.

Compartir el artículo

stats