El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró ayer que la atención sanitaria en la Comunidad Valenciana está garantizada tanto para enfermos de coronavirus como para pacientes de otras patologías que no puedan esperar, pese al nivel de ocupación que presentan ahora mismo los hospitales. No obstante, insistió en la obligación de extremar todas las precauciones para tratar de frenar la expansión del virus, dada la preocupante situación actual.

Puig se dirigió a la población en un mensaje institucional, en el que admitió la existencia de «una situación de estrés hospitalario», con un 70% de las camas ocupadas, pero aun así quiso «enviar un mensaje de serenidad», dado que ya hay habilitadas 931 camas en los hospitales auxiliares de campaña, en espacios adicionales y en la unidad de acción con la sanidad privada. Casi un millar de plazas suplementarias, dijo, ampliables a 19.000 de planta y 1.200 de críticos, lo que «duplica» la capacidad hospitalaria inicial.

El jefe del Consell subrayó que «vienen días muy duros», pero destacó el «inmenso trabajo de médicos, enfermeras, Salud Pública y todo el conjunto de la comunidad sanitaria» para salir al paso de la situación. Al mismo tiempo, hizo hincapié en la necesidad de que todo el mundo tome todas las acciones de prevención que estén a su alcance, y desgranó un «decálogo de autoprotección personal ante el virus».

Entre ellas, citó, está la de «aislarse al notar cualquier síntoma sin esperar a una test de confirmación», así como evitar en la medida de lo posible la relación directa con cualquier persona ajena al núcleo habitual. Puig recalcó que el hecho de que una actividad esté legalmente permitida «no quiere decir que no entrañe riesgo», por lo que apeló a «extremar el sentido común y las precauciones».

Ahora bien, respecto a la idea de un confinamiento colectivo forzado, defendió que la Comunidad Valenciana «ya está en una situación de semiconfinamiento» y que, de hecho, fue la autonomía «que más restricciones sociales impuso en Navidad» las cuales se han endurecido aún más. Se ha hecho así para reducir el riesgo de contagio, «sin paralizar por completo la actividad de la sociedad y sin provocar los problemas de salud física y mental asociados al confinamiento prolongado en casa». Esa es una medida «extrema» que, dijo, «solo podría decretar el Gobierno español y que en este momento descarta». No obstante, añadió, «si es necesario, la Generalitat adoptará medidas todavía más restrictivas en el ámbito de nuestra competencia».

Ayudas a sectores afectados

Puig indicó también que se ha llegado a un acuerdo con las diputaciones y los ayuntamientos para crear un Fondo de Cooperación para el apoyo económico a los sectores productivos más afectados por la pandemia, y se ha acordado con empresarios y sindicatos «el camino a seguir». En este sentido, avanzó que la Generalitat presentará hoy «un importante plan de choque con ayudas económicas», consensuado con los agentes sociales.

Este plan, dijo, es «el instrumento económico más potente hasta la fecha para mantener el empleo y la actividad de las empresas más afectadas». Su objetivo será «ayudar a que estas empresas y autónomos puedan resistir, en este difícil paréntesis, mientras la vacunación avanza y sus negocios recuperan normalidad».

Decálogo de medidas de prevención propuesto por el Consell

  1. Aislarse al notar cualquier síntoma de covid-19, sin esperar a un test de confirmación. Aislarse de las personas convivientes, y contactar inmediatamente con los servicios sanitarios.
  2. Si se tienen síntomas o se ha tenido contacto estrecho con un caso positivo, mantener el aislamiento hasta que los sanitarios den el alta.
  3. Reducir todo lo posible la relación directa con personas ajenas al núcleo habitual. «Un día NO es un día».
  4. Si los contactos no se pueden evitar, que sean en espacios abiertos. No es el momento de ir a casa de otras personas.
  5. Si la relación resulta imprescindible, se tiene que hacer con distancia, mascarilla y ventilación, sin hacerse trampas al solitario. Porque quitarse la mascarilla (sea donde sea, también en la casa de un familiar) abre la puerta al contagio.
  6. Lavarnos las manos a menudo, con agua y jabón o gel hidroalcohólico.
  7. Llevar siempre la mascarilla, también en el ámbito laboral, familiar y social. Y cambiarse la mascarilla cuando supere el uso previsto. De lo contrario, ni te proteges tú ni proteges a los demás.
  8. Mantener siempre la distancia de metro y medio.
  9. Evitar los espacios concurridos, especialmente los cerrados.
  10. Que una actividad esté legalmente permitida NO quiere decir que no entrañe riesgo.