Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JEFE DE NEUROLOGÍA DEL HOSPITAL CLÍNICA BENIDORM

José Javier Hernández Martínez: «Con las dosis que van a llegar, tardarán 44 meses en vacunar y eso no nos sirve»

José Javier Hernández tiene claro que las dosis que ha contratado el Gobierno central para inmunizar de covid-19 a la población son insuficientes para frenar la pandemia. Este facultativo, doctor también en Bioingeniería y director médico del centro de neurorrehabilitación «Casaverde» pide una respuesta ágil para garantizar un tratamiento a tiempo.

El doctor José Javier Martínez en su despacho del hospital Clínica de Benidorm.

El doctor José Javier Martínez en su despacho del hospital Clínica de Benidorm.

Este pasado domingo comenzó a suministrarse la vacuna en residencias de la provincia pero ayer se interrumpió el reparto por un problema de carga y envío. ¿Cree que habrá más contratiempos?

Los eufemismos no los tolero. No se puede tolerar fallo técnico cuando mueren personas todos los días, y el problema es que han vendido más de lo que tenían. Nos han tomado el pelo desde el principio hasta el final. Esto se ha convertido en una broma y no entiendo cómo realmente son capaces de dar la cara. Ya empezamos con mascarillas defectuosas, no miraron puntos de venta, no abastecieron a hospitales...

¿Confía en que el reparto de dosis será el principio del fin del que se habla?

El Gobierno primero dijo que tenía firmado un contrato de 10 millones de vacunas y ahora dicen que 300.000 semanales. No es ni el 20% pactado y para alcanzar el rebaño necesitamos el 80% de la población, vamos a tardar 44 meses en vacunar, no nos sirve. Va a llegar antes el virus a contagiar.

¿Qué propone?

Otros gobiernos modifican la estrategia y si tuviesen vacunas empezarían por los positivos que no han presentado síntomas. Salvarían más vidas si se empezase por los positivos asintomáticos... No sé a quién le consultan para tomar las decisiones. Si me dicen que me van a dar 25 millones de dosis empiezo por las residencias y si me dan 300.000 encierro a los mayores de 65 en sus casas. Saco al Ejército para que les abastezca la comida en unos días y la vacuna la dedico a personas de 50-60 años.

«Nos va a pillar el pie cambiado porque creo que lo correcto era cerrar las comunicaciones por Navidad»

decoration

Parte de la población es escéptica con la vacuna. ¿Qué cree que está fallando?

Tenemos el mundo de la información y obviamente la gente que quiere hablar es la que más tiempo disponible tiene y menos sabe. Hay ciertas teorías que no tienen sentido con vídeos que circulan para desmontar la vacuna. El toro no se ha cogido por los cuernos. El Gobierno tendría que haber cogido al director del CSIC con un programa serio y esa persona en abierto tendría que haberle explicado a toda la población en qué consiste la vacuna, el tratamiento del virus y se resolverían todas las dudas que están planteándose. La gente podría tomar una decisión correcta sobre si se vacuna o no. No sirve que anuncien el porcentaje de cuanta gente se quiere vacunar. ¿A qué estamos jugando?

¿Entiende que debería ser obligatoria la vacunación?

Sí porque perdemos más de lo que asumimos. Los rusos lo han hecho genial y con la tecnología que tenemos nadie tenía que poner en duda la vacuna. Se ha hecho con mucha más gente y seguridad que con otros fármacos pero no se han utilizado todos los recursos, las universidades, los ejércitos, no estamos funcionando al 100%.

«La vacuna debe ser obligatoria porque con la tecnología que tenemos nadie tiene que ponerla en duda»

decoration

¿Cree que las infraestructuras actuales serán viables para realizar el tratamiento?

Las vacunas deberían estar centralizadas en el Hospital de Alicante, Elche, San Juan, y en la UA y la UMH. Y tendría que estar hecha desde hace tres meses una contabilización de los congeladores que funcionan y la capacidad máxima. Que se saque de las neveras lo que no sea necesario y se vacune a 50.000 personas a la semana.

¿Qué efectos neurológicos pueden tener estas dosis?

Normalmente no se producen reacciones alérgicas a la vacuna, si no un aumento desproporcionado del sistema inmune que ocasiona lesiones. Lo más normal son inflamaciones nerviosas que con corticoides se suelen resolver. No hay ningún caso grave documentado en fase 3 de la vacuna.

¿Teme un repunte de casos tras las navidades?

Hay países que prohiben reuniones y nosotros flexibilizamos. Nos va a pillar en pie cambiado y ese sería el repunte de la segunda ola. Creo que lo correcto era cerrar las comunicaciones por Navidad para no tener escalada de casos, no una actitud paternalista de dejar juntarse 10. Los ciclos vitales de un virus son claros, si una persona no entra en contacto con otra, en unos días desaparece. Hay países del sudeste asiático que están a cero casos y nosotros no estamos haciendo las cosas bien. Tendrían que haber sido unas medidas agresivas de cerrar 15 días.

Neurocientíficos de la University College London no han encontrado una relación significativa entre el coronavirus y el síndrome de Guillain-Barré (GBS). ¿La hay con otras afecciones?

Hay relaciones. El virus entra en el sistema humano y tiene una proteína que se une a una enzima convertidora de angiotensina que es «ECA». Dio mucho que hablar al principio porque es una enzima que se bloquea para hacer tratamiento antihipertensivo. Cuando bajan los niveles de la enzima se producen arritmias cardiacas fulminantes y cuando se produce este daño sobre la enzima hay una activación de factor de necrosis tumoral y se produce aumento de coagulación sanguínea, por lo que el cerebro puede provocar infartos cerebrales, infartos de corazón, y lo más habitual como embolia pulmonar y trombosis en extremidades.

«No se ha cogido el toro por los cuernos. El director del CSIC tendría que haber explicado el tratamiento para que la gente decida»

decoration

¿ Cómo anticiparse a los efectos del virus?

Con una analítica de sangre no podemos saber cómo va a responder con efectos secundarios. Sabemos que los pacientes que tendrán afecciones por la «ECA», tendrán más patologías como insuficiencias cardiacas o renales, por eso los pacientes que ya tienen esas patologías son candidatos a tener más problemas.

Como director médico del centro de Neurorrehabilitación «Casaverde», ¿cómo ha afectado la pandemia en la atención a los pacientes?

Una persona por ejemplo con alzhéimer o parkinson que deja de tener rehabilitación y ejercicio, obviamente hace un retroceso. Véase quienes tenían ictus y han hecho rehabilitación encerrados en casa. Además, había terapias conjuntas con familiares y es frustrante ver que no puedes tomar todas las cosas que hacías y con esa ilusión. Quien diga lo contrario miente. Hemos hecho el 100% de lo que se podía.

Compartir el artículo

stats